El factor del éxito: Networking

No hace mucho tiempo las empresas percibían a otras compañías, incluso a los socios, básicamente como un potencial competidor y eso era considerado como un signo de fortaleza empresarial. Esta ley de los más poderosos lo dictaba todo: actividades de cooperación, acuerdos, contratos y relaciones con los proveedores. Mientras esto sucedía, sin embargo, el mundo de la industria de automoción ha llegado a ser mucho más complejo y más rápido.
Hoy, no son las compañías las que compiten unas contra otras, sino las cadenas que crean valor añadido y que, a su vez, se extienden mucho más allá de las esferas de influencia de las empresas individuales. Llevando un nuevo modelo de automóvil al mercado por delante de los competidores significa optimizar la cadena de producción por completo, desde los pequeños proveedores hasta el ensamblaje de componentes, desde el desarrollo de los diferentes departamentos hasta la logística.
En el futuro, éste será el único enfoque posible en la manufactura que asegurará el cumplimiento de los plazos y fechas de entrega, a la vez que se consigue reducir los costes. Supplier Relationship Management o SRM –el término técnico para la gestión de relaciones con los proveedores– es aquí un factor mucho más decisivo que la gestión de la cadena de suministros (Supply Chain Management o SCM). La SCM es siempre implementada desde la perspectiva del fabricante, buscando optimizar su propia cadena de suministro. Por el contrario, SRM es un enfoque con una perspectiva mucho más amplia e interconectada. Aquí, el énfasis está en las perspectivas –y naturalmente también en los intereses– de todas las compañías que participan en la creación de valores añadidos, y estos intereses deben ser coordinados y equiparados.
Estas formas de pensamiento empresarial tan interconectadas e integradas no pueden ser planeadas o emuladas por un software que sigue una línea modular diseñada para conducir y controlar el progreso de la cadena de suministro. La demanda es para una plataforma de Internet que es accesible para cualquier usuario dentro de esa cadena. En esa plataforma es posible poner en práctica aquellos factores que están definiendo y determinando el futuro de la industria de automoción: el rápido intercambio de datos e información, la interacción y combinación de los procesos centrales, además de la ingeniería.
Este cambio en perspectiva es un claro ejemplo de cómo el dialogo colaborativo entre los promotores de las nuevas tecnologías y sus usuarios puede ayudar a las buenas prácticas y procesos evolucionar y convertirse en la manera más aceptada de realizar negocios, dentro de un determinado sector. En el pasado, las necesidades y opiniones de los usuarios finales tuvieron un papel secundario a favor de la innovación y en muchos casos esto ha llevado al fracaso, como el aterrizaje forzoso de la industria ‘punto com’ ampliamente demostró. Aquellos proveedores de tecnologías que reconocieron esto desde el principio ahora son líderes en sus respectivos mercados.

Jörg Mieger, CEO de SupplyOn AG

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers