El CIO ante el desafío de optimizar los procesos de negocio

La responsabilidad de los CIOs hace ya un tiempo que dejó de ceñirse exclusivamente a las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) en sí mismas. Ligar éstas a los procesos de negocio de sus organizaciones es una máxima obligatoria para estos directivos en la actualidad, pero, ¿están éstos preparados para asumir su nuevo papel? Y, ¿ya están acometiendo esta nueva filosofía centrada en la mejora de los procesos?

La necesidad de alinear definitivamente las TIC con los procesos de negocio de las organizaciones, así como el papel que los directores de sistemas de información (CIOs) deben ejercer en este sentido fueron los principales temas debatidos recientemente en una mesa redonda organizada por ComputerWorld y en la que participaron destacables representantes de este ámbito, como Francisco Calvo Vicente, socio director de consultoría de negocio de Atos Origin, Alejandro Alonso, director de planificación y estrategia de HP España, Jaime García, director de análisis de IDC España y Mariano Galán, responsable de marketing de productos de empresa de Vodafone España.
Como aseguró en el encuentro Alejandro Alonso, de HP: “En los últimos años los CIOs se han ido percatando de que, ante la expansión de sus empresas y los nuevos retos a los que éstas se enfrentan en el mercado, deben responder de forma diferente y asumir directamente la mejora de los procesos de negocio a través de las TIC”. Una opinión compartida por Francisco Calvo, de Atos Origin, quien añadió que “los CIOs ya son conscientes de que deben poner mayor foco en la optimización de los procesos, tanto tecnológicos como de negocio, para una mejora última de este negocio”. Eso sí, apostilló que, “a pesar de haber mantenido la inversión en los dos últimos años en tecnología e infraestructuras, en general –aunque depende del sector del que se hable–, estos directivos aún no han acometido esta nueva visión de focalizarse hacia los procesos. Sólo es necesario realizar un cambio de mentalidad y, además, en el mercado existen múltiples herramientas, como el BPM (Business Process Management) que facilitan la consecución de esta estrategia, automatizando muchos procesos de las organizaciones”.
Para Jaime García, de IDC, “el interés de los CIOs por los procesos es evidente y una vía para buscar la eficiencia empresarial, de la que es un buen ejemplo el sector de la banca, aunque, por otro lado, ésta debe dejar de pensar desde un punto de vista transaccional a otro plenamente basado en los procesos”. Eso sí, señaló que en otros sectores esta estrategia no está tan clara. “Además, en muchas empresas basadas en una estructura departamental es difícil poner en marcha una estrategia basada en los procesos”. García también recordó que en muchas ocasiones son las áreas de negocio las encargadas de definir los nuevos procesos y no las de tecnología, que se limitan a implementarlos con las herramientas pertinentes.

La pyme ante los procesos
Por su parte, Mariano Galán, de Vodafone, recordó que “España es un país compuesto fundamentalmente por pymes. Y no hay que olvidar que el crecimiento que han experimentado muchas de estas empresas no está soportado por la tecnología, pues éstas, si los usan, utilizan sistemas generalmente arcaicos”. Eso sí, según Galán, la tecnología y la mejora de los procesos irá entrando en este segmento paultinamente: “Sólo hace falta que las pymes se percaten de la utilidad de la tecnología para su negocio. Y esto ya sucede con la movilidad. Un claro ejemplo de ello es el uso que da un grupo de ganaderos asturianos a sus dispositivos móviles, con los que pueden acceder en tiempo real a los análisis de la leche que realiza un laboratorio, lo que repercute en sus ingresos mensuales”.
En realidad, este cambio en las pymes, sólo es, según Francisco Calvo, de Atos Origin, “cuestión de falta de madurez”. Máxima compartida por Jaime García, de IDC, quien sentenció: “En la pyme aún estamos en una fase previa, en la que se empiezan a automatizar muchos procesos; pero está claro que las ventajas de agilizar los procesos mediante las TIC son significativas, y un claro ejemplo de ello es, en efecto, la tecnología móvil”.

Mayor conocimiento del negocio
Lo que ocurre, según Mariano Galán, de Vodafone, es que “los profesionales de sistemas de información deben tener más conocimientos sobre el negocio de su empresa; debe convertirse en su obsesión, y no sólo la del CIO, sino la del resto de los trabajadores del departamento de TI. De hecho, lo que ocurre en muchas ocasiones es que sólo el CIO ve qué herramientas tecnológicas podrían revolucionar los procesos, y sería deseable que también lo vieran los demás profesionales del área de TIC”. De hecho, según Alejandro Alejandro Alonso, de HP: “Los CIOs también necesitan cambiar a sus bases y preparar al resto de su equipo para que entienda mejor el negocio de su organización”.
En definitiva: “Los CIOs deben convertirse en agente de cambio de sus organizaciones, y esto también implica formar a su propio personal”, sentenció Galán, de Vodafone. Por su parte, Francisco Calvo, de Atos Origin añadió: “Aún les falta liderazgo a los CIOs, pero ya estamos en proceso de cambio. Además, en otros departamentos ocurre algo similar. Los comerciales, por ejemplo, también tienen que prepararse para los cambios en los procesos. Por otro lado, un aspecto que puede ayudar a estos directivos a acometer esta nueva filosofía es la externalización de determinados procesos”.
Además, según García, de IDC, “estamos asistiendo a un cambio generacional en los CIOs y también entre los CEOs que beneficiará la unión entre tecnología y negocio, pues los profesionales que están ocupando estos puestos han nacido en la era de las TIC”.

El papel del CEO
La actitud de los CEOs ante la tecnología también es clave a la hora de mejorar los procesos. “En general, todos saben que la tecnología es un diferenciador para su negocio”, indicó Galán, de Vodafone.
Además, en muchas ocasiones, cuando un proyecto es de envergadura y tiene impacto en varios departamentos, es el propio CEO el que tiene la última palabra al negociar la implantación de un proyecto de TI. Así lo aseguró Alejandro Alonso, de HP, quien indicó que, en este caso “el papel del CIO debe ser poner de manifiesto a qué áreas impacta concretamente estos cambios de procesos”. Según Galán, de Vodafone, “incluso para la implantación de determinados proyectos que implican muchos cambios hay que contar con el apoyo del comité directivo en su conjunto”. Asimismo, según los participantes, un problema al que se enfrentan muchos CIOs a la hora de que se escuchen sus propuestas en la alta dirección se debe a su no pertenencia al comité de dirección. “Aún hay muy pocos CIOs en las organizaciones españolas que formen parte del comité de dirección –indicó García, de IDC–, y esto es básico para alinear las TIC con el negocio. Por otra parte, los CIOs deben cambiar su perspectiva y pasar de centrarse en la información a hacerlo en la innovación, lo que es clave para agilizar y liderar los procesos de negocio y extraer máximo partido a las TIC”.
En realidad, esta situación, según Francisco Calvo, de Atos Origin, “no es sino el resultado de nuestra historia. La informática no se ha considerado un departamento con un valor en sí mismo, sino que se le ha visto como soporte de los demás; esta visión es la que ya está cambiando. Estamos ante una nueva forma de operar en la que los CIOs deben comprender el negocio al máximo”.
De hecho, como recordó García, de IDC, el propio perfil de estos directivos está cambiando: “Mientras antes solía evolucionar desde un puesto más técnico dentro de su propia organización, en la actualidad, muchos de estos profesionales son captados por las compañías de consultoras del sector TIC, de modo que su perfil es claramente diferente y más centrado en el negocio” y, como apostilló Francisco Calvo, de Atos Origin, “es un profesional que ha visto l

Viñeta publicada el 20 de febrero de 1870 en La Flaca n.º 35 Tendencias

ny2 Sociedad de la información

ny2 ACTUALIDAD

Día de la Movilidad y el BYOD Coffee Break