El final de la crisis

La crisis del sector informático ha terminado. Así de categórico, así de simple. No lo decimos nosotros; lo dice -con mucha precaución, eso sí- la Asociación Española de Empresas de Tecnologías de la Información (SEDISI).

El sector informático creció en 1994 un 7,4 por ciento, gracias al extraordinario comportamiento de las ventas en el último trimestre del año pasado. El dato, por excesivo, se antoja a muchas empresas difícil de creer. Pero las cifras de SEDISI están ahí, pese a que la misma Asociación pide prudencia en su utilización y aconseja manejar un 6 ó 6,5 por ciento como cifra de evolución más ajustada a la realidad.

El Ranking COMPUTERWORLD, que por cuarto año consecutivo edita este semanario, y que recoge en sus páginas la facturación de las 100 mayores empresas del sector, arroja resultados globales en la misma línea; crecimiento del mercado interior en torno al 8 ó 9 por ciento y facturación global superando la barrera psicológica del 10 por ciento. Teniendo en cuenta la desviación al alza que suele producirse en un trabajo de este tipo (por la tendencia de las empresas a inflar sus datos económicos con el fin de mejorar su posición en el Ranking), el resultado es coherente con el aportado por SEDISI.

Lo realmente sorprendente en este caso es que la contundencia de las cifras macroeconómicas no se corresponde con la percepción general que del mercado tienen las empresas que en él participan. La tristeza generalizada en el sector contrasta con la recuperación que apuntan las cifras de coyuntura, justificada por el crecimiento de las ventas en el cuarto trimestre del año, en el que el hardware creció por encima del 20 por ciento, el software superó el 13% de incremento y los servicios aumentaron un 6,6 por ciento. Curioso mercado, el español, en el que el hardware se mantiene como el segmento de mayor crecimiento, en contra de las tendencias registradas en el resto de Europa.

En cualquier caso, hemos llegado, siempre según SEDISI, al final de la crisis, iniciándose ahora una nueva etapa de recuperación del mercado que, en ningún caso, supondrá la vuelta a los índices de crecimiento que se experimentaron en épocas pretéritas.

En el camino, como en cualquier viaje hacia la recesión, han quedado multitud de empresas, las más débiles, las que no han sido capaces de adaptar sus estructuras a los nuevos tiempos.

La peor parte de la reestructuración la ha llevado el colectivo de profesionales informáticos. El empleo ha registrado caídas históricas (en 1994 se redujo la plantilla de las empresas del sector en un 7,5%) y la informática ha dejado de ser aquel negocio en el que las empresas se enfrentaban a problemas de excesiva rotación de personal y excesivos sueldos, para pasar a preocuparse de excesivas indemnizaciones. La buena noticia es que empieza a vislumbrarse, según SEDISI, una moderación en la caída del empleo, anticipándose posibles crecimientos durante el presente año.

Al final, la crisis ha terminado tal y como se inició: sin ruido, tímidamente, sin el preceptivo preaviso. Mientras tanto, el sector, sin acabar de creer lo que las cifras evidencian, se ha transformado en algo distinto. Ya no volverá a ser lo que era, pero lo que está claro es que la industria informática nacional es hoy un sector fortalecido, maduro, reestructurado, adaptado a la demanda, y capaz, a las pruebas nos remitimos, de aguantar nuevos descalabros económicos.

Al tiempo.

Premios COMPUTERWORLD

Un año más, la Redacción de este semanario ha querido reconocer la labor de aquellas personas empresas, instituciones y organismos que durante el pasado ejercicio 1994 han contribuido a la consolidación del sector informático español con la concesión de los Premios COMPUTERWORLDen sus distintas categorías. Entre los aspectos que se han contemplado más interesantes se encuentran, por ejemplo, el esfuerzo que han tenido que realizar para no sólo afrontar la crisis, sino para salir de ella con una gran esperanza en este año que empieza. A la Redacción de ComputerWorld le hubiera gustado poder premiar a muchas más, a todas aquellas personas y empresas que han hecho posible, que el sector informático español abandone unos años marcados por la crisis, pero los premios solo pueden recaer en diez. Diez profesionales y empresas del sector que han sido elegidos tras una ardua y exhaustiva labor de análisis realizada por los miembros de esta Redacción.

El objetivo primordial que este semanario se marcó cuando vieron la luz en 1991 los Premios COMPUTERWORLD -coincidiendo con el Décimo Aniversario de nuestra presencia en España- no fue otro que apoyar, mediante el reconocimiento público que supone la concesión de los Premios que llevan el nombre del periódico, a aquellos profesionales y empresas que han creado un sector dinámico y capaz de evolucionar de acuerdo con las tendencias de mercado. A todos ellos, nuestra más sincera enhorabuena.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers