La calidad preocupa al Gobierno

El secretario de estado de telecomunicaciones, Francisco Ros ha salido a la palestra para afirmar que el Gobierno está muy preocupado por los niveles de calidad en las transmisiones de telefonía móvil, y para solventarlo va a poner en marcha un plan que reconozca y certifique los niveles ofrecidos por las tres operadoras. A tal punto llega, que está decidido a multar a la operadora que no alcance los niveles óptimos que permitan una transmisión de calidad. Perfecto. Pero creo que uno de los puntos más críticos que intervienen en la calidad está relacionado con el despliegue de infraestructura ya que al registrarse un aumento continuo en el tráfico se hace absolutamente necesario incrementar el número de antenas que permitan que ese incremento en el tráfico no afecta de forma negativa a la calidad. Y por supuesto eso sigue como estaba: ni ordenanza, ni modificación de la actual normativa, ni nada. Por lo tanto, creo que sería bueno que antes de poner en marcha ese organismo que velará por la calidad lo que se debería activar es la normativa en el despliegue de infraestructura. Pero aquí parece que somos diferentes y en vez de afrontar el problema de cara lo que hacemos es buscar otros aspectos que retrasen lo más posible la toma de una decisión firme. Aquí a nadie le gusta tomar decisiones ya que se corre el peligro de que no sea del gusto de todos y por ello, mientras tanto, lo que hacemos es crear organismos para que nadie piense que el problema está olvidado. Lo que no entiendo es la razón por la cual en este país –sobre todo en materias tan críticas como el apoyo a la Sociedad de la Información– no se toman decisiones sobre problemas reales y sí sobre los colaterales. En este sentido, me gustaría saber si alguno de los miembros de COI que estuvieron evaluando la viabilidad de Madrid 2012 intentó realizar una conexión 3G y si está se pudo realizar con éxito. Eso sí que impactaría en la imagen vanguardista de la ciudad.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers