El Grupo VIPS continúa invirtiendo en tecnología

Implanta una red SAN para hacer frente al despliegue de servidores

Adaptarse a los avances tecnológicos y sacar partido a los beneficios que estos ofrecen, ha sido siempre una norma a seguir para el Grupo VIPS. Pionero en la adopción de Windows 2000, proyecto que incluyó la implantación de una robótica de cintas de backup, así como la actualización del hardware y el software de la compañía, en esta ocasión ha decidido instalar una red SAN para hacer frente al aumento de sus servidores, resultado del gran crecimiento del grupo.

Con más de 25 años de experiencia, el Grupo VIPS se ha convertido en una de las referencias para el sector de la hostelería y el comercio en España. En los últimos años, el gran crecimiento del grupo, dentro del que se integran 13 marcas que atienden diariamente a 90.000 clientes, le ha hecho pasar de los 200 establecimientos que tenía hace tres años a los 320 actuales, que pasarán a ser 500 el año que viene.
Hace unos tres años, la compañía decidió actualizar su hardware, cambiando los equipos de los usuarios que tenía en renting con Informática El Corte Inglés (IECISA), por unos nuevos. Sin embargo, decidió aprovechar ese cambio para actualizar también la plataforma software, migrando su plataforma de Windows NT a 2000, con Active Directory; implantando una robótica de cintas de backup y actualizando el resto de las aplicaciones de la mano de este proveedor. Un proyecto cuyo desarrollo e implantación duró unos tres meses, en el que participaron cuatro personas, y que permitió a la compañía modernizar su plataforma y disfrutar de un mayor y mejor control de la seguridad de los puestos de trabajo, puesto que las políticas de seguridad local no funcionaban como era de esperar.
El Grupo VIPS, al que siempre le ha gustado estar bastante actualizado, fue uno de los pioneros en la implementación de Windows 2000, que supuso “un cambio importante y poco traumático”, según José Miguel López, gerente de Redes y Comunicaciones de la compañía. En esta migración, como novedad, se incluyeron políticas de seguridad bastante exigentes con los usuarios. “La satisfacción que tenemos desde entonces es bastante alta y esperamos migrar a Windows Server 2003 a medio plazo, porque conlleva muchas implicaciones”, añade.
La parte de desarrollo de la migración a Windows 2000 consistió en hacer un laboratorio para simular lo que tenían en NT y migrar a 2000, sacando los procedimientos para luego poderlo hacer en producción. “Primero se hizo la migración de los servidores y después se generaron políticas de seguridad y Active Directory para los usuarios, dependiendo del perfil de usuario en cuestión, una tarea mucho más tediosa. Una vez definido todo esto, se procedió al despliegue de todas las máquinas, que en total eran 250”, apunta López.
La segunda parte del proyecto se centró en la integración de robótica de Storagetek. “Nos encontramos ante la problemática de que había aumentado nuestro número de servidores y cada servidor tenía su propio sistema de backup aislado con sus cintas, lo que representaba una gran descentralización de los backups”, comenta López. Asesorados por IECISA, hicieron una integración mediante un servidor TSM, e instalaron una librería STK L180 de Storagetek, en la que tienen albergados todos los backups de los servidores 2000 que tienen.
Refiriéndose a esta solución –con soporte de Microsoft, IECISA e IBM, por la parte de Tivoli– José Miguel López subraya que, “nos ha dado muchísimas satisfacciones en el sentido de que es un backup desatendido completamente, con unas planificaciones que se ejecutan automáticamente todos los días. Nos ha aportado rapidez y descongestión del servidor. La única intervención normal es a través de un operador porque tenemos establecido el sistema Disaster Recovery Media, por tanto, toda la información que tenemos en el robot está duplicada fuera de él y el operador debe sacar las cintas que pertenecen a la doble copia”.
El fuerte crecimiento del número de establecimientos del Grupo VIPS, con el aumento que eso conlleva de ordenadores conectados a la red y los servicios centrales, ha generado nuevas necesidades, nuevas aplicaciones, nuevos servidores, etc., aspectos que complican la labor del administrador a la hora de dimensionar un servidor. “Llegó un momento en el que estábamos haciendo un gran despliegue de servidores y nos encontramos con el problema de que era bastante difícil dimensionar el espacio en disco, ya que al ser un servicio nuevo en muchos casos no sabíamos cómo podían crecer esas bases de datos, y por otra parte, el espacio que teníamos aquí para el Centro de Proceso de Datos era bastante reducido. Tanto servidor nos estaba comiendo espacio”, explica López recordando la situación que atravesaba la compañía en aquel momento.
Para corregir esta situación, la compañía se puso en contacto con IECISA y Storagetek para la implantación de una red SAN (Storage Area Network). El desarrollo del proyecto, que se realiza entre junio y julio de 2002 y se ejecuta en septiembre del mismo año, corrió a cargo de IECISA, mientras que la implantación del mismo la hizo Storagetek, bajo la dirección de Informática El Corte Inglés.
“Desde el principio decidimos establecer una SAN con mucho almacenamiento de disco y un número determinado de servidores, así como hacer una asignación inicial a estos servidores, pero que fuera muy dinámica, para poder redimensionarla fácilmente”, comenta López.
La SAN –un modelo STK D178– almacena todos los datos de la compañía, por tanto es preciso que esté muy reforzada y que todo esté redundado, puesto que “no podemos permitirnos el lujo de que se caiga la red”. Asimismo, está redimensionada –su capacidad libre actualmente es de 420 Gb- y preparada para meter cuatro servidores más dentro de un par de años, si así lo requiere la compañía.
“Para garantizar la máxima seguridad –explica López– todos los servidores llevan doble tarjeta de fibra óptica. Cada uno de los cables va a un switch distinto y cada uno de éstos switches está unido a dos controladores distintos de la SAN. Esto impide que haya un punto de fallo, ya que si se rompe una tarjeta automáticamente el servidor balancea a la otra; si se rompe un cable, el servidor automáticamente se va a otro; etc. Asimismo, nos ofrece un balanceo de carga. Cada uno de los switch va a una controladora distinta de la SAN”.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers