Internet y el teléfono desplazan los papeleos e intermediarios

Linea Directa Aseguradora implanta un metadirectorio

Línea Directa es la primera compañía aseguradora orientada totalmente a un modelo de negocio vía Internet y atención telefónica. Un modelo de negocio que le ha servido para consolidarse como aseguradora líder en la venta directa de seguros del automóvil. Con más de 700 teleoperadores, Línea Directa basa su arquitectura en servidores SUN/Solaris, mainframe IBM 390, redes Windows NT y Oracle como base de datos. Un entorno que lleva implícito la típica problemática de gestión de perfiles de los usuarios de la red interna, que la compañía ha resuelto con el desarrollo de un proyecto de Metadirectorio con tecnología Critical Path.

Línea Directa Aseguradora comienza su andadura en España en 1995 como resultado de la alianza de Bankinter y Direct Line Insurance, primera compañía en seguros de autos en el Reino Unido y grupo internacional presente en Europa (España, Reino Unido, Italia y Alemania) y Asia, que cuenta con una cartera de más de 5 millones de clientes.
Actualmente Línea Directa se sitúa entre las diez primeras compañías en el ranking general de aseguradoras de autos, según el último informe de ICEA (Investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras y Fondos de Pensiones) presentado en junio de 2002. Con 130,7 millones de euros en primas, correspondientes al primer semestre 2002, la compañía ha obtenido un crecimiento superior a la media del sector, con 48% sobre el mismo período del año anterior.

Un modelo innovador
Línea Directa Aseguradora (LDA) cuenta con más de 450.000 clientes repartidos por toda la geografía española, conseguidos gracias a su modelo de negocio directo, que elimina intermediarios ofreciendo todos los servicios a través del teléfono e Internet. “Una de las claves del éxito de la compañía es la comodidad de los clientes de no tener que desplazarse para realizar ninguna gestión relacionada con el seguro. Algo que conseguimos apoyándonos en unos sistemas de trabajo innovadores y que incorporan las ultimas tecnológicas en cada uno de los procesos”, asegura Francisco Manuel Antonaya, responsable de Sistemas Distribuidos de Línea Directa Aseguradora.
La filosofía de LDA ha permitido a la compañía desligarse del sector en cuanto a sus resultados, ya que mientras en el ramo del seguros de automóviles se acusa un ligero receso, con un descenso de 5,8 puntos en el último año, el volumen de primas de Línea Directa reflejan la buena marcha de su estrategia, consistente en “ofrecer un servicio de máxima calidad, unos productos a medida y unos precios altamente competitivos”, según Antonaya. Un enfoque empresarial que le permite contar con más de un 90% de retención de clientes.

La tecnología como una constante
Para ofrecer servicios con la máxima calidad a sus clientes, Línea Directa Aseguradora se mantiene al tanto de la evolución en materia de tecnologías de la información, realizando inversiones constantes en las últimas tecnologías que les permiten garantizar agilidad en los procesos, dinamismo y comodidad. “En Línea Directa siempre hemos entendido la tecnología como una herramienta que nos permite ofrecer un servicio ágil y personalizado a cada cliente. Así, el uso permanente de la tecnología es una característica de nuestra compañía y un elemento diferenciador dentro del mercado”, confiesa el responsable de Sistemas Distribuidos de la compañía.
Línea Directa cuenta con un arquitectura heterogénea donde conviven servidores SUN/Solaris, un mainframe IBM 390 y DB2, redes Windows NT, Lotus Notes y base de datos Oracle, y es que, “en LDA no nos cerramos a ninguna plataforma ni posibilidad tecnológica -comenta Antonaya-. Nuestro objetivo es obtener el mejor resultado en la aplicación de cada una de ellas, de forma que pretendemos para nuestros datos la estabilidad de un mainframe y, para nuestros cálculos, la velocidad y el dinamismo del Unix”.
Pero este entorno representa una problemática a nivel de gestión de perfiles de los usuarios de la red interna que ha sido resuelto con el desarrollo de un proyecto típico de Metadirectorio con tecnología de Critical Path, donde se recoge la información de los usuarios de los sistemas informáticos dispersos en LDA, y se consolida en un punto único (CP Directory Server) para una posterior administración centralizada de los perfiles de usuarios. Como resultado logra englobarse la interconexión de todos los elementos de la arquitectura anteriormente descrita.

Un usuario, una clave
El Metadirectorio implantado es un CP Metadirectory Server, herramienta utilizada para la sincronización de todos la información de usuarios dispersa en los diferentes entornos heterogéneos que posee Línea Directa. Por su parte, el directorio elegido ha sido CP Directory Server, un repositorio LDAP donde se deposita toda la información recabada por el Metadirectorio. De esta forma, el directorio actúa como punto único consolidado de la información de usuarios existente en la corporación, independientemente del entorno en el que residan originariamente, con el fin de lograr una administración centralizada.
La plataforma elegida en el desarrollo del proyecto de metadirectorio ha sido Unix, porque “nuestra confianza para servicios de misión crítica es más fuerte en este tipo de plataformas que en las de Windows que empleamos únicamente como front-end para el usuario o para servidores de ficheros”, detalla Francisco Manuel Antonaya.
Tanto para usuarios como para los administradores la dispersión de las aplicaciones representa un serio problema. De cara a los usuarios implica tener que memorizar distintas cuentas de usuario y distintas contraseñas. Desde el punto de vista de los administraciones significa que cualquier cambio en el perfil de un usuario puede traducirse en multitud de cambios a realizar en los diferentes sistemas de la compañía. Con el metadirectorio se consigue minimizar el tiempo que los administradores requieren para que los cambios se propaguen a través de todos los sistemas de información, garantizando a la vez que el usuario tenga una cuenta única en todos los sistemas.
El responsable de Sistemas Distribuidos en Línea Directa describe la problemática asociada al proyecto de metadirectorio emprendido. “Los usuarios internos –señala-, necesitan acceso, en algunos casos, hasta a 8 aplicaciones distintas, en diversas plataformas tanto Unix, como S/390, Windows, o a través del navegador. Por esta razón, vimos que la solución podría pasar por la implantación de un directorio X.500 que sirviera de repositorio común a todos los sistemas de información. En la práctica muy pocos sistemas están preparados para externalizar el repositorio de usuarios, como resulta en el caso concreto de Windows, o bien el hecho de haberse gestionado por separado complica el uso de un repositorio común sin que de por medio sea necesario modificar toda la estructura de usuarios, como nos ocurre en el caso de Lotus Domino. Allí donde sea posible emplearemos el repositorio común de usuarios, mientras que donde nos veamos obligados, mantendremos el contenido del repositorio original sincronizado con nuestro directorio de usuarios a través del metadirectorio”.

Paso a paso
El proyecto se ha acometido en distintas fases. La primera de ellas se ha extendido desde el

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers