El BPM dota de mayor dinamismo a las empresas en tiempos de crisis

No es sólo una solución tecnológica, también implica una manera de trabajar distinta

Las organizaciones de todo el mundo se están volcando en el BPM (Business Process Management) en una búsqueda de “ahorros, agilidad y eficiencia operacional”, según el tercer estudio del conocimiento y el uso de las tecnologías BPM elaborado por el Club-BPM, a pesar de que sigue existiendo mucha confusión en cuanto a su alcance tecnológico por la falta de conocimiento de lo que realmente es este concepto, cuál es su alcance y todo el potencial que ofrece. “No es sólo tecnología, y menos aún es sólo la tecnología que permite automatizar los flujos de trabajo”, aclara Pedro Robledo, co fundador y director ejecutivo del Club-BPM, ya que es imprescindible la implicación de todo el equipo humano de la empresa para trabajar por procesos. Las organizaciones deben documentar, automatizar, analizar y monitorizar los procesos de negocio, pero no en términos de funciones sino en términos de procesos, los cuales “cruzan todas las fronteras funcionales”, comenta Robledo.
España es el tercer país de toda Europa, detrás de Alemania e Inglaterra, que viene avanzando desde hace ya varios años y con firmeza en cuanto a la automatización y gestión de procesos, y esto “es muy positivo para que el tejido empresarial español sea más competitivo dentro y fuera de Europa”, explica Pedro Robledo. Pero, ¿por qué las organizaciones de todo el mundo se están acercando al BPM? Según Íñigo Vega, responsable del área de conocimiento de BPM de Ibermática, “el beneficio más importante que obtienen los clientes es la estandarización de los procesos, ya que al implantar una herramienta de BPM los procesos de negocio se estandarizan y homogeneizan”. Aunque no es el único, como expone José Revuelta Basagoiti, director de banca y seguros de Pegasystems, que también considera relevante “el incremento de la productividad mediante la automatización de tareas, que agiliza el ‘time to market” o “la reducción de costes que supone la reducción de tiempos”, según añade Gonzalo Landaluce, vicepresidente de ventas de Software AG España.
Teniendo en cuenta las ventajas que puede reportar a una organización la gestión automatizada de sus procesos de negocio “es fácil que una empresa tenga un actitud positiva ante un proyecto de BPM”, comenta Íñigo Vega, aunque en este momento parece que el sector financiero y las Administraciones Públicas, en gran medida por contar con mayores recursos, están acaparando una buena parte del total de proyectos en curso. No obstante, empresas como GFI esperan centrarse en 2011 en los sectores de “seguros y sanidad, donde ya tenemos dos de nuestros principales clientes desarrollando grandes proyectos core de negocio sobre esta tecnología en colaboración con nosotros”, manifiesta Javier Rodríguez, gerente de consultoría BPM de GFI. De todos modos, no existe un sector idóneo para BPM, “ya que los beneficios que produce la mejora de los procesos es común a cualquier sector de actividad”, aclara Gonzalo Landaluce.

Oportunidades en tiempo de crisis
Como cualquier otro mercado, la gestión de los procesos de negocio también se ha visto afectada por la crisis, pero sólo en 2010 ya que “en 2009 siguió creciendo al ritmo al que venía haciéndolo, es decir, cercano a un 15%”, matiza Robledo, y aunque los presupuestos han sido recortados, la demanda de soluciones BPM y proyectos internos sigue con un crecimiento importante, ya que en España un alto porcentaje de profesionales y empresas tienen claro que hay que seguir avanzando para ser más competitivas tanto en España como en el exterior, para lo que “no es necesario diseñar macroprocesos, se debe empezar por la puesta en marcha de procesos estratégicos que permitan ver resultados en el corto plazo”, señala el experto del Club-BPM.
Así pues, el duro clima económico exigió a los departamentos financieros examinar rigurosamente las operaciones en busca de cualquier ineficiencia, derroche o coste desproporcionado, lo que “sacó a la luz el alcance real de cómo los procesos interrumpidos, los flujos ineficientes de información y la falta de integración entre los departamentos estaban mermando su capacidad para tomar decisiones eficaces basadas en información precisa”, argumenta Enrique Martín, experto en soluciones BPM de Oracle. Por ese motivo, muchos profesionales indican que la crisis, más que afectar, ha impulsado este sector, porque “las empresas buscan la manera de optimizar sus procesos y mantener su crecimiento”, mantiene Joaquín Lacambra, director de IBM Websphere para España, Portugal, Grecia e Israel. Además, José Revuelta apunta que “el 70% de las nuevas ventas proviene de clientes “satisfechos” que invierten en más proyectos”. Por otro lado, se está viendo que este año se están relanzando iniciativas de innovación que estuvieron paradas el año pasado en España, por lo que “las expectativas son muy positivas, más en línea con el comportamiento del mercado de BPM en Europa”, asegura Gonzalo Landaluce.

Nuevas posibilidades
El BPM, visto desde una perspectiva amplia, comprende un conjunto de tecnologías que son capaces de automatizar todo el ciclo de vida de los procesos, desde su identificación y diseño, hasta su automatización, monitorización y mejora. La principal novedad que se ha visto en los últimos años es la relación BPM-SOA, “que es cada vez más clara y beneficiosa”, comenta Íñigo Vega, “porque te posibilita implantar una herramienta BPM pero integrada con todas las aplicaciones de la empresa. Por otro lado, las redes sociales se aplican también al área del BPM, donde la colaboración juega un papel primordial entre los participantes de un proceso. Asimismo, la tendencia en cuanto a software libre o propietario en este entorno está clara: según datos del Club-BPM, el 88,7% de las empresas usuarias actuales y potenciales apuesta por el software propietario, incluso entidades de la Administración Pública más orientadas a la utilización de software libre han comparado las diferentes soluciones y se decantan por el software propietario porque, según Javier Rodríguez, “la distancia que separa a día de hoy la capacidad de las soluciones comerciales de las de software libre y gratuitas es todavía muy grande”.
En cuanto al crecimiento que se espera del mercado BPM, “se espera que sea una de las tecnologías más demandadas por su utilidad y necesidad en estos momentos de incertidumbre”, expone Enrique Martín, y se situará entorno a un 9% en el 2010 y 2011 por la crisis económica; no obstante, a partir del 2012, si la economía comienza a repuntar, se podrán ver crecimientos de entre un 25 y un 30%. Además, según comenta Joaquín Lacambra, “los datos de IDC muestran que el mercado de software BPM aumentará en una tasa anual cercana al 15% en los próximos cuatro años, de 1.700 millones de dólares en 2009 a 3.000 millones en 2013”. Concretamente, “entre 2010 y 2012, cerca del 20% de los procesos de atención al cliente habrán mejorado la integración de la atención de las peticiones y preferencias de cada cliente”, añade Landaluce.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers