"Desarrollar una industria alrededor de un producto gratuito resulta poco viable"

Isaac Hernández, director de operaciones y desarrollo de negocio de Microsoft

Es la empresa de Tecnologías de la Información que, de lejos, mayor número de titulares acapara. Sin Microsoft en el escenario este sector no sería igual. Sus apuestas y discursos, arriesgados en muchas ocasiones le ha granjeado muchas alegrías pero también un gran número de disgustos. Hoy a menos de tres meses para que finalice el año 2004, Microsoft vislumbra el 2005 con grandes expectativas. Conceptos como, por ejemplo, seguridad o incremento de productividad, unidos a su máxima de que el uso de las TI puede mejorar significativamente no sólo el tejido industrial del país sino la sociedad en su conjunto, son sobre los que se articula su estrategia de presente y de futuro.

Microsoft Ibérica cerró su último ejercicio natural con una cifra de negocio de 320 millones de euros y un crecimiento del 14%. Teniendo en cuenta que la empresa está dividida en siete unidades de negocio con diferente evolución, ¿cuál de ellas ha registrado mejor comportamiento?
- Si tuviera que resaltar la evolución de alguna unidad de negocio, hablaríamos de MSN, que durante el pasado año consiguió por primera vez la rentabilidad, lo que supone que genera un 6% del total del negocio de Microsoft a nivel mundial, que en cifras absolutas responde a más de 2.000 millones de dólares de facturación. Otra área a destacar es la división de grandes cuentas que sigue representando el mayor crecimiento; de hecho, llevamos ya más de dos años en los que los crecimientos registrados en la gran cuenta son superiores a los alcanzados en la pyme.

¿En qué segmentos de grandes cuentas se está registrando un mejor comportamiento?
- Sin duda alguna en Administración Pública, tanto central como regional y local.

¿Algún ejemplo significativo en esta área en concreto?
- El Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, un referente en la Administración, migró sus aplicaciones de Lotus Smartsuite a Microsoft Office.

¿Hechos como el que acaba de citar sitúan a Linux en un discurso vacío de contenido?
- En grandes líneas, y a nivel mundial, Linux ha pasado por varias fases, primero fue emocional-político, luego se centró más en la tecnología y en estos momentos ya se ha entrado en un análisis de ratios de rentabilidad en los que prima la idoneidad de ambos para una determinada tarea. Hay que tener en cuenta que estamos ante dos productos diferentes.

¿Le ha costado un gran esfuerzo a Microsoft hacer frente a ese debate emocional Linux vs Windows?
- Nos ha costado, pero era algo que tenía que ocurrir. Los debates políticos en este ámbito de las TI se sostienen durante poco tiempo. Una cosa es salir a la palestra pública apoyando Linux y otra es implantarlo y desplegarlo en una organización. Cuestiones como servicio, soporte, precio e incluso la promesa de la libertad han sido y son las que ponen al descubierto la verdadera realidad de Linux. Hoy se puede decir que hemos conseguido que se nos de la oportunidad de competir realmente con Linux y, es ahora, cuando estamos demostrando que en la mayoría de los casos somos elegidos como la mejor opción.

¿Linux free es Linux gratis?
- Aquí es donde más confusión se ha generado. El precio de adquisición es el menos relevante. El precio de un producto lo marcan el despliegue, puesta en marcha....

La seguridad, ciertamente, es el reto de la industria, tanto de clientes como de suministradores, ¿cree que en este aspecto se ha castigado de forma más dura a Microsoft que a otros suministradores?
- La seguridad siempre ha sido un eje de nuestra estrategia, pero mucho más crítico desde hace dos años. Momento en el que se decidió atajar el problema desde la raíz: desarrollando código seguro. Algo que no es tan sencillo como pudiera parecer, puesto que no se enseña a desarrollar código seguro. Por ello, Microsoft se está esforzando en transmitir el mensaje tanto en Universidades como en organizaciones y en empresas de que lo más importante para hacer frente al problema de la inseguridad es desarrollar código seguro. Aquí es hacia donde se deben orientar las inversiones, tanto es así, que en Microsoft hemos decidido priorizar seguridad a funcionalidades.

Un común denominador en los mensajes de todo el sector TI es la productividad. ¿Cuál es el diferencial de Microsoft en este ámbito?
- Creo que el nivel de uso de software refleja muy acertadamente la productividad y la calidad de los SI de una compañía o de un país. En muchos casos existe una carga de hardware que no está justificada y sólo el software, ya sea de Microsoft o de otros, es lo único que puede maximizar y rentabilizar la inversión realizada en hardware. Conceptos como productividad en equipo que todavía no están muy extendidos son los que ya están empezando a transformar el funcionamiento de las estructuras organizativas.

Pero, todo tiene un precio, ¿qué puede comentar acerca de los costes?
- Pues algo que ya es habitual: el reto es hacer más con menos. Es difícil, pero el reto es conseguir aligerar aquellas tareas que absorben mucho personal y así dedicarlas a otras tareas de mayor valor añadido y con menor coste y , aquí, el software es el eje para conseguirlo.

Según un análisis de IDC, una de las prioridades de los CIOs es la integración de aplicaciones, ¿qué aporta en esta área Microsoft?
- Hay que invertir en desarrollo. Las organizaciones saben que la integración es prioritaria y en este sentido, .NET está aportando grandes avances que se demuestran en las cifras de estos últimos meses en los cuales se refleja que .NET ha superado a Java en número de desarrolladores a nivel mundial. Lo que indica que aunque estemos hablando de una arquitectura relativamente nueva ha sido capaz de convencer a la industria. Estamos hablando de una arquitectura muy flexible, muy abierta y muy rápida; tanto es así que los mejores clientes los estamos consiguiendo entre aquellos que apostaron y sufrieron algún otro tipo de tecnologías en cuanto a capacidad de integración.

Uno de los ejes estratégicos de Microsoft es la interoperabilidad, ¿a quién beneficia?
- Microsoft siempre se ha fijado la interoperabilidad como un eje. Citar, por ejemplo, nuestro compromiso con el consorcio de Web Services, así como el apoyo en cuanto a esquemas más allá de XML, como XBRL, que son estándares en los que estamos colaborando con nuestros más fuertes competidores. Estamos ante un concepto: la interoperabilidad que beneficia a toda la industria.

Teniendo en cuenta que Microsoft no es el único software propietario –en cuanto a que tiene un dueño y por lo tanto un precio– de la industria, ¿por qué muchos utilizan la acepción peyorativa de propietario solamente contra Microsoft?
- En primer lugar, Microsoft es un constructor de plataformas, desde ese punto de vista, es absolutamente necesaria su aceptación. En este sentido, la gran fortaleza de Windows es el extenso portafolio de aplicaciones que se pueden ejecutar. Desde ese punto de vista no existe ninguna empresa que disponga de tanta información para desarrollares como Microsoft. Y esto se hace ni más ni menos que por vocación empresarial.

Últimamente Microsoft ha combinado un protagonismo en la actualidad tecnológica con otro en la actividad judicial ¿Le ha salido cara a Microsoft su apuesta decidida por la i

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers