La consolidación de infraestructuras asegura la continuidad del negocio

La evolución de los sistemas centralizados a una informática distribuida sirvió para extender el uso de las Tecnologías de la Información a un mayor número de empresas, al hacerla más asequible. En la cara opuesta, este proceso ha sembrado durante los últimos años la proliferación de múltiples plataformas cuya gestión se ha ido complicando. Todo ello ha llevado a que las empresas se planteen actualmente la consolidación de infraestructuras como un paso obligado para mantenerse competitivas.

Los expertos convocados por ComputerWorld para tratar la problemática asociada a la consolidación de infraestructuras coinciden en que la consolidación es un paso necesario para que las empresas puedan ser ágiles, flexibles y capaces de adaptarse a un entorno cada vez más cambiante. El requisito previo a todo proyecto de estas características es la viabilidad económica del mismo.
Jaime García (IDC).- En los tiempos que corren la reducción de costes está siendo un motor en todos los ámbitos. En proyectos de consolidación, concretamente, el argumento de venta está ligado a los costes, pero no únicamente. Las ventajas de la consolidación van más allá y es destacable la mejora de eficiencia que aporta.
Álvaro Morón (Microsoft).- La reducción de costes es un objetivo y una ventaja. Sin duda, el catalizador para empezar a hablar de consolidación son los costes, y en una segunda esfera el empleo de recursos para hacer más ágiles y eficaces las empresas.
Jaime García (IDC).- Quizás influya el hecho de que el ahorro de costes es muy fácil de demostrar, no así como el resto de factores.
Gustavo Maldonado (Nortel Networks).- Un proyecto de consolidación tiene muchos decisores y entre los que tienen la última palabra se encuentra el financiero. Pero no hay que dejar de lado otros factores, más allá del económico, como son la eliminación de barreras, cada vez asistimos a una mayor difuminación de las fronteras entre redes públicas y privadas, un proceso que igualmente ocurre en la voz que está evolucionando en telefonía pero sobre IP, con lo que se difuminan también las redes de datos y de voz. De la misma forma, todo ello afecta a la seguridad, de procesos, equipamientos, etc., ya no se habla únicamente de seguridad aplicada a redes de telefonía, como que no se puede llamar a ciertas horas o determinados números, ahora el concepto es más amplio y complejo de abordar. Por tanto, sí, los costes son un factor a tener en cuenta, pero existen otras métricas que son más difíciles de medir, pero trascendentales.
Cristina Porto (EMC).- Sin duda, el factor común en un proyecto de consolidación es la reducción de costes, ya sea de infraestructuras, de redes, almacenamiento… En el caso de la información, además del ahorro, lo crítico es poder convertir la información en eso, información, más allá de los datos.

¿Tendencia o corrección de los excesos pasados?
Ricardo Arroyo (Unisys).- Ahora, la tecnología nos permite hacer una serie de cosas que antes no eran posibles, por tanto yo calificaría la consolidación como una evolución lógica, existen servidores más potentes y capaces de abordar tareas difíciles hace ocho años. Con respecto a las claves, además del ahorro, es destacable la seguridad, es imposible montar un sistema seguro si no se consolidan los datos y los servidores, porque al final es muy difícil mantener al día la información. No es posible la disponibilidad en un entorno disperso.
Carlos Fernández (CAYD).- La consolidación abre grandes oportunidades para la externalización.
Gustavo Maldonado (Nortel Networks).- Un actor importante ha sido en estos últimos años la problemática de backbones ópticos o infraestructuras de UMTS. Tenemos múltiples carreteras y esto no es malo pero habría que consolidar para establecer autopistas, pero quizás el problema es que falta el vehículo, la aplicación. Las infraestructuras sobre telefonía son las mismas, lo que ocurre es que las aplicaciones han evolucionado buscando nuevos mercados.
Cristina Porto (EMC).- La consolidación como tal ya está superada. Actualmente estamos en una segunda fase de consolidación de la información, que consiste en colocar el valor de la información con el coste de lo que se está pidiendo.
Santiago San Miguel (IECISA).- A efectos comerciales la consolidación ha tenido un gran reclamo, todo el mundo está de acuerdo con que hay que consolidar, pero hemos aprendido de diversos ciclos de cambio que hay que racionalizar. Así, habría que preguntarse: ¿qué valor aporta la consolidación?, ¿qué progreso de negocio ofrece? No se trata de consolidar sin más, sino de aprovechar la consolidación, y en este punto aparecen ciertas oportunidades para los outsourcers.
Álvaro Morón (Microsoft).- En realidad, los beneficios que aporta la consolidación son los requisitos que exige el cliente, y la aprobación del proyecto se mide por su viabilidad económica.
Jaime García (IDC).- La consolidación como tal está muy bien en un mundo perfecto, pero hay que tener en cuenta el que existen múltiples formas de consolidar y que inevitablemente influye también el contexto del usuario que opta por un proyecto de este tipo. Por tanto, consolidación sí, pero con un análisis de para qué, de qué y cuándo.
Cristina Porto (EMC).- Efectivamente hay distintos modelos de negocio y, cuando alguien se plantea la necesidad de tener un centro alternativo, por ejemplo, la primera problemática es consolidar. También hay que distinguir entre coste de propiedad o de inversión.
Santiago San Miguel (IECISA).- Ahora, muchas de las empresas punteras tienen la presión de cotizar en Bolsa, y de ahí la presión de los costes. Hace cuatro años ser puntero era bueno para el negocio, independientemente de si se trataba de una empresa de tecnología o no. Actualmente, la presión obliga a las empresas a centrarse en sus negocios. Todas las nuevas inversiones han de estar justificadas y siempre ha de buscarse el valor que aporta a la empresa.
Carlos Fernández (CAYD).- En todo ese proceso de decisión hay un valor que es el aumento de la productividad. Curiosamente, en los negocios muy maduros se busca mejor productividad y conseguir estar en una situación de mayor flexibilidad que los distribuidores. Todo el mundo busca consolidar para ser flexible ante los cambios.
Gustavo Maldonado (Nortel Networks).- En entornos de telefonía IP, de moda en los últimos años como proyectos de consolidación, el primer reclamo era el modelo de costes y el ahorro posible. Ese discurso se ha ido modulando, el trasfondo de ahorro de costes no se ha perdido pero está en un segundo plano, frente a la seguridad y flexibilidad.
Ricardo Arroyo (Unisys).- Antes de acometer un proyecto de consolidación hay que estandarizar, analizar la situación del cliente, discriminar las áreas donde no tiene sentido consolidar, etc., y por último, hay que decidir determinadas migraciones, consecuencia forzada de la consolidación.
Carlos Fernández (CAYD).- Y ahí es donde cobran sentido las estrategias on demand.
Cristina Porto (EMC).- La estandarización es un prerrequisito que lleva años en el mercado.
Álvaro Morón (Microsoft).- Cada vez más funciones de i

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers