El ciudadano está cada vez más sensibilizado en el respeto a sus derechos

Juan Martín Casallo, Director de la Agencia de Protección de Datos

Si un tema resultó polémico durante el pasado año éste fue la promulgación, por parte del Gobierno, de la Ley Orgánica de Regulación del Tratamiento Automatizado de Datos Personales, LORTAD.

El reciente nombramiento del Director de la Agencia de Protección de Datos es un paso más en el cumplimiento y puesta en marcha de la LORTAD. Aunque todavía no ha conseguido ser plenamente operativa, en parte por la novedad que ésta legislación supone y en parte por el escaso control que existe en nuestro país sobre los ficheros de datos personales, su existencia va a permitir asegurar los derechos al honor y a la intimidad de todos los ciudadanos.

Esta ley, reclamada reiteradas veces desde distintos sectores de la sociedad como algo necesario e imprescindibles para acabar con los abusos y la indefensión del ciudadano frente a la utilización de sus datos personales, y que en los sucesivos borradores elaborados por el Gobierno, no satisfizo a casi nadie, está iniciando ahora el desarrollo de su reglamento y el primer paso que desde las altas instancias de la Administración se ha dado para ello ha sido la creación de la Agencia de Protección de Datos y el nombramiento de su Director. Este organismo se convertirá en la institución a la que los ciudadanos elevarán sus reclamaciones y que vigilará el cumplimiento del reglamento que desarrolla la propia Ley.

Será necesario esperar hasta el último trimestre del presente año para saber si su funcionamiento y sobre todo el ejercicio que haga de sus atribuciones, satisface a los diferentes interlocutores sociales, como a la Comisión de Libertades e Informática, CLI, o la Asociación Española de Marketing Directo, que han estado a lo largo del pasado año luchando por incorporar sus reclamaciones, tanto en la Ley como en su posterior reglamento.

¿Qué es la Agencia de Protección de Datos y cuáles son las misiones que tiene encomendadas?

- La misión fundamental es la que establece la Ley Orgánica de Regulación del Tratamiento Automatizado de Datos Personales, LORTAD; vigilar todo tratamiento automatizado de datos personales de forma que no invada la intimidad y el honor del individuo, y que le permita ejercitar una serie de derechos relativos a la misma. Por ello la misión general de la Agencia de Protección de Datos es facilitar a toda persona el ejercicio de los derechos que la LORTAD le reconoce, derechos como el de información, de acceso al registro, de cancelación, de rectificación de los datos que sean necesarios porque son incorrectos, etc....

¿Realmente al ciudadano de a pie le preocupa la existencia de unos listados de datos personales que pueden ser utilizados por terceros?

- Pienso que todo esto forma parte de la cultura de los ciudadanos. De momento no sabemos si le preocupa o no al ciudadano por una sencilla razón, porque es una función nueva y no sabemos que resultado va a dar. El ciudadano cada día está más sensibilizado por el respeto a los derechos de su persona, desde el momento en que la LORTAD garantiza y facilita el respeto de parte de estos derechos, va a estar interesado en su conocimiento y su existencia. Sin embargo, es necesario ir forjando una conciencia del ciudadano con respecto a éstos derechos, porque no son nuevos pero con la aplicación de la ley van a poder ejercitarlos.

¿Cuáles son los primeros pasos que la Agencia tiene que dar, y con qué criterios?

- Los primeros paso son múltiples y de todo orden. En primer lugar la Agencia tiene que nutrirse de un personal que la sirva y que haga posible la tutela efectiva de los derechos que la Ley reconozca. Tiene que dotarse de un edificio propio que ratifique en apariencia lo que es una realidad, la independencia de cualquier poder público. Tenemos también que conseguir los medios económicos suficientes para la adquisición del material necesario para el cumplimiento de nuestros fines. Debe igualmente impulsar el desarrollo reglamentario de la Ley porque si no se la desarrolla y complementa con un reglamento es inaplicable, pues toda la Ley es una continua remisión a un posterior reglamento en materia de ejercicio de derecho. Estas serían las primeras prioridades de la Ley para que la Agencia pueda ponerse en marcha. También se necesita, como primer paso, la inscripción en los registros de la Agencia de todos los ficheros de datos personales, tanto públicos como privados. Sin éstos datos, difícilmente podremos facultar al ciudadano la realización de sus derechos.

Y por último, todo ello con un criterio de ponderación, de equilibrio y de mesura, y a la vez eficazmente. El que nosotros seamos ponderados en la aplicación de la Ley, no significa que tengamos que ser ineficaces porque no tutelemos los derechos que la Ley nos encomienda.

¿Coinciden los contenidos y funciones de la Agencia de Protección de Datos con los requisitos que desde distintos estamentos como la Comisión de Libertades e Informática, CLI, se han venido reclamando en los últimos meses?

- La Agencia tiene que ser un organismo vivo y que sirva al ciudadano, le suministre información, que atienda sus peticiones y resuelva sus reclamaciones. Por lo tanto no podemos estar de espaldas al ciudadano. Lo que sí me gustaría señalar es que todas las funciones las tiene que cumplir equilibradamente y de forma exquisita, sin hacer dejación de sus derechos pero tampoco entrando en los sitios de mala manera.

La LORTAD era una Ley necesaria, sin embargo, ¿su entrada en vigor va a terminar, definitivamente, con los abusos que se estaban cometiendo en el tratamiento y manipulación de los datos?

- La Agencia ha nacido con la única voluntad de hacer cumplir la Ley. Todo lo que la ley regule, toda la materia propia es cometido, misión de la Agencia, hacerlo cumplir. Por lo tanto, si ésta persigue, entre otras cosas, corregir abusos informáticos que supongan intromisión en el honor y la intimidad de las personas la Agencia tendrá que corregir todo abuso informático que conduzca a la violación de éstos derechos.

¿ La existencia de ésta Ley va a evitar los abusos o realmente la correcta utilización de los datos personales es más una cuestión de educación que de legislación?

- Es un poco una unión de los dos elementos. Existirán ciudadanos que con la mera existencia de una ley la acaten y la acepten voluntariamente y casi se autorregulen para su cumplimiento. Existirán otros ciudadanos que la cumplirán porque existe la Agencia y ésta les da medios suficientes para llevar a cabo su trabajo dentro del marco de la ley, y por último, existirán otros ciudadanos que traten de incumplir la ley aún existiendo la Agencia y será nuestra obligación tratar de que la cumplan, incluso a la fuerza haciendo uso de los procedimientos sancionadores que se contemplan en la LORTAD.

¿Cuál es la situación de la legislación española dentro del panorama del resto de los países europeos?

- Dentro del panorama europeo, la situación de la Agencia española es normal. Todos los países tienen una ley y un organismo encargado de velar por su cumplimiento. No sé todavía en que nos vamos a diferenciar de otros países porque en este momento desconocemos hasta donde van a ir nuestras funciones, no sabemos cuántos registros de datos personales automatizados existen en nuestro país, ni quienes son sus propietarios.

Lo sabremos dentro de un año, y ésta indefinición del contenido real de la Agencia, de cuantas reclamaciones vamos a atender, cuantos ciudadanos se van a acercar a nosotros para que les tutelemos en el ejercicio de sus derechos. Todo esto es un interrogante, y lo condiciona todo.

El número de funcionarios con los que se pondrá en marcha la Agencia, cuántos metros tenemos para instalarnos, qué sistemas informáticos necesitaremos, estará en función de los registros existentes. Pero como no sabemos lo

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes