Facturaciones

Kevin Loosemore (Micro Focus): "No espero ver nunca la desaparición de Cobol"

Micro Focus es una de las empresas que está resistiendo mejor los embates de la crisis. Así lo afirma Kevin Loosemore, su CEO, en una entrevista con ComputerWorld, donde detalla la actual estrategia del grupo.

La británica –aunque el 55% del negocio de Micro Focus está en EEUU, el 10-12% en Asia y el resto en Europa– obtuvo en la primera mitad de este ejercicio (cerrado el 31 de octubre) unos ingresos globales de 219,1 millones de dólares, experimentando un ligero decrecimiento del 2,6%. No obstante, para el ejercicio fiscal en su conjunto, Kevin Loosemore cree que estos resultados mejorarán, gracias al aumento de las licencias de mantenimiento y a la buena acogida de los últimos productos lanzados. “Acabaremos el año con un crecimiento plano en facturación, aunque mejoraremos los beneficios”, asevera. En cualquier caso, añade, “Micro Focus es una de las compañías del sector TIC que está siendo menos afectada por la crisis. ¿Por qué? Porque ayudamos a las empresas a extraer más valor de las inversiones realizadas, y además lo hacemos con proyectos que tienen un retorno de la inversión de 12 meses como máximo”.

En España –cuyo responsable directo del negocio es Jorge Dinarés, presidente internacional del grupo, con responsabilidad sobre la gestión de EMEA y Latinoamérica, tras la marcha en enero de Patricia Santoni, directora de Iberia y Latinoamérica–, Loosemore sí espera fuertes crecimientos. “Aquí empezamos a operar directamente en 2008 y crecemos a un ritmo del 25-30%”. El CEO asegura que la consolidación del sector financiero español (sector donde Micro Focus es fuerte) no afecta al negocio: “Hay nuevas oportunidades. Podemos ayudar a las entidades consolidadas a ser más eficientes”.

Radiografía de negocio
Son tres las grandes áreas en las que la compañía trabaja: por un lado, el negocio de herramientas de despliegue y desarrollo de Cobol fuera del mainframe; por otro, la migración de aplicaciones mainframe a otras plataformas (incluidas las móviles y la nube); y el negocio de testing de aplicaciones y automatización de la calidad del software, en el que la compañía entró al adquirir parte de Compuware y Borland. El principal negocio de la compañía y que supone un 50% de los ingresos sigue siendo la modernización de aplicaciones Cobol; el negocio de migración y el de testing suponen el 20 y el 10%, y el resto de ingresos se cosechan a través de otros productos de menor peso.

“Cobol sigue siendo la base de las grandes aplicaciones empresariales globales –recuerda Kevin Loosemore–. A pesar de ser un lenguaje de programación muy antiguo, el 70% de las grandes empresas del mundo siguen utilizando aplicaciones desarrolladas con él y se calcula que existen 220.000 millones de líneas de código activas escritas en Cobol”.

Según datos de Micro Focus, cinco millones de líneas de código Cobol se añaden a los sistemas vivos cada año y ya hay más transacciones procesadas por las aplicaciones Cobol que búsquedas en Google cada día. “Por todo ello, no espero ver nunca la desaparición de Cobol, al menos mientras viva”, afirma Loosemore. De hecho, Cobol “ya no es aquel lenguaje que se ve en una pantalla negra con letras verdes. Gracias a nuestras soluciones, como Visual Cobol R4, es igual de fácil de utilizar que otras plataformas más modernas y mucho más eficiente”.

Loosemore no teme a la escasez de desarrolladores en Cobol: “Hay muchos en India, y jóvenes. Quizás no sea un lenguaje ‘sexy’ pero sí es muy práctico para el negocio y extremadamente eficiente”.

De sus soluciones Loosemore destaca especialmente Visual Cobol R4, “con la que facilitamos la portabilidad de las aplicaciones Cobol a Windows, Unix, Linux y JVM, y las acercamos a la nube. Ofrecemos a los desarrolladores la libertad de extender Cobol a las plataformas más modernas y a los diferentes entornos de desarrollo de aplicaciones sin tener que reescribir el código, con los costes que conlleva, y salvaguardando la elevada inversión realizada por los clientes en aplicaciones Cobol. Nuestro Cobol está diseñado para modernizar las aplicaciones empresariales vitales para el negocio, y puede usarse en la plataforma que el cliente quiera. Ya no hace falta acceder a estas aplicaciones a través de los mainframes”. Respecto a la migración de aplicaciones Cobol a otros sistemas, destaca la que se realiza a sistemas Windows. Y respecto al negocio de testing, Loosemore reconoce que quizás no han sabido comunicar bien la estrategia, después de las adquisiciones de 2008. “No obstante, es un negocio que está cogiendo cada vez más peso”, afirma el CEO.

Loosemore es consciente del nivel del la competencia (IBM, HP...), pero destaca frente a esta la “fantástica tecnología de Micro Focus y el compromiso que tenemos con los clientes”.

Compras
Loosemore no descarta realizar alguna compra para reforzar más los ámbitos de modernización y migración de aplicaciones: “Siempre estamos alerta por si surge alguna oportunidad. Es posible que hagamos alguna adquisición en EEUU”, afirma.

Por otro lado, el pasado año varias firmas de capital privado mostraron su interés por adquirir Micro Focus (Advent International y Bain Capital), pero estas operaciones no cuajaron porque “la cantidad que ofrecían era escasa, así que perdieron su oportunidad” afirma Loosemore. Éste, de hecho, no cree que otro grupo pueda hacerse ahora con la compañía: “Solo si cometemos errores”, sentencia. “El futuro de Micro Focus es brillante. Tenemos una base instalada muy significativa, producimos un cash mensual del 11-12 millones de dólares y tenemos miles de ideas sobre cómo mejorar nuestro negocio en el futuro”, añade.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers