El baremo de los procesos de software

Quantitativa es la propuesta de Gesein

Auditar los puntos de función o métodos para medir el tamaño del software”. Bajo esta premisa, señalada por el director comercial de Gesein, Ramiro Carballo, la consultora ha creado un marco metodológico para la gestión cuantitativa de proyectos y procesos software, denominado QuanTItativa, subvencionado por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo dentro del programa Profit del año 2005.

Tradicionalmente se ha medido el tamaño del software mediante el recuento de las líneas de código, número de programas fuente, o técnicas similares, que no resultan aceptables como una buena práctica profesional, porque su resultado depende fuertemente del entorno técnico y el lenguaje de programación utilizado. Cuando se trata de establecer métricas de productividad y calidad en la construcción de software, o realizar estimaciones de coste y duración, es imprescindible disponer de una medida fiable y comprensible del tamaño de lo que se construye. La organización ISO/IEC definió un estándar de Medida del Tamaño Funcional, denominado ISO/IEC 14143-1:1998. La técnica de medición del tamaño en punto-función consiste en asignar una cantidad de puntos a una aplicación informática según la complejidad de los datos que maneja y de los procesos que realiza sobre ellos. “Pero esto no es suficiente ya que son muchas las empresas que solicitan una auditoria del proceso de gestión de métricas del proveedor debido al precio desorbitado que se ofrece”, afirma Ramiro Carballo, director comercial de Gesein. Según datos ofrecidos por el IFPUG (International Funtion Point Users Group), el coste de desarrollo de software por cada punto-función varía dependiendo de la tecnología utilizada, el tamaño del proyecto, los requisitos de calidad exigidos y otros parámetros. La media general de todos los proyectos está en 11,3 horas-hombre por punto-función.
La principal crítica que recibe esta métrica es la de requerir una dedicación adicional en los proyectos de desarrollo de software, que suelen desenvolverse con presupuestos ajustados. Además, su implantación en una organización no acostumbrada a su uso suele resultar penosa y requerir un fuerte compromiso de la dirección.
Ante este escenario, la consultora Gesein ha creado un baremo, denominado QuanTItativa, que consiste en un marco metodológico para la gestión de métricas adaptadas a las necesidades de cada cliente, y que está subvencionado por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo dentro del programa Profit del año 2005. Además de un conjunto de procedimientos, “QuanTItativa ofrece una estructura de datos independiente de cualquier herramienta de gestión de métricas, dejando a cada empresa que decida como automatizarla”, subraya el director comercial de la consultora, Ramiro Carballo. Para el directivo, la novedad de estas metodologías radica en que son un conjunto de herramientas “abiertas y flexibles”.
Fue en el 2000, cuando la consultora asumió la distribución en España de los productos de gestión de métricas automatizada Slim de la empresa norteamericana Quantitative Software Management (QSM). Durante estos cinco años, el interés de las compañías españolas por este paquete de soluciones era creciente pero su complejidad exigía una elevada madurez de los procesos de software para su implantación. “Las herramientas Slim no servían para cualquier cliente”, apunta Carballo.

Bases metodológicas
El proyecto se apoya en los estándares CMMI, en concreto en su nivel 2 de medición de análisis y en el nivel 4 de gestión cuantitativa, y en el estándar PSM (Practical Software Measurement) que ha sido la base para la norma ISO/IEC 15939.
El proyecto QuanTItativa incluye un marco metodológico flexible para la implantación de métricas, que se adaptará a las características de cada una de las organizaciones que lo implanten, una infraestructura de datos compatible con diversas alternativas de automatización según la estrategia seguida por cada entidad usuaria, un repositorio de datos característicos de la industria del software en España. “Un histórico de empresas españolas que hasta ahora no existía en nuestro país”, apunta Carballo. Finalmente, incluye un informe de benchmarking en base a los resultados recogidos durante la fase piloto del proyecto.
Para Gesein, señala su director comercial, “los objetivos de este proyecto se alinean con el resto de la estrategia SPI (Mejora del Proceso Software) de la compañía”.

Fases del proyecto
El proyecto, tras el establecimiento de un acuerdo de confidencialidad con el cliente, consta de una consultoría gratuita, cuya duración no excede de 5 días, para la creación de un diseño piloto. Posteriormente, se elabora un informe de fortalezas y debilidades del proceso de gestión de métricas del software de la organización y se presenta una propuesta de un plan de mejora.
Una vez desarrollado el piloto, el proyecto de diseño y la implantación de la infraestructura básica de gestión de métricas del software se apoya en varias etapas como son la determinación de objetivos de la organización, análisis del proceso y definición de medidas, definición de la estructura del repositorio y el establecimiento de los procedimientos de recogida y validación de medidas. Posteriormente, se crea una oficina de métricas para la recogida de datos, formación y la presentación de los informes. Aunque estas pueden ser externalizadas, “nuestra recomendación es que las empresas gestionen este tipo de oficinas con recursos propios”, apunta Carballo. La duración de esta segunda fase es de dos meses y el coste medio de su desarrollo asciende a los 40.000 euros.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers