Programación

"Entre WAP, GPRS y UMTS hay diferente concepción de negocio"

Peter MacKinnon, presidente de soluciones de Internet inalámbrica de Nortel Networks

Nortel Networks, haciéndose eco de la importancia que tendrá UMTS en un futuro no demasiado lejano, se ha embarcado en esta aventura. En España cuenta con contratos con Vodafone y Xfera para el despliegue de las redes y ajenos a aplazamientos ya son cien las estaciones base instaladas. Sin embargo sus aspiraciones van más allá: lograr la unión de Internet inteligente e Internet móvil, además de fomentar la integración de la tecnología óptica.

El año pasado por estas fechas, también en el congreso de UMTS como escenario, la situación respecto a la 3G era de optimismo y de euforia a pesar de la inexistencia de terminales. ¿Cómo se ha llegado a la situación actual en que tecnología UMTS es objeto de descrédito? ¿De qué manera afectan los retrasos en el lanzamiento a la credibilidad de la tecnología de tercera generación?
- El pasado año todavía estábamos en lo que es la fase Internet en la que había mucha expectación y animación en el mundo de las telecomunicaciones y en general en todo el mercado. Las licencias y las inversiones que se estaban realizando estaban animando toda esa excitación. Pero a toda nueva tecnología siempre le lleva tiempo salir adelante. Los terminales es el primer elemento del que se habla pero en cuanto a las redes, Nortel ya tiene en España, a través de los contratos con Vodafone (antes Airtel) y Xfera, cien bases instaladas. Por tanto desde nuestro punto de vista como fabricantes de redes, UMTS es real y está ahí.

Finalmente ni la Isla de Man ni España han sido de los primeros en adoptar la tercera generación en telefonía móvil sino Japón, con tecnología W-CDMA (Wideband Code Division Multiple Access). ¿Cómo puede beneficiar e Europa este adelanto?
- Nortel cuenta con partners japoneses con los que trabajamos como Panasonic y Mitsubishi y tiene acuerdos de colaboración con otras como Motorola y Samsung. La experiencia que ellos vayan adquiriendo en el mercado japonés y con la tecnología W-CDMA va a suponer un gran beneficio para nosotros. Por ello este es un buen ejemplo que puede ayudar en el lanzamiento. Pero una de las principales diferencias es que i-Mode en Japón tiene 27 millones de usuarios y es un gran éxito por lo que la 3G tiene un gran desafío ya que los servicios y aplicaciones tendrán que ser mejores para que el usuario migre. En Europa, puesto que no existe i-Mode ni hay demasiadas aplicaciones, los operadores no tienen que superar el desafío de hacerlo mejor que el servicio anterior.

Actualmente contamos con WAP, que no se está potenciando, y GPRS, ¿cómo pueden influir y en qué sentido en la extensión de UMTS?
- Nortel siempre ha considerado WAP como la visión de los fabricantes de terminales de lo que para ellos es Internet móvil. Entre WAP, GPRS y UMTS hay una diferente concepción del negocio. GPRS y UMTS, además de proporcionar una gran capacidad de voz y datos, son más efectivos en la relación entre el coste y el servicio: el usuario va a pagar realmente por lo que reciba mientras que con WAP se paga por todo el tiempo de conexión. En las grandes ciudades donde hay una gran concentración de población ya se están produciendo problemas de saturación y falta de capacidad. UMTS y GPRS vienen a ampliar esta capacidad y también la gama de servicios.
Otro punto importante es el referido a las aplicaciones. Los usuarios están acostumbrados a Internet en la pantalla del ordenador y defrauda la visión de WAP con pantallas pequeñas y monocromas. En cambio GPRS se acerca más a la visión de Internet y a los servicios multimedia que nos proporcionan el ordenador o un dispositivo de mano. En cuanto se tenga mucha necesidad de datos GPRS no será suficiente y hará falta UMTS, que permitirá aumentar el número de servicios y aplicaciones. Ambas tecnologías utilizan los mismos equipos para los datos pero si además se añaden productos de voz, de los que Nortel es especialista, y el acceso CDMA vía radio, del que tenemos experiencia en mercados americanos y asiáticos, tenemos una combinación muy adecuada que justifica por qué entre España y Portugal tenemos cinco contratos de UMTS firmados en el último año.

Nortel presentó el pasado año la estrategia Wings of light (Alas de luz), con intenciones de aunar Internet inalámbrica y tecnología óptica, ¿qué se está haciendo al respecto?
- Un operador europeo comentó que no estaba seguro de que los usuarios se percataran de que los datos estaban aumentando su penetración. Por ello las redes de transmisión podrían tener algún problema a no ser que nos traslademos hacia la tecnología óptica en el backbone de la red. Esto es Wings of light: si hay mucho tráfico a menos que se pueda proveer al core de capacidad, no va a ser posible acometer el crecimiento en la banda ancha. Hay operadores que están alquilando Tier 1 en Estados Unidos pero esto les cuesta dinero. Algunos de ellos nos han dicho que quieren confeccionar su propia red en lugar de alquilar a las compañías telefónicas y están construyendo redes ópticas propias en áreas con densidad de población mientras que para la voz, pagan a los operadores a las compañías telefónicas. Wings of light fue una visión pero ahora es una realidad.

De cara al usuario quizás se ha hablado mucho y demasiado pronto de los beneficios de la tecnología UMTS sobre todo cuando en un principio seguramente seguirá primando la voz sobre los datos. Esta actitud se ha visto fomentada por la expectación creada por los gobiernos europeos en el tema de las licencias de 3G. ¿Ha sido una estrategia electoral y económica para sacar provecho al momento de bonanza tecnológica?
- Si se preguntara a los operadores si los gobiernos han entendido correctamente el dinero que la gente va a gastarse, los gobiernos no piensan eso; creen que los operadores móviles tienen mucho dinero y con 3G todo el mundo va a ser rico. Por eso ha habido tensión entre operadores y algunos gobiernos ya que se han cobrado ya unas sumas importantes cuando aún no se sabe la acogida que va a tener. Los gobiernos han recaudado su dinero ya mientras que los operadores aún no tienen a punto sus redes. Normalmente los impuestos se pagan en función de los beneficios.

Sonera devolvió la licencia al gobierno noruego y Xfera ha anunciado la paralización de sus actividades hasta 2003. Gobiernos como el francés están dando marcha atrás en sus planes iniciales, para favorecer así el desarrollo de la 3G al comprobar los obstáculos existentes por la falta de disponibilidad tecnológica y el alto coste de las licencias. ¿Hay posibilidades que ante la dureza de los gobiernos otros operadores sigan estos ejemplos?
- Los operadores necesitaban las licencias en 3G y han pagado las cantidades demandadas. Pero ahora la recesión está afectando también a los operadores de telecomunicaciones y todo el mundo se ha vuelto más realista. Por ejemplo ahora se está considerando buenas ideas como la compartición de infraestructuras porque en áreas rurales no es necesaria toda la capacidad de UMTS o el modelo del gobierno francés de no cobrar absolutamente todo ahora. Se están produciendo evoluciones que pueden mejorar mucho realmente.

Nortel se ha comprometido a la creación de modelos de negocio rentables para ofrecer acceso a Internet pe

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers