Exigencia al CIO

Hacen muy bien los profesionales directamente implicados en las TIC que, teniendo en cuenta el cargo de alta responsabilidad que desempeñan, procuran tener la oportunidad de asistir a la Conferencia Internacional anual que organiza nuestro semanario, por su singularidad organizativa, que permite el aprovechamiento del tiempo de una forma ideal y pragmática. En la XIV edición –desarrollada en Altea (Alicante)– como el lema ha sido “Liderazgo e Innovación: la reinvención del CIO”, han proliferado las conversaciones en torno a los posibles nuevos enfrentamientos profesionales del CIO. Algo que viene a corroborar que el foco de atención está permanentemente orientado a esta figura, a la que se le exigen dotes de milagrero en cualquier coyuntura o circunstancia. Algunos CIO, me consta, no saben si es más complicado o digerible el cúmulo de responsabilidades que les suelen endilgar cuando la economía es boyante o cuando toca apretarse el cinturón. En cualquier caso, los responsables de línea de negocio en la compañía recaban y exigen decisiones al CIO –actitudes que suelen ser avaladas por el correspondiente CEO– que les permitan alcanzar, o superar, los objetivos impuestos a ellos. En esa obsesión de reivindicar grandes aportaciones del CIO a la ostensible mejora de la cuenta de resultados –basadas en un tangible retorno de las inversiones en TIC– los espabilados de las líneas de negocio de la compañía lo que están promoviendo es la existencia de un chivo expiatorio a su posible falta de acierto. El CIO no tiene por qué reinventarse; pero sí debe permanecer constantemente atento a las evoluciones del sector para reaccionar en consecuencia y que su puesto no peligre. Suficiente.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers