La caida de los dioses.

Parece que el Sr. Akers ha dimitido como Presidente de la empresa de ordenadores por antonomasia. Es sorprendente que los americanos, tan rápidos y pragmáticos siempre, hayan necesitado un año y medio, unas pérdidas de medio billón de pesetas en el año 92 (según cifras publicadas), y un auténtico desplome bursátil, para llegar a la conclusión de que el Sr. Akers no era la persona indicada para el momento actual de la empresa, del Big Blue, que dicen los cursis.

Tengo que aclarar que lo de año y medio es cosa mía, y me atrevo a decirlo porque hace año y medio que comenté por primera vez en esta misma columna las negras perspectivas que permitía adivinar la estrategia del Sr. Akers. El que avisa no es traidor.

Creo firmemente que el caso del Big Blue, durante los últimos años, es el de la empresa en que el éxito y la fuerza comercial, en un mercado que dominaba totalmente y en el que no tenía competidores de verdad, han enmascarado los grandes errores de estrategia empresarial.

Ha bastado simplemente que el mercado se extendiera en todos los sentidos, produciendo la aparición de innumerables empresas, pequeñas pero con garra y ganas de sobrevivir, para que la nave se mostrara a la deriva.

Créanme que, si continúan las pérdidas y el desconcierto de la empresa, todo el sector informático lo va a sufrir. Va a ser una autentica conmoción, y no creo que los usuarios se vayan a beneficiar. Por es me atrevo a hacer esta crítica.

A lo largo de la historia, IBM ha luchado siempre contra lo que constituían sus puntos fuertes. Ha sido, y sigue siendo, el autentico estándar de hecho del mercado informático. Y el mercado informático necesita fuertemente estándares de hecho. Que únicamente IBM está en condiciones de establecer.

Esa fuerza de establecer los estándares ha dado lugar, siempre, a que los compradores estuvieran dispuestos a pagar algo más caros los productos de IBM que los de sus competidores. Esto sigue siendo así. Por eso sigue vendiendo IBM los pecés. Es todavía mas cierto esto en los grandes equipos, y por eso IBM sigue dominando este mercado. La arquitectura de los ordenadores y de las redes, los sistemas operativos, es IBM quien los impone en el mercado. Si no existieran esos estándares, la situación de la informática en las medianas y grandes empresas sería probablemente caótica. Seguiremos tratando este tema, que tiene la máxima importancia.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers