El valor del tiempo real en el mundo de los datos financieros

Morgan Stanley mejora sus procesos de negocio con las TI

Para Morgan Stanley, compañía de origen estadounidense y cuya filial en España se centra en las áreas de banca de inversión, mercado de capitales, gestión de activos y banca privada y personal, manejar información en tiempo real es vital, razón por la que ha confiado tradicionalmente en las Tecnologías de la Información (TI). Sus retos para este año se centran en ampliar sus servicios de valor añadido, mediante sistemas de segmentación de clientes y de herramientas de Business Intelligence, así como mejorar su eficiencia con la consolidación de sus infraestructuras, mejorando sus procesos de TI.

Surgida en los años treinta en los Estados Unidos, la compañía de servicios financieros Morgan Stanley está presente en nuestro país desde 1987, aunque no contó con representación directa mediante una oficina en Madrid hasta 1993 y no fue hasta 1999, al adquirir AB Asesores, firma independiente de servicios financieros, cuando empezó en España un enorme crecimiento de la compañía, que ha ido en todo momento acompañado de una evolución tecnológica.
Miguel Ángel Puertas, director de TI de Morgan Stanley en España, recuerda que hasta entonces, AB Asesores no contaba con sistemas de información propiamente dichos, pero, desde el momento en que la empresa, ya integrada en Morgan Stanley, decidió crear un negocio global con una red de distribución en todo el país, la evolución tecnológica ha sido enorme. “Una de las claves en la concepción de nuestros sistemas de información estriba en nuestra red de distribución. Nuestra compañía abarca diversos negocios, muchos de ellos referentes a la banca privada, aunque el área de clientes particulares es la que más recursos demanda de los sistemas de información”. En este sentido, Puertas explica que fue cuando se empezó a crear la red de distribución de oficinas cuando también surgieron las primeras infraestructuras locales, que se comunicaban por redes y precisaban de unos sistemas que debían dar soporte a toda la operativa. “En la actualidad, contamos con 31 oficinas en todo el territorio español y hemos usado distintas tecnologías, según las tendencias del mercado”.
En principio, los sistemas estaban descentralizados y las oficinas contaban con comunicaciones a través de líneas punto a punto. “Los sistemas estaban muy descentralizados porque, dado que las comunicaciones en aquella época eran caras, íbamos implantando aplicaciones a nivel local y con alta disponibilidad con el fin de disminuir el coste de las primeras. Estas líneas punto a punto se usaban incluso para realizar transacciones”.

Mayor capacidad de gestión
En 1994 fue cuando la compañía transformó la red basada en líneas punto a punto, en una Frame Relay, lo que supuso un importante salto tanto en capacidad de gestión, como en ampliación del ancho de banda y de la disponibilidad del servicio. “Incluso la gestión de la red, que se cedió a Telefónica, mejoró considerablemente”.
Asociado a este proyecto de mejora de las telecomunicaciones, comenzó en Morgan Stanley un proceso de consolidación de sistemas de información. “Unimos los sistemas que estaban dispersos en un sistema integrado, que conforma el core de nuestros sistemas transaccionales, incorporando toda la información que disponemos acerca del cliente, de los productos que le proporcionamos, etc. El resultado de esta consolidación de aplicaciones y sistemas ha redundando en una mayor integridad y control sobre la información”, apunta Puertas.
La consolidación no sólo de sistemas, sino también de infraestructuras se emprendió en 1999. “En esta época los proveedores de telecomunicaciones ampliaron su ancho de banda y disminuyeron el coste de sus servicios. Gracias a ello, optamos por consolidar los sistemas locales y suprimir el mecanismo de realizar copias en tiempo real de las bases de datos de cada oficina. En ese momento, toda nuestra infraestructura y sistemas estaban centralizados”.
El pasado año 2004 la empresa volvió a renovar sus telecomunicaciones, optando por migrar toda su red a servicios XDSL, incorporando otras prestaciones como el uso de redes privadas virtuales (VPNs), etc. “Esta estrategia se ha llevado a cabo como un intento de reducir costes en el área telco y ha tenido algunas consecuencias, como el hecho de que nos estemos orientando a los servicios web, con el fin de solventar el problema de latencia que plantean las líneas ADSL al estar compartidas por varios clientes”.
Por otra parte, la compañía de servicios financieros ha implantado tecnología IP en algunas oficinas de la mano de Cisco Systems, lo que permitirá contar con servicios de voz y datos en una línea unificada. “En los próximos meses queremos implantar una solución de contact center para proporcionar servicio a las mesas de contratación y crear un servicio virtual que permitirá que los agentes estén situados en puntos remotos”.

Un corazón integrado
El core de los sistemas de información de Morgan Stanley en España se sustenta en máquinas HP (en concreto las Alpha de la antigua Compaq) que funcionan con sistema operativo Open VMS y cuyo lenguaje de programación es Cobol. Además, la empresa cuenta con servidores Unix, sobre los que se ejecutan determinadas aplicaciones como la de contabilidad. Asimismo, existen sistemas especializados en difusión de precios y sistemas AS/400, que se usan para la gestión de carteras de la gestora. Finalmente, para las herramientas de front-end, los servidores utilizados son máquinas Wintel (servidores Windows con procesadores Intel). En cuanto al citado core que se basa en Open VMS con Cobol, Puertas explica que sus servidores llevan a cabo las transacciones en un modelo orientado a mensajes a través de un middleware.
“No tenemos muchos servidores basados en sistema operativo Linux –afirma el director de TI– aunque cada vez hacemos más pruebas y estamos incorporando en estas máquinas algunos servicios especializados, fundamentalmente de telecomunicaciones. Esto se debe a la política que nos marca nuestra corporación, que recomienda el uso de Linux para disminuir los costes de infraestructuras. Así que, en la medida en que seamos capaces, y cuando las máquinas Unix ya estén amortizadas, puede que las vayamos cambiando por otras Linux”.
El sistema integral que funciona sobre máquinas Alpha está construido sobre dos clusters que están instalados en dos centros de datos diferentes con un sistema de replicación en caliente. Ambos se comunican entre sí y con otro centro de datos interno a través de una red metropolitana (MAN) con alta disponibilidad, todo redundado y conexión en anillo. “Los dos sistemas en tiempo real están conectados en cluster en sí, pues están duplicados en el mismo edificio, y a su vez existe una replicación de los datos en tiempo real entre ambos data centers. Ambos centros de datos son externos y sus proveedores son Colt e Interxion, aunque la gestión de éstos la llevamos a cabo de forma interna. Toda esta estrategia nos proporciona un alto nivel de disponibilidad y de contingencia ante desastres”.
Miguel Puertas, apunta que, al ser su empresa de origen estadounidense, ésta se rige por unos criterios tecnológicos que provienen de la central por una parte, y desde la prop

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers