Estrategias

El pacto entre Microsoft y EE.UU. recibe luz verde

Cuatro años después de que el Departamento de Justicia y diecinueve estados norteamericanos demandaran Microsoft por incumplir sus leyes antimonopolio y comenzara uno de los casos más largos y sonados protagonizado por una compañía de informática, parece que la historia ha llegado a su fin. El pasado 1 de noviembre, Colleen Collar-Kotelly, la jueza encargada del sumario, decidió aprobar el acuerdo firmado entre el gigante del software y el Gobierno de EE.UU. (concretamente, por su Departamento de Justicia), al que posteriormente se unieron los fiscales de nueve de los dieciocho estados que en un principio demandaron a la compañía fundada por Bill Gates.
La sentencia prácticamente no modifica los principales términos del citado pacto, excepto en la prolongación del tiempo del que dispone la compañía para informar a sus competidores sobre la tecnología que integrará en sus sistemas operativos (cinco años). Una de las prohibiciones expresas es la de emprender represalias contra los fabricantes de que ofrecen productos de software competencia de los PCs que venden.
La decisión de la jueza ha sido bien acogida por Microsoft, cuyo fundador, Bill Gates, la ha tildado de “dura pero justa” y ha incidido en la idea de que permite a la compañía “seguir innovando”. Por su parte, el fiscal general del Departamento de Justicia de EE.UU., John Ashcroft, ha señalado que esta decisión “es una gran victoria para los consumidores y las empresas que pueden beneficiarse indirectamente de los términos del acuerdo”.

Más información en pág. 4

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers