"España emplea las mejores prácticas mundiales del sector financiero"

Ignacio Guinea, director de planificación e innovación tecnológica de Caja Madrid

Las tecnologías de la información (TI) se han ido erigiendo en valores estratégicos en las empresas, y especialmente en el sector financiero. no en vano, el tratamiento de la información y la gestión continuada con el cliente son activos críticos y claves en un entorno competitivo. ¿Cuáles considera que son los principales retos tecnológicos a los que se enfrenta el sector bancario? - Sin duda, habría que tener en cuenta la integración multicanal a todos los niveles, es decir, desde un punto de vista comercial, operativo, y de gestión. Centrarse en el cliente, ¿qué reflejo tiene a nivel tecnológico? - Centrarse en el cliente quiere decir personalizar la oferta y anticipar sus necesidades, para esto lo más importante es el conocimiento profundo y detallado de sus hábitos y preferencias construido pieza a pieza a partir de todas las interacciones que tiene con la entidad financiera. ¿Hasta qué punto es viable la alineación de tecnología y negocio? - No sólo es viable, sino indispensable para la definición y la ejecución de una estrategia sólida y ganadora. Otro aspecto a tratar sería las vías o herramientas para lograr dicha alineación, ya que, lo cierto es que no siempre preguntar al usuario resulta ser la mejor opción. Por otro lado, hay que tener en cuenta que hay determinadas necesidades tecnológicas, que únicamente aparecerán en la lista de peticiones del usuario de forma implícita. ¿Cómo de estratégicas considera que son las Tecnologías de la Información (TI) en una empresa? - En general, son muy importantes; en el caso específico de la banca, donde el principal activo que manejamos es la información, resultan absolutamente críticas y, a menudo, la única fuente real de ventajas competitivas. ¿Realmente son consideradas como un valor añadido, es decir, desde un punto de vista de ventaja competitiva? - En nuestro país, sin duda. España aplica las mejores prácticas a nivel mundial en cuanto al sector financiero se refiere, y esto se ha traducido en una posición envidiable en cuanto a eficiencia y resultados. ¿Cómo ha variado la visión de las TI desde la dirección de las compañías? ¿Estamos antes un redescubrimiento de su relevancia? - Creo que ahora estamos ante una generación de directivos que, por primera vez de forma generalizada, está familiarizada con las TI y comprende el valor estratégico que pueden aportar. No se trata, por lo tanto, de un redescubrimiento, sino de que, por primera vez, existe una perspectiva completa y razonable de lo que representa la tecnología desde la alta dirección. Seguridad es un área clave, ¿cómo se enfrenta la banca a este ítem en un momento especialmente delicado? - Es absolutamente cierto que la seguridad es un área clave, pero también lo es que la amenaza se ha magnificado, y que hoy en día circulan determinadas ‘leyendas urbanas’ sobre este tema. La banca ha tratado la cuestión de la seguridad con rigor y con determinación, emprendiendo acciones de mejora en sus sistemas, organizando foros comunes de trabajo, potenciando la coordinación con otros agentes (proveedores, reguladores, etc.) y desarrollando iniciativas de formación/concienciación con los clientes. ¿Considera que una implementación eficiente de las tecnologías BI garantiza el éxito en el desarrollo de la aplicación? - Realmente no hasta ese punto. Como en prácticamente cualquier proyecto, la clave es la adopción por parte de la organización, y para ello es fundamental trabajar aspectos formativos y de cambio cultural. Dentro del sector bancario, ¿es especialmente útil la implantación de soluciones BI?, ¿por qué? - Creo que no es una cuestión de utilidad, sino más bien de que existen numerosos ámbitos de aplicación, ya que se trata de un negocio que trabaja fundamentalmente con información, y por lo tanto se presta muy bien a la utilización de soluciones BI. ¿Qué retorno de la inversión (ROI) suelen tener este tipo de proyectos? - No creo que existan muchas experiencias rigurosas sobre ROI en proyectos de BI, pero estoy convencido de que los resultados son, al menos, dos o tres veces superiores a la media del ROI de la cartera total de proyectos típica. Caja Madrid racionaliza su inteligencia de procesos con BI -------------------------------------------------------------------------------- Conocer en profundidad la evolución del negocio a través de parámetros objetivos y susceptibles de ser compartidos por los miembros de la organización reporta una inteligencia analítica. Caja Madrid no es ajena a ello y evidencia las mejoras percibidas. Caja Madrid es el cuarto grupo financiero español, con un volumen de negocio gestionado de 180.716 millones de euros al cierre del ejercicio 2005 y una destacada posición en los mercados de créditos y recursos de clientes. El ejercicio 2005 ha marcado un punto de inflexión en el terreno tecnológico por un doble motivo. Por un lado, ha supuesto la culminación del segundo plan cuatrienal de tecnología del Grupo, el Plan de Desarrollo de Capacidades 2002-2005, y, por otro lado, ha sido el año del lanzamiento de un nuevo Plan de Tecnología para el período 2006-2009, que se centra en la innovación. Bajo esos parámetros, Caja Madrid ha apostado por la renovación y mejora de sus sistemas y procesos de negocio, con la implementación de herramientas de business intelligence que reportan una gestión analítica y de ejecución a los mismos. No en vano, cuenta con una inversión aproximada en BI que ha superado los 30 millones de euros desde su inicio. Así lo reconoce Ignacio Guinea , director de planificación e innovación tecnológica de Caja Madrid, quien expone: “La tecnología BI ha sido parte de nuestro Plan de Tecnología para rehacer los sistemas y aplicaciones del Grupo desde su origen en 1998”. Una mejora continuada en la relación con los clientes, con el fin de fidelizarlos y enriquecer su experiencia con el Grupo ha sido uno de los principales retos a la hora de activar herramientas de inteligencia de negocio. De hecho, entre los proyectos de BI puestos en marcha por Caja Madrid, destaca el Sistema de Información de Gestión, “operativo desde el año 2000”, según apunta Guinea. A partir de entonces, “el esfuerzo principal ha sido ir incorporando nuevos informes y funcionalidades en dicho sistema, siendo los más recientes los relativos a canales, productos derivados, banca de negocios y calidad. Eliminando silos de información Una gestión basada en datos y métricas objetivas, en vez de en intuiciones y percepciones, reporta “el principal valor añadido, derivado de una visión común y cuantitativa sobre las principales magnitudes del negocio”, subraya Guinea Zubimendi. Además, la provisión de estos datos y la posibilidad de acceder a ellos desde cualquier nivel permite “eliminar los silos de información”. La percepción de estos beneficios ha ratificado la inversión efectuada inicialmente, “gracias a la base ya construida, ya que probablemente el nivel actual de esfuerzo sea el adecuado para nosotros”. En cuanto a las principales áreas en las que se evidencian dichas ventajas, el director de planificación e innovación tecnológica de Caja Madrid explica que se centran en “la gestión descentralizada a nivel sucursal, para permitir a toda la organización hacer un seguimiento pormenorizado y actualizado de las principales magnitudes tanto en los centros de negocio, como en las diferentes instancias de agregación, es decir, direcciones de zona o de negocio.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers