Estrategias
Servicios

"El concepto "propiedad intelectual" todavía no se entiende en España"

Jordi Pons, presidente de Business Software Alliance (BSA)

Desde 1988, la BSA representa a los fabricantes de software líderes del mundo ante gobiernos y consumidores en el mercado internacional. Compuesta por los grandes del software la organización pretende educar a los usuarios informáticos sobre los derechos de autor del software, y el delito que conlleva su infracción. Aunque se ha conseguido bajar dos puntos en los índices de piratería, España continúa a la cola de Europa. Para ello, y con el objetivo de bajar otros tantos para 2003, la organización se plantea aumentar la colaboración con los Ministerios de Cultura, Justicia e Interior.

El estudio anual de piratería recoge que los índices de piratería continúan aumentando en Europa Occidental, llegando al 37 por ciento, lo que supone 2.700 millones de dólares de pérdidas para la industria del software. ¿A qué se debe este incremento?
- La estimación que hacemos en Europa es que todos los países creen que habían llegado a su límite de comunicación y de educación y se habían relajado en estas políticas. Tanto desde el punto de vista de la BSA como de las directivas europeas de los últimos años hay habido una cierta relajación en la aplicación de ley. Esto ha generado que el índice de piratería haya aumentado dos puntos. Creo que es debido a que no se han hecho esfuerzos de comunicación importantes en la realidad del software pirata y en las consecuencias de este para las empresas, que son muchas. Este informe se ha hecho sobre el software profesional y para ello se ha mirado a las empresas. El índice ha aumentado ligeramente mientras que España ha disminuido como consecuencia de las políticas que se han aplicado.

Sí, pero España es uno de los países con los índices más elevados de piratería, con el 49 por ciento este año.
- El año pasado hubo 51 por ciento y este año, 49. No es una disminución significativa sino una tendencia. En ambos casos continuamos hablando de que es la mitad del software de los ordenadores de España es ilegal y eso es mucho. De cada cuatro programas que hay en un ordenador, dos son ilegales. Es un índice muy alto y estamos a 16 puntos de diferencia con Europa. Y eso quiere decir que estamos en la cola de Europa, por delante de Grecia que tiene más del 60 por ciento. Según un informe de PricewaterhouseCoopers, si nos acercáramos a la media europea, es decir, al 27 por ciento en tres años, se crearían 44.000 puestos de trabajo directos. La piratería no es sólo una pérdida para las compañías sino también para la economía de las tecnologías de la información en general. Menos negocio en software significa menos puestos de trabajo, menos capacidad de I+D, menos inversión en nuevas tecnologías. De media, las compañías de software dedican un 20 por ciento de sus ingresos a I+D, generando nuevas herramientas y programas y mejorando los productos. Si la mitad de software es pirata quiere decir que se destina la mitad de la inversión en I+D, o sea que estamos caminando a la mitad de velocidad.

¿Es un problema de falta de concienciación?
- La pequeña y mediana empresa no sabe que al hacer una copia se está infringiendo un delito contra la propiedad intelectual, que se está cometiendo un delito. Desconoce que puede tener una multa de hasta 200.000 euros o cuatro años de prisión por utilizar o por copiar software ilegal. Y lo ignora porque no se preocupa de la gestión de sus licencias de software. El 33 por ciento de las empresas desconoce que el software está regido por licencias de utilización. Hay un 30 por ciento que sabe que existen pero la revisa muy de tanto en tanto. Las empresas están robando la propiedad intelectual que supone el software para ser más productivos. Si se quitara todo el software ilegal que tienen las empresas, ¿podrían vender, producir? Algunas seguramente no. La gente está informada de que existe la piratería pero no sabe qué consecuencias suponen para ellos y para la economía.

¿Qué se pone en peligro con la piratería?
- Otro ámbito es el de la seguridad porque un software copiado es un software que se ha crackeado la protección, que alguien lo ha manipulado el código fuente. Y ya no es un software fiel a lo que creó el fabricante por lo que puede haber funcionalidades que no existan, además que pueden haber introducido algún tipo de mal funcionamiento o de virus que se pueda introducir en el sistema informático de la empresa. Y el tercer ámbito que se pone en peligro sería el macroeconómico, con el decaimiento que hay en la inversión en I+D debido a la piratería. Además todo el software que no se vende no se paga y tampoco se recaudan los impuestos. Hay un efecto muy grande en desarrollo y competitividad de las tecnologías de la información. Si no hay inversión en I+D no se adapta tecnológicamente y tampoco se da un aumento en la productividad y en la competitividad. Esto se da en un país como España, que no tiene muchos fabricantes importantes y que además es la que vende el software más barato que encima es el que está más pirateado.

¿En qué sectores se registra más uso del software ilegal?
- Desde la BSA se está trabajando mucho con la pequeñas y la mediana empresa porque es un sector que necesita una cultura más elevada de tecnologías de la información, de informática y de propiedad intelectual. Porque en la pyme difícilmente hay un director de informática o un departamento de informática para gestionar las licencias. Hay más piratería en los sectores en los que el software es más estándar, mientras que el índice decrece cuando requiere de una localización o personalización. También hay que destacar un aspecto, que es la piratería que hay en el canal de distribución, que incluyen software ilegal en el hardware.

Desde la BSA ¿qué tipo de actuaciones se están llevando a cabo?
- Las políticas de la BSA se basan en diferentes ámbitos. Por un lado la concienciación, en el que estamos haciendo campañas de marketing en las que explicamos a las empresas que la propiedad intelectual del software se ha de respetar. También estamos promoviendo un certificado de AENOR que avala el uso de software legal en las empresas y también la gestión de las licencias, buscando la eficiencia en la inversión del software. Con un software con licencia se cuenta con el soporte que el fabricante da a sus clientes: la adecuación del software que compras, el soporte postventa. También se compra la posibilidad de tener las actualizaciones de la aplicación a un precio más económico, ya que habitualmente es el 10 por ciento del precio total. Estás comprando la tecnología del fabricante de software que has elegido como proveedor. Y la personalización, que haga las funciones que quieres.
Asimismo trabajamos en el ámbito del refuerzo de la legalidad, lo que supone que en casos flagrantes ayudamos a la policía y a los jueces a que puedan aplicar la ley. Ahora estamos buscando sinergias con diferentes Ministerios (Cultura, Interior y Justicia) para que se pueda educar y concienciar a las empresas en el uso de software legal y también se pueda trabajar en la aplicación correcta de la ley. Estamos trabajando para suministrar al Ministerio de Justicia herramientas que les permitan evaluar y gestionar los casos de pira

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers