La calidad internacional premia el modelo español de Accenture

Los centros Coritel alcanzan el nivel 5 de CMM

Un modelo hecho en España con calidad internacional. Esta frase describe perfectamente la idiosincrasia del Strategic Delivery Model, un modelo desarrollado por Coritel y que en un escaso período de tiempo ha experimentado un frenético reconocimiento mundial. Primero fue la decisión de Accenture de replicarlo en sus 25 principales filiales. Posteriormente, y si cabe lo más importante, es que en menos de un año el modelo de Coritel ha pasado de un nivel tres al máximo nivel de reconocimiento del estándar CMM (Capability Matury Model for Software).

El reconocimiento de Coritel en el mundo tiene su explicación en la buena labor realizada por el equipo de Accenture en España. “Hemos sido capaces de ofrecer un servicio global de implantación, desarrollo y gestión de soluciones tecnológicas para los negocios muy competitivo, con una atractiva relación calidad/precio. Además, hemos sido capaces de realizar este modelo a gran escala de la mano de algunos de los grandes clientes españoles, que son los verdaderamente dan el prestigio de posicionamiento”. Con estas palabras Basilio Rueda, responsable del nacimiento del Strategic Delivery Model, explicaba a ComputerWorld las razones sobre la que se ha fundamentado el éxito del modelo desarollado por Coritel. Una denominación que se ha mantendido en España mientras que a nivel internacional se extiende bajo la nomenclatura de Accenture Tecnology Solutions (ATS).
El éxito del modelo de Coritel radica en los tres pilares básicos que lo forman. En un primer lugar, las oficinas del cliente, donde conviven los usuarios y los equipos de trabajo de Accenture y Coritel. Un segundo pilar, formado por los Centros de Desarrollo Especializados, con conocimientos de un segmento de la industria o una solución específica. En tercer lugar, se encuentran los Centros de desarrollo globales, ubicados en lugares que permiten reducciones de coste adicionales.

Oferta de servicios en un contexto internacional
Una mención especial en el organigrama del modelo de Coritel lo merecen los Centros de Desarrollo Especializado. La creación en 1992 de los primeros centros en Madrid y Málaga han permitido a la filial española de Accenture dar respuestas al desarrollo de soluciones en un contexto internacional. Prueba de ello, es que a día de hoy, y siempre según cifras de Accenture, los Centros españoles centran el 60% de su actividad en la exportación de tecnología, con un 70% de clientes europeos y un 30% de americanos.
Los Centros, que dependen operativamente de Coritel (unidad especializada en TI del Grupo Accenture) han visto reconocida su funcionalidad, ya que la consultora lo replicará en las 25 filiales donde cuenta con mayor presencia de negocio en el mundo. Para conocer la orientación del negocio de los Centros bastaría con echar un vistazo a sus orígenes, cuando actuaban bajo la denominación de Software Factory. Durante este primer momento, según explica Basilio Rueda, su principio de funcionalidad era industrializar el desarrollo de sistemas. “Se rescataban los procesos del ámbito del cliente y se trasladaban a una fábrica, donde se establecen unos métodos y procedimientos muy definidos, además de contar con herramientas que ayuden a su implementación”. Por ello, el Delivery Center se configura como “una factoría de conocimiento y metodologías, donde se acumula la experiencia realizada, de manera, que pueda reutilizarse”.

Premio al buen trabajo
Fue a principios del pasado mes de mayo cuando Juan Marín, socio director de Coritel, en una presentación con los medios de comunicación sobre el éxito del modelo de Coritel en el mundo, anunciaba el objetivo principal de la compañía para el 2004: lograr los niveles 4 y 5 del CMM (Capability Maturity Model) –un estándar de reconocimiento de carácter internacional emitido por la Software Engineering Institute de Carnegie Mellon (Estados Unidos). Lo que pudiera parecer una declaración de intenciones sin demasiados agobios, se ha visto materializada antes del período previsto. En menos de un año, los Centros de Desarrollo de Software de Coritel han pasado de un nivel 3 al máximo nivel de certificación de CMM. “Un estándar que a pesar de tener su origen fuera de Europa es exigido cada vez más por la empresa europea, y no tanto por la Administración Pública que se decanta por las normativas ISO”, explica Basilio Rueda.

Globalización de los servicios
Si bien los comienzos de Coritel se remontan a finales de los años 80, el verdadero despegue de la marca se produce en los 90, coincidiendo con la explosión de la globalización de los servicios de TI. “El mercado empieza a ver con buenos ojos la deslocalización de los servicios” y es cuando surgen las primeras iniciativas por parte de los proveedores de servicios en crear centros de desarrollo fuera de sus fronteras naturales, en escenarios donde se conjuga perfectamente las premisas de “lo bueno, bonito y barato”. Aunque todas las miradas de los máximos responsables de Accenture pudieran dirigirse hacia el sudeste asiático, lo cierto es que la filial de España no quiso perder la oportunidad que le brindaba la globalización de los servicios de TI, para mostrar al mundo el modelo de Centro de Desarrollo puesto en marcha por Coritel en nuestro país. La exportación del modelo, según explica su fundador, tuvo dos momentos muy específicos. Por un lado, el año 2000 y la consiguiente adaptación al euro, la cual provocó una creciente demanda de servicios a las empresas orientados a facilitar su migración, y un segundo período, en 2001, cuando explota el fenómeno del global outsourcing y el de deslocalización. “Es en este instante, cuando Coritel no sólo recibe bastante trabajo sino que decide exportar su modelo”. A partir de este momento, Coritel convive con una dualidad funcional. Por un lado, se presenta como proveedor de servicios a proyectos internacionales, y por otra parte, actúa como coordinador de la exportación de su modelo de negocio bajo la denominación de Accenture Technology Solutions (ATS) en el resto de países. A día de hoy las cifras muestran su éxito rotundo, puntualiza Basilio Rueda: más de 11.000 profesionales, de los cuales 4.000 están ubicados en centros offshore en España, India, Filipinas y China, y el resto son personas de ATS que trabajan en Centros de Desarrollo Especializados repartidos en las 25 filiales donde Accenture tiene un presencia significativa.

Un modelo pionero y único
A pesar de las excelentes cifras que rodean al modelo de Coritel, “todavía ninguna empresa en nuestro país ha sido capaz de presentar una iniciativa alternativa a la de Accenture”, explica Basilio Rueda. De esta manera, continúa Rueda, “una vez cerradas las puertas de adelantarse al tiempo de la globalización del mercado, los proveedores de servicios no se permiten el lujo de crear un modelo parecido al de Coritel, donde se ofrece servicio a los clientes españoles desde España, sino que directamente exportan su trabajo a centros con coste menor de mano de obra, como es el caso de la India”. Con todo ello, Rueda enumera a dos clases de compañías como las principales competidoras. Por un lado, las grandes consultoras y por otra parte, las empresas indias, “porque de origen, provienen de un servicio de bajo coste”. En cuanto a las preferencias del mercado español, afirma Rueda, la

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers