¿Es momento de hablar de "business consulting"?

La vocación de convertirse en un proveedor global de servicios impulsa a varias consultoras tecnológicas como Atos Origin y Fujitsu Services a abrir en España su boutique de consultoría

La AEC (Asociación de Española de Consultoría) estima que el sector cerró 2008 con una facturación superior a los 9.000 millones de euros, lo supone un 9% más que en 2007, pero dos puntos menos que el 11% previsto inicialmente. Por tipos de servicios, el outsourcing vuelve a ser el motor del sector, con un crecimiento del 16%, dos puntos sobre lo previsto. La consultoría de negocio también creció, un 11%, pero dos puntos por debajo de las estimaciones previstas. Para este año, desde la patronal se indica que los servicios de externacionalización seguirán creciendo pero se reserva dar una previsión para la consultoría de negocio, ya que “puede pasar cualquier cosa”, apunta su director general, José de Rafael. Así pues, ¿es momento para crear una práctica de consultoría de negocio?
A priori no parece muy acertado poner en marcha un negocio en época de crisis salvo que éste sea para gestionarla. La cosa se complica más si esta nueva actividad se apoya en un factor de confianza, complicada de lograr en momentos de recesión; pero lo cierto es que son varias las firmas de servicios de TI que han decidido afrontar últimamente una práctica de consultoría de negocio.
Aunque la práctica de consultoría de negocio de Capgemini, denominada Capgemini Consulting, no se creó recientemente, la firma está de actualidad ya que ha decidido globalizar todas las actividades de business consulting a nivel mundial, con el objetivo de ofrecer un mejor servicio a clientes que operan globalmente. Una decisión pionera, que refrenda el éxito de la consultoría de negocio dentro de la compañía. Al frente de esta práctica en España está Fernando Rodríguez, que cuenta con un equipo de 120 consultores que se hacen cargo desde el diseño del proyecto hasta la planificación estratégica, dejando fuera la integración tecnológica.
Para Rodríguez, las razones por las que las consultoras de TI deciden subirse al tren del business consulting son: “Estratégicas (tienes que estar en los dos lados: la consultoría de tecnología y la de negocio para realizar un trabajo de valor añadido); posicionamiento (bloquear trabajos de management consulting en la dirección general o en los comités ejecutivos dificulta la entrada de otros competidores) y, por último, económicas (la rentabilidad por persona es mucho más elevada que en la consultoría tecnológica)”.
La particularidad del mercado español, de consultoría de negocio es su reducido tamaño ya que el número de grandes empresas (superior a los 1.000 millones de euros de facturación), principal demandante de estos servicios, es muy escaso. Además, a esto se suma que las tarifas son de las más bajas de Europa y los proyectos son más pequeños. Por último, Rodríguez califica al cliente español de servicios de consultoría de negocio como “muy exigente”, en parte debido a que muchos consultores han acabado al frente de grandes multinacionales españolas. “No hay peor cosa que negociar con un ex consultor”, comenta.

Complemento al negocio
Fujitsu Services España es una de las últimas compañías del sector de servicios de TI en sumarse al mundo de la consultoría de negocio. La práctica de la business consulting en filial española comenzó su andadura en septiembre de 2008 con el nombramiento de su máximo responsable, Javier Casado, que se incorporó a la compañía tras pasar más de 10 años en Accenture. Consciente de que el entorno actual del mercado no es el más indicado para lanzar un servicio de consultoría, señala que “hubiera sido mucho peor para Fujitsu no hacer nada ahora y empezar a hacerlo cuando escampe”. Ahora bien, esto no quita que Javier Casado reconozca que el camino del business consulting lo habría emprendido antes. “No me cabe la menor duda de que una empresa que quiera tener vocación de proveedor global de servicios tiene que tener una práctica de consultoría potente”. La práctica de business consulting de Fujitsu en España cuenta con una plantilla de unos treinta consultores y nace con un doble objetivo: la realización de proyectos de consultoría de negocio y para impulsar todo el portfolio de productos y servicios de la compañía. De este modo, Casado señala que “las métricas de la práctica de business consulting no están relacionadas con el negocio en sí mismo de consultoría de negocio, sino más bien en cómo ayudamos a crecer al resto de las áreas de la compañía, especialmente, a las de aplicaciones, outsourcing de infraestructuras y BPO”. Aunque el directivo no ha facilitado cifras sobre el volumen de negocio de esta nueva área, la compañía considera que el papel de la consultoría de negocio será clave dentro del crecimiento de entre un 15% a un 20% previsto para las unidades de outsourcing y aplicaciones. “Lo que nos preocupa no es tanto conseguir una cifra de ingresos sino más bien ayudar a que otras áreas de la compañía aumenten su cifra de negocio”, apunta Casado. De este modo, el directivo insiste que la importancia que se percibe en términos relativos de la cifra de consultoría frente a la global de la compañía no refleja la importancia estratégica de la práctica dentro de Fujitsu.

Una apuesta acertada
Otra de las compañías que se ha subido últimamente al tren de la consultoría de negocio en España es Atos Origin. La división de Management Consulting nace a finales de 2006 y en estos dos años, “nuestro desarrollo ha sido muy alto”, apunta su director, Terry Lobel. En este tiempo, la plantilla ha pasado de ocho personas que comenzaron la andadura a los 80 profesionales que actualmente trabajan en la división. El directivo no facilitó ninguna cifra sobre la facturación prevista por esta unidad de negocio para este año. El único dato que aporta Terry Lobel es que el volumen de negocio de Management Consulting supone un 10% del total de la división de Atos Consulting. Lobel señala que “hasta ahora hemos realizado una actividad complementaria a otras unidades de la compañía”. Además de estas funciones, la filial española cuenta con la actividad de internacionalización de los servicios de consultoría de negocio. “Tenemos capacidad de licencia donde no hay una actividad directa de alguna filial de Atos Consulting. De hecho, recientemente, la filial española se ha adjudicado un contrato por 10 millones de euros para mejorar la competitividad de las empresas egipcias. Además, hemos realizado otros proyectos con alguna entidad bancaria en Venezuela. Actualmente, este negocio representa un 15% del total de la unidad de negocio de Management Consulting. Ahora bien, el
objetivo es que esta actividad no supere el 25%. A diferencia de sus colegas ingleses y holandeses, la filial española ha potenciado el negocio de consultoría de negocio a través de un crecimiento orgánico. Ahora, bien, Terry Lobel apunta que “la adquisición, sin ser una prioridad, se está considerando muy seriamente dentro de la compañía. En tiempos de crisis no es momento para realizar adquisiciones, de manera que cuando se calme la situación veremos las oportunidades que se presentan”.


La eficiencia acapara la tipología de los proyectos

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes