Heinz dispone de una infraestructura con salsa

El plan de si controla los productos en el punto de venta

Que cada día es menor el tiempo que los compradores dedican a un acto tan necesario como hacer la compra, esta es una realidad que nadie discute. Para hacer frente a este cambio en los hábitos de la población, las grandes empresas del sector alimentario, y sin duda Heinz es uno de los gigantes de este mercado, han tenido que remodelar sus sistemas de información, convirtiéndolos en una herramienta para conocer de forma online, no sólo los gustos de los clientes, sino cómo mejorar, frente a la competencia, la presencia de sus productos en el punto de venta.

La reorganización que a nivel europeo llevó a cabo la compañía Heinz de sus áreas comercial y logística, hace ahora dos años, ha supuesto un cambio total en la filosofía de sus sistemas de información. Con su sede central situada en Madrid, donde trabajan unas 60 personas, y una fábrica en La Rioja, en la localidad de Alfaro, donde en los momentos de la recolección del tomate puede contar con una plantilla de más de 500 personas, el principal objetivo que sus máximos responsables perseguían era obtener un control total de la producción, de la distribución y sobre todo de la forma en la que sus productos están situados en el punto de venta.

Un ERP, corazón de Heinz
“Pasamos de contar –comenta Juan José Torrent, director de informática de Heinz España–, con una infraestructura de sistemas ubicada en nuestra sede en Madrid, a tener unos SI centralizados en Europa, concretamente en Inglaterra y desde los que se daba servicio a todos los países”.
Cuatro son los niveles en los que está organizado el departamento de sistemas, “en el primero se integra nuestro ERP. Se trata de BPCS 6.0 de la compañía SSA, que abarca todas las áreas fundamentales de la compañía, compras, fabricación, logística, comercial y finanzas, es la columna vertebral de nuestros sistemas”, afirma Torrent.
A partir de aquí, Heinz conecta a esta red central el resto de las áreas que conforman su organización. “En un segundo nivel se engloban una serie de subsistemas satélites que, por un lado, aportan valor añadido a la compañía –asegura Juan José Torrent–, por ejemplo el área logística. Trabajamos con un sistema de gestión automatizado de almacenes que ha sido desarrollado por el propio departamento de sistemas de Heinz y que conecta a los almacenes de los que disponemos a través de un sistema de radiofrecuencia, apoyado a su vez por un sistema de codificación siguiendo la norma EAN 128, a éste se une un sistema de control de la fabricación. Ambos interrelacionan con el ERP de SSA”.

Gestión de las materias primas
Como sucede en cualquier empresa que fabrica productos alimentarios, es necesario un control exhaustivo de la gestión de las materias primas. “Compramos el tomate en origen, que es la base de nuestros productos –relata Torrent–, por lo que hemos necesitado un sistema para la gestión de los frutos que a su vez trabaja contra el ERP, gracias al desarrollo de un interface que conecta ambos entornos. En el área de logística contamos también con un sistema que nos permite saber en cada momento cuál es nuestro nivel de servicio al cliente, y aquí integramos las nóminas y los programas necesarios para todo el control de los recursos humanos”.
En el tercer nivel de aplicaciones, interactuando como los dos anteriores contra su ERP, encontramos un CRM que permitirá a Heinz tener un mayor control de todos los acuerdos comerciales firmados con sus clientes y un nuevo módulo, que la compañía está poniendo todavía en funcionamiento, el GPV, Gestión Punto de Venta.
“Este sistema es muy importante para nosotros -asegura el director de sistemas de Heinz-, porque nos va a permitir tener una mayor visibilidad de todo lo que ocurre en nuestros puntos de venta, conocer con todo detalle cómo están posicionados nuestros productos en los diferentes supermercados”.
En último lugar, Heinz cuenta con un sistema denominado internamente Global Información Management Systems, basado en un datawarehouse que almacena y gestiona toda la información necesaria para el trabajo diario de la compañía.
Para la selección de los proveedores, tanto del ERP como del resto de los sistemas necesarios para poner en marcha esta nueva infraestructura tecnológica, que cada uno de los países ha ido adaptando según sus propias necesidades y su modelo de negocio, “se constituyó un equipo de trabajo integrado por representantes de cada país -señala Juan José Torrent-, realizamos un estudio de mercado y a partir de ahí quedaron finalistas cuatro proveedores, siendo SSA el elegido finalmente”.
Con respecto al hardware que soporta toda esta arquitectura, Heinz se ha decantado por un servidor AS/400 modelo 830 con 1200 GB en disco y 8 GB de memoria.
“Tras este cambio total en nuestra forma de entender el negocio –sostiene José María Collantes, director general de Heinz–, nos fijamos un objetivo prioritario, crecer de una forma rentable y hacerlo siendo los mejores en el punto de venta, ser la empresa que mejor posiciona sus productos en los súper y los hipermercados, ya que según los datos que manejamos, un 39% de los consumidores decide qué producto compra cuando está frente a un lineal en una gran superficie o una tienda, mientras que el 79% de los compradores, aunque sí sabe qué va a compra cuando sale de su casa, no tiene decidida la marca, y el 21% restante ni siquiera sabe qué comprar. Estos datos dan una idea de la importancia que tiene la ubicación de los productos”.

Poner tus ojos en el punto de venta
Una vez estabilizado todo el plan de sistemas, los responsables de Heinz en nuestro país inician una estrategia encaminada a conseguir el objetivo citado anteriormente por Collantes. “Había ciertos puntos que debíamos resolver –afirma el director general de Heinz España–, como la remodelación de nuestra fuerza de ventas. Hasta ese momento el personal de ventas pertenecía a una empresa externa. Nuestra idea era integrar en nuestra plantilla a estos profesionales y dotarles de una serie de herramientas informáticas que facilitara conocer, de forma online todos los datos necesarios para saber si nuestras promociones están funcionando de forma adecuada, e ir ajustando nuestras estrategias a las necesidades reales del cliente”.
Tras la experiencia que la compañía ya tenía sobre la forma de elegir la mejor solución para los nuevos requerimientos, se lleva a cabo un estudio de mercado para conocer las soluciones que en ese momento existían para el control del punto de venta.
“Conocíamos la existencia en el mercado de distintas herramientas –comenta Torrent–, realizamos un análisis exhaustivo de las funcionalidades de cada uno de ellos, y de cómo cubrían nuestras necesidades”.
Tras este estudio la solución elegida fue VGPV de la compañía española Vincle, al que se añadió un gestor de base de datos, que soporta toda la información recabada por el sistema de Vincle denominado BOARD, una solución de business intelligence para ayuda a la toma de decisiones y que también distribuye en nuestro país Vincle.
Este sistema trabaja contra el backoffice de Heinz, conectado a los sistemas centrales a través de una LAN, de la que cuelgan 8 puesto

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers