Investrónica

El sector ya conoce el acuerdo de colaboración suscrito entre Informática El Corte Inglés e Investrónica. Un acuerdo que implica importantes sinergias para ambas compañías, y que supone la reorganización de las actividades relacionadas con la informática en el seno de El Corte Inglés. Fruto de esta reestructuración, se perfilan dos renovadas y reforzadas empresas; Informática El Corte Inglés mejora y amplía su oferta gracias a la tecnología aportada por Investrónica, mientras ésta se concentra en la informática industrial, un área donde la compañía cuenta con un posición fuerte y competitiva, que le ha permitido exportar sus productos más allá de nuestras fronteras.

De paso, se racionaliza la situación actual, caracterizada por la coincidencia de las empresas ligadas a El Corte Inglés a la hora de optar a contratos, concursos y proyectos de todo tipo.

El Corte Inglés ha demostrado hasta la saciedad su extraordinaria visión comercial, y por lo tanto, no abren nuevas líneas de negocio, ni realizan el más mínimo movimiento estratégico, sin estar totalmente convencidos de que éstos van a reportar beneficios. Con este planteamiento se creó Investrónica, en momentos de dulce expansión y esperanzador futuro para el segmento de los microordenadores. César Alvarez, el otro peso pesado de El Corte Inglés junto a su hermano Isidoro, era su más poderoso valedor. La recién nacida se permitió incluso, la osadía de competir con sus hermanas, las tiendas informáticas de los centros comerciales de la casa, que disponían de variados productos de acreditados fabricantes.

Desde sus inicios, Investrónica apostó decididamente por su futuro informático y no titubeó cuando se aconsejaban inversiones. Esta fórmula ha posibilitado la consecución de productos tan encomiables como los sistemas integrados de gestión de imágenes documentales Invesdoc 2000 y 3000. Pero la crisis del mercado y la feroz competencia en nuestro sector, con reajustes de precios en el campo de los PCs, han puesto en los dos últimos años a Investrónica en una situación complicada a la hora de alcanzar objetivos y cumplir previsiones.

La salida buscada es idónea para la situación que atraviesa la compañía, puesto que, oportunamente, se enfrenta a la incertidumbre del futuro y evita progresivos deterioros que podrían producir dosis de nerviosismo más elevadas; la sombra de seguridad que proyecta el paraguas de El Corte Inglés, hace ahuyentar los fantasmas de actitudes drásticas.

La característica más sobresaliente en la trayectoria de Informática El Corte Inglés ha sido su permanente progresión en resultados y oferta de servicios. El puesto que ocupa en el ranking de empresas del sector y su buena imagen de credibilidad se lo ha tenido que ganar a pulso. Se trata, por lo tanto, de la matriz ideal para hacer fraguar en su marco estructuras atípicas. La ventaja capital en este caso es que, al tratarse de hijas de la misma madre, la distribución, adaptación, y reconversión de recursos, puede hacerse sin prisas y con ausencia de traumas importantes.

Podemos estar asistiendo al proceso de transformación en una más fuerte, todavía, Informática El Corte Inglés, del que se desconoce el coste de la operación. Pero no es el momento de caer en predicciones exageradas que dibujen un horizonte de objetivos basado exclusivamente en las facturaciones obtenidas por cada una de las dos empresas por separado. La expectación está servida.

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes