Incertidumbre con las TIC en la AGE

La proximidad de las elecciones generales llena de incertidumbre la situación de las TIC en la Administración General del Estado (AGE). El efecto inmediato es la paralización de expedientes de contratación que, presumiblemente, se prolongará hasta la finalización del presente año. Se ejecutarán los que ya se encuentran en procesos de tramitación y los que afectan a situaciones inaplazables en aquellos ministerios donde todavía les queda alguna fracción de presupuesto sin utilizar. Asumida esta tangible realidad, a los especialistas TIC de la AGE –con responsabilidades de CIO– lo que les preocupa esencialmente es la dimensión que alcanzaría una previsible reorganización de la AGE y el consiguiente impacto que podría alcanzar a las TIC. Porque, la posible reducción de ministerios –mediante fusiones o supresiones– tendría que llevar consigo una racionalización de las TIC que desubicaría de la función CIO a parte de los subdirectores TIC que ahora desarrollan esa responsabilidad. Este tipo de consecuencia se podría trasladar al Ayuntamiento de Madrid en el hipotético caso de que, ganando el PP las elecciones, le dieran a su alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, alguna cartera ministerial. Porque, llevándose con él a sus inmediatos colaboradores de ahora al Departamento asignado, el efecto cascada en profesionales del Ayuntamiento podría llegar a los entornos TIC.
Una vez encauzado y consolidado el movimiento de CIO en la AGE –como consecuencia de las reorganizaciones ministeriales– será el momento de ocuparse y preocuparse de un asunto de gran calado: las asignaciones presupuestarias. Ya que no les servirá a los políticos con responsabilidades respecto a las TIC, decidir acciones de recorte apoyando sus argumentaciones en el menor número de ministerios. Las responsabilidades que se asumen, todas, hay que cumplirlas con eficiencia y resultaría una estafa a la sensatez no reconocer la evidencia de que se les exige a los CIO mayores índices de rendimiento y prestaciones con unos recursos económicos decrecientes.
Se deberán aplicar, por lo tanto, para una idónea gestión con las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, cantidades presupuestarias coherentes con los objetivos que se fijan y exigen alcanzar. Sin olvidar que –con la coyuntura económica actual y previsiones de futuro– se hace necesario e imprescindible ya un cambio de modelo en la gestión y en las contrataciones TIC en la AGE.

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes