"El papel de Microsoft fue clave a la hora de organizar el desarrollo"

Pablo Maza, responsable de recursos informáticos de CajaSur

Coordinar el desarrollo de una aplicación clave del negocio ,como es la tramitación de expedientes de una entidad financiera, es una tarea ardua y complicada, difícil de conseguir si no se cuenta con las metodologías, personas y las herramientas adecuadas. CajaSur lo sabía y por eso confió en Visual Studio 2003. Hoy, cinco años después y con unos beneficios tangibles, confía en la versión de nombre en código Rosario sus desarrollos futuros.

Conseguir que el ciclo de vida del desarrollo del software y el código fuente del mismo estuvieran organizados fue el punto de partida de la relación, de ya más de cinco años de duración, entre CajaSur y Microsoft. El desarrollo de la intranet de la caja de ahorros, que da servicio a más de 3.500 usuarios entre empleados de la entidad y personal vinculado a la misma, fue el motivo para que CajaSur sopesase la utilización de diferentes herramientas de las que usaba hasta la fecha, en la medida que “la evolución de la propia intranet y la incorporación de cada vez más aplicaciones hacia insostenible la forma en que gestionábamos, hasta el momento, su desarrollo”, afirma Pablo Maza, jefe de recursos informáticos de CajaSur. “Utilizar Visual Studio 2003 –continúa– era pues un paso lógico”.
Tras estudiar diferentes alternativas en el mundo del software libre, finalmente CajaSur optó por la herramienta de gestión de ciclo de vida de desarrollo de aplicación (ALM) de Microsoft, por dos motivos principalmente. “Primero –explica Maza–, por la experiencia y el conocimiento de la herramienta por parte del personal de la caja; y segundo, por la capacidad de integración de Visual Studio 2003 con las diferentes herramientas que ya teníamos”.
En 1999, CajaSur se embarcaba en el desarrollo de una intranet que, en sus inicios, eran puras páginas ASP. En 2002, la caja decidió migrar a plataforma .Net, lo que favorecía el desarrollo de numerosas aplicaciones y, un año después, en 2004, cuando CajaSur crea un grupo específico de desarrollo de aplicaciones intranet y aplicaciones distribuidas, de 14 personas, es cuando se da cuenta de la necesidad de contar con una herramienta diferente que les permitiera, en palabras de Maza, “planificar el proceso de desarrollo, comprobar si se cumplen los plazos; y tener todos los activos de desarrollo ordenados de una manera coherente”. La apuesta fue Visual Studio 2003. Los beneficios de su uso hicieron que la compañía renovara su confianza en la nueva versión de Visual Studio 2005 y que el futuro pase por la nueva versión de la herramienta, de nombre en código Rosario.

La aplicación del éxito
Pero el verdadero caso de éxito de CajaSur fue, tal y como explica el máximo responsable de recursos informáticos de la entidad, el desarrollo de la aplicación tramitación de expedientes en la intranet, no sólo porque se trataba de la primera aplicación de negocio que se lanzaba en tecnología web sino también por la complejidad del sistema. “Hasta la fecha- puntualiza Maza-, únicamente habíamos desarrollado soluciones departamentales. Esta aplicación, que es utilizada diariamente por miles de usuarios en las diferentes localizaciones que CajaSur tiene por toda la geografía española, era la primera aplicación de negocio que la caja ponía en la intranet”.
La aplicación de tramitación de expedientes nace con un doble objetivo: por un lado, un objetivo interno de estandarizar, catalogar y mecanizar todo el proceso de expedientes; y por otro lado, avanzar en las necesidades planteadas por Basilea II.
CajaSur reconoce, en palabras de Maza, que la contribución de Microsoft Visual Studio ha sido clave a la hora de organizar el trabajo de desarrollo de la aplicación: “Gracias a los servicios ofrecidos por Visual Studio es posible trabajar ajustando los márgenes de error y mejorando notablemente la productividad general, por lo que hemos podido apreciar un mayor índice de acercamiento entre las fechas planificadas y las fechas reales de puesta en producción. Además –continúa–, al tratarse de una herramienta popular, las nuevas incorporaciones en plantilla comienzan a ser productivos casi desde el primer día, ya que eliminamos los largos procesos de formación que exigen el desarrollo de aplicaciones de otros lenguajes carentes de un entorno sofisticado y de alto nivel como VS ”.
En este sentido, CajaSur ya dirige su mirada a la última versión de Visual Studio de Microsoft, de nombre en código Rosario, con el objetivo de seguir beneficiándose de un entorno de trabajo que les garantice el éxito en el desarrollo de aplicaciones.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers