El coste de la supervivencia

Los proveedores de nuestro sector tienen que tener muy claro que la recesión impone una brutal transformación de las reglas de juego para conseguir contratos, y rompe las tendencias de los cálculos de crecimiento que, con más o menos dificultad, se venían convirtiendo en realidad. Bajo este grave condicionante, se planifican estrategias y modulan previsiones que, según el momento actual de cada compañía, pueden oscilar desde aquellas que frenarán o crecerán muy poco en la cifra de beneficios; pasando por las que se conformarán con ganar menos; hasta llegar a las que están haciendo diabluras cabalísticas para encontrar una fórmula que les permita hallar, con la mayor precisión posible, el coste de su supervivencia, para arbitrar las medidas pertinentes, y urgentes, que ayuden a suavizar o evitar el descalabro. Y son las comprendidas en este último apartado las que, acuciadas por la necesidad, intentan superar a sus competidoras, sean quienes sean, en el pulso –actualmente inevitable– en reducciones de precios que llamen la atención. Todas las compañías están abocadas a hacer generosas concesiones en el capítulo de precios porque las circunstancias mandan y, además, el usuario se lo exige. Sin embargo, la dificultad para el usuario, en una coyuntura que le favorece, es darse cuenta de qué compañías hacen extraordinarias ofertas porque es el coste obligado que han previsto para intentar lograr su supervivencia. Conseguir los contratos es lo urgente e importante; cumplirlos bien es accesorio y, de momento, no se contempla. No se fíen porque, siendo compañías de servicios, puedan tener mil empleados –que los tienen– o varios miles. Vengo señalando a amigos que me preguntan estas situaciones, y han tenido ocasión de comprobarlo. Han acertado no contratando esas fabulosas ofertas. Los de la supervivencia son persistentes, y lo siguen intentando.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers