HP

Hablo desde mi cariño a HP, como exempleado que trabajé hace décadas en esa compañía, pero no hablo desde la nostalgia de quienes todavía están allí y reconocen cambios “a peor” en la compañía, cambios por otra parte inevitables en la evolución natural de cualquier empresa que crece. Se ha anunciado una nueva CEO, Meg Whitman, que es la tercera en muy poco tiempo y que claramente denota una cierta confusión en la corporación. Son muchas las voces críticas en estos días sobre las últimas decisiones, que también han causado un deterioro importante en el valor de la acción.
La corporación sabrá por qué compró Palm cuando parecía un error evidente por su posicionamiento en el mercado de los sistemas operativos móviles. Los PC hace mucho que no eran estratégicos para HP y si la decisión de desinvertir no se tomó antes, seguro que se debe más al vacío creado por los cambios en una compañía fuertemente verticalizada que a la claridad sobre una decisión así.
HP se ha consolidado como proveedor de referencia en el mercado español de las Tecnologías de la Información y, objetivamente, desde la integración de EDS, está en el shortlist de cualquier proyecto importante, la aproximación tradicional de HP es más cercana y crea una solución diferencial. Por ello los clientes y empleados de la compañía deben estar tranquilos, porque el momento en España es excelente y, pese a la crisis, su posición cada vez es más sólida.
No sé si es justo acusar a HP de falta de estrategia, porque quizás este es un mal que aqueja a casi todas las compañías del sector y quizás la diferencia es que los continuos cambios en la cabeza dejan al descubierto situaciones que en el caso de los competidores no traslucen. Pero sí es justo pedirle que aproveche este nuevo cambio para definir y diseñar su futuro a medio y largo plazo.

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes