El Ministerio de Cultura fomenta el acceso al patrimonio a través de las nuevas tecnologías. La informática abre las puertas de la cultura

Cine, pintura, teatro, literatura, música, danza...La inmensa producción cultural española ha encontrado en la informática su mejor aliado. Las nuevas tecnologías facilitan el acceso de los usuarios a los bienes culturales. Multimedia e Internet se presentan como las bases del esfuerzo del Ministerio de Cultura por abrir las puertas del patrimonio nacional a la población. Los Puntos de Información Cultural (PIC) se mantienen como la principal vía de acceso de los ciudadanos a las bases de datos de este Ministerio.

Televenta de entradas para espectáculos, kioscos interactivos multimedia para adentrarse en los secretos de nuestros museos y bibliotecas, acceso a través de Internet a bases de datos literarias o cinematográficas...La informática es el mejor instrumento para acercar la cultura al hogar. El Ministerio de Cultura, junto con organismos como la Biblioteca Nacional, el Museo del Prado, el Museo Reina Sofía, el Instituto de Cine y Artes Audiovisuales (ICAA) o el Instituto Nacional de Artes Escénicas y de la Música (INAEM) han puesto en marcha diversos proyectos tecnológicos con el fin de facilitar el acceso de los ciudadanos al patrimonio cultural español.

P.I.C: el inicio

En este esfuerzo, los Puntos de Información Cultural (PIC) se presentan como la primera gran iniciativa del Ministerio de Cultura. Los PIC comenzaron a mediados de la década de los ochenta con la intención de poner a disposición de los ciudadanos una gran parte de las bases de datos corporativas del propio Ministerio de Cultura. "Se realizó un enorme esfuerzo por parte de la Administración para difundir esta información cultural. Para ello se pusieron en marcha algo más de una veintena de las bases de datos, que se fueron incrementando paulatinamente", explica Tomás López Bartolomé, Subdirector de Informática del Ministerio de Cultura.

Todas las provincias contaban con un punto de acceso a las bases de datos residentes en el ordenador central del Ministerio. En aquel momento las comunicaciones desde los terminales se realizaban mediante red conmutada. Hace seis años se cambiaron las conexiones a X.25, con lo que se logró una mayor calidad y seguridad.

Los usuarios que quisieran acceder a la información residente (cine, literatura, arte...) debían dirigirse al PIC de su provincia, en donde personal especializado realizaba la búsqueda a través de la base de datos Stears de IBM.

Con la intención de acercar aún más esta información al ciudadano, hace cinco años se puso en marcha una iniciativa en Ibertext, con el objetivo de incorporar allí algunas de las bases de datos culturales. "Está claro que el sistema de videotext no ha tenido el éxito que se esperaba, por lo que esta vía de acceso a la información ha quedado muerta", comenta Tomás López.

La evolución hacia el Estado de las Autonomías también afectó al proyecto P.I.C. Hace tres años se produjo un proceso de transferencia de estos puntos de acceso a todas las Autonomías que lo desearon. Castilla-León, Castilla La Mancha, Galicia, Asturias, País Vasco, Aragón, Cataluña y Baleares acogieron la propuesta con agrado y lograron la transferencia de los sistemas, el personal y un presupuesto para las comunicaciones. "En las Autonomías que no quisieron la transferencia de los PIC desaparecieron estos puntos, puesto que se consideró que los puntos de acceso en lugares fijos van perdiendo interés ante la generalización del ordenador en los ámbitos doméstico y educativo", asegura Tomás López. En la actualidad, los PIC se encuentran situados en las Bibliotecas Públicas, puesto que de esta forma se aprovecha la conexión X.25 que tienen con el Ministerio de Cultura.

Internet: la gran apuesta

"La evolución de los P.I.C pasa por Internet. El terminal Internet ofrece al usuario la posibilidad de realizar la búsqueda de la información cultural por sí mismo. Fuimos los primeros en tener un Web en Internet haca ya casi un año". Primero empezaron en la red académica IRIS y desde octubre de 1995 se abrió el Web al público en general. Actualmente, el Web del Ministerio de Cultura (www.mcu.es) ofrece ocho bases de datos culturales: Centro de Archivos Iberoamericanos, Descripción de Fuentes Documentales de Archivos, Cine, Gastronomía, Concursos y Certámenes, ISBN, Bibliografía sobre Archivos y el Censo de Editoriales de España.

El objetivo del Ministerio de Cultura es llegar a ofrecer unas 15 bases de datos. "Llegamos a tener en los PIC más de treinta bases de datos, de las que se fueron quedando obsoletas aquellas que se hicieron por un esfuerzo de dar información, pero que no se ajustaban a los requerimientos de los usuarios". En esta apuesta por Internet, el Ministerio de Cultura espera poder ofrecer en breve imágenes junto con la información textual.

Está claro que Internet se presenta como una de las vías principales para el acceso de los ciudadanos al patrimonio cultural. De ahí que los diferentes organismos culturales apuesten por abrir emplazamientos Web. La Escuela de Telecomunicaciones de Madrid está montando otro Web para el Museo del Prado, y la Biblioteca Nacional ya tiene el suyo propio, que permite al usuario entrar en la base de datos Ariadna, con lo que hay un acceso directo a los catálogos de la Biblioteca. Además, las Bibliotecas Públicas del Estado están realizando un catálogo común que también estará disponible en Internet, con lo que los ciudadanos podrán localizar en qué Biblioteca de la red están los fondos documentales que busquen.

"La idea del Ministerio de Cultura es montar un Web realmente importante, puesto que somos un Ministerio que podemos facilitar una gran cantidad de información a los ciudadanos. Curiosamente, quitando los PIC, no se ha producido una apuesta fuerte en este sentido. La razón principal de este hecho ha sido de tipo técnico, al no existir una buena conexión entre los diferentes organismos culturales", explica el Subdirector de Informática del Ministerio de Cultura.

La cultura es multimedia

En el caso de la información cultural, la multimedia se presenta como la tecnología que ofrece mayores posibilidades. Las opciones básicas son los quioscos multimedia y la elaboración de CD-ROM. "El CD-ROM es uno de los medios más aptos para este Ministerio, debido a su soporte para la multimedia y la gran velocidad de acceso, algo que aún constituye un hándicap en Internet en el caso de las imágenes". Desde el Centro del Libro y la Lectura, que publica periódicamente el ISBN en este soporte, pasando por la Biblioteca Nacional y hasta llegar al Museo del Prado, se está explotando las posibilidades que ofrece el CD-ROM en la cultura. "El CD-ROM es ideal para popularizar la cultura, puesto que está experimentando una rápida generalización en la sociedad. Hace tiempo hubo un intento por parte del Ministerio de Cultura de realizar un patrón para los CD-ROM de este Ministerio, pero el proyecto se vino abajo por las diferencias de requerimientos entre los distintos organismos productores de la información", asegura Tomás López.

Los quioscos multimedia encuentran su mejor emplazamiento en Museos y Bibliotecas. Tanto el Museo del Prado como el Reina Sofía han puesto en marcha proyectos basados en la instalación en sus sedes de puntos de información multimedia. Pero, por el avance que ha supuesto, destaca especialmente el que se ha llevado a cabo en la Biblioteca Nacional con la creación del Museo Interactivo del Libro. En la realización de los sistemas han colaborado Producciones Interactivas (Móstoles Industrial) de El Corte Inglés, Informática El Corte Inglés e Investrónica. Durante más de un año se realizó todo un trabajo de digitalización de más de 9.000 imágenes y la producción de 600 fotografías, cinco horas de vídeo y 2.000 gráficos. A través de diferentes sistemas multimedia los usuarios pueden conocer toda la histor

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes