El gran concurso de la GISS no corre peligro

Con la llegada del nuevo ministro de Trabajo e Inmigración, perteneciente a la UGT, se abren nuevos interrogantes para los proveedores de TIC respecto a cómo analizará y decidirá sobre las denuncias de representantes sindicales de ese ministerio referidas a supuestas irregularidades en los procesos de contratación y adjudicación en el ámbito de la Gerencia de Informática de la Seguridad Social (GISS). La preocupación de los proveedores está polarizada por el temor de que debido a esas denuncias pudieran suspenderse o retrasarse en demasía las adjudicaciones del gran contrato por servicios informáticos a gestionar por la GISS –por dos años, más otros dos de prórroga, por un importe de 197 millones de euros– en el que tienen depositadas muchas de sus esperanzas para arreglar lo mejor posible las cuentas de resultados. Estas expectativas anidan en buen número de proveedores, teniendo en cuenta que el concurso está dividido en once lotes y que, para optar a cada uno de ellos, pueden formalizarse acuerdos entre varias compañías. Para tranquilidad de todos ellos, habrá que decirles que el concurso, sí o sí, tiene que seguir adelante porque se trata, nada menos, que de una asistencia técnica imprescindible, y vital, por la carencia, en la GISS, de recursos humanos propios para cubrir idóneamente todas sus necesidades. Aún en el supuesto de que cambiaran al actual secretario de estado, Octavio Granado –algo improbable, por el tiempo que queda de legislatura– de quien depende la GISS, están obligados a realizar las contrataciones. Es el estado de necesidad el que empuja la decisión. Sigue el foco en la GISS.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers