El binomio TI y negocio como baluarte del éxito de la labor del CIO

Alinear ambos mundos incrementa la competitividad empresarial, según Forrester

Si consigue alinear su labor en el departamento de sistemas de información con las metas de su empresa, sean éstas crecimiento, fidelidad a la marca o la entrada en nuevos mercados, el CIO incrementará sus opciones de éxito.

El estudio “El estado del CIO en 2007”, muestra la inevitable correlación que debe existir entre el área de las Tecnologías de la Información y las Telecomunicaciones (TIC) y el ámbito del negocio dentro de las organizaciones de cara a incrementar la competitividad de la compañía. Según los datos de dicho estudio, elaborado por Forrester, los CIOs encuestados que aseguraron que su departamento estaba alineado con la empresa, disponían de presupuestos para el departamento TIC dos veces superiores a los de aquellos que dijeron no estar alineados (24% frente al 11%). Hay otro dato más significativo de la importancia de esta alineación: aquellos CIOs que conocían a la perfección las necesidades de negocio de sus empresas, utilizaron las TIC para crear una ventaja competitiva para su compañía, algo que no hicieron los no alineados (38% frente al 23%).
Llegar a un grado óptimo de alineación entre las TIC y la estrategia empresarial depende en gran medida, según datos de la consultora Forrester, del grado de comunicación que tenga el CIO con el resto de directivos de su empresa y con los empleados de su departamento. En opinión de esta consultora, es imprescindible que estos directivos comuniquen en toda su extensión la labor que está realizando el departamento de sistemas y por qué es esencial de cara a la estrategia empresarial.
Desafortunadamente, son pocos los CIOs que han conseguido alinear ambos mundos. Según se desprende de los datos contenidos en el citado estudio “El Estado del CIO 2007”, sólo uno de cada cinco está alineado con los objetivos estratégicos de su empresa.

El valor de la formación y la innovación
Sin duda, la alineación no es fácil de conseguir, aunque, eso sí, existen algunas vías para incrementar las posibilidades. Una de ellas es ser capaz de hablar en términos empresariales, lo que es mucho más sencillo de llevar a cabo si se tiene experiencia o formación en la materia. En este sentido, la educación brinda el conocimiento y la capacidad de empatía con las presiones y demandas que deben soportar los responsables de las unidades de negocio. De hecho, una fuerte formación empresarial es una característica común entre los CIOs que han conseguido alinear sus departamentos con los fines estratégicos de su compañía.
“El Estado del CIO” recoge, además, que los directivos de TIC que han logrado una perfecta alineación de su departamento con el negocio tienen, en la mayor parte de los casos, una experiencia anterior en otros puestos del departamento TIC, frente a los que no están alineados (71% frente al 66%). Pero el estudio también muestra que es más probable que un CIO que haya alineado ambos mundos haya logrado acceder a puestos no relacionados con las TIC y sí con otras áreas del negocio que un CIO no alineado (9% frente a 3%). Aunque los porcentajes son bastante pequeños, en el estudio se asevera que esta proporción empezará a crecer; según Forrester, cada vez son más frecuente los CIOs que han pasado a liderar otras unidades de negocio. Por otra parte, los CIOs que han alineado TI y negocio suelen trabajar en empresas que valoran en gran medida la innovación. Según el citado estudio, casi la mitad de los encuestados asegura que su departamento TIC es la fuente de ideas innovadoras.

El riesgo de fracasar
Por otro lado, no hay que olvidar que alinear los proyectos y procesos de TIC con las estrategias de la empresa es una decisión arriesgada: esta decisión sitúa al departamento de TIC en las primeras filas de la batalla mercantil, donde el fracaso es común. Ésa es la razón por la que los directivos de empresas ‘alineadas’ deben crear un entorno que sirva de apoyo y respaldo en el que el CIO y otros ejecutivos reconozcan rápido qué es lo que no funciona, aprendan de ello y reaccionen. Trabajar en las relaciones personales que van más allá de los negocios es un principio para crear esa atmósfera.
La culpa derivada de la no alineación
La culpa suele ser la consecuencia inevitable de la falta de alineación. Es un resentimiento que surge del hecho de que un servicio por el que se paga no proporciona más beneficios económicos. Superar ese gap no sólo hace que los CIOs mejoren la estabilidad de sus empleos, sino la capacidad de acceder a otros recursos, desde a más presupuesto y a más personal, hasta incluso mayor posibilidad para centrarse en tecnologías estratégicas. La prueba está en las cifras: la alineación siempre brinda mejores resultados.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers