Comunicaciones

Defensa tiene un Plan

Acaba de ser presentado el Plan Director de Sistemas de Información y Telecomunicaciones (Plan Director CIS) del Ministerio de Defensa que, según la convocatoria de la presentación, se valora enormemente en el Departamento por la gran apuesta que se realiza en el campo de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC). Ha tenido lugar, por fin, el momento tan esperado por las compañías suministradoras de nuestro sector por entender que la ejecución de un plan director TIC en grandes cuentas genera en cascada múltiples posibilidades de negocio. Sin embargo, desde su gestación hasta su reciente presentación en sociedad, ha pasado un tiempo que parece demasiado largo. Porque, siendo ministro de Defensa Eduardo Serra, se firmó la directiva que daba luz verde a la puesta en marcha de las acciones precisas para diseñar el plan director y planificar su ejecución que, presumiblemente, de acuerdo con los informes que convencieron al ministro, sería necesario y muy conveniente. Posteriormente, con motivo de la presentación en el mes de enero de 2001 del decepcionante Plan Info XXI, aparecía como una de las actividades estrella el Plan Director CIS del Ministerio de Defensa. Después de una demora que se puede estimar exagerada, el BOE de 20 de febrero de 2002 publica la Orden de Defensa/315/2002, de 14 de febrero, por la que se aprobaba el Plan Director CIS y se establecía, para su dirección, gestión, y seguimiento, el Comisionado del Plan. Y, en el apartado 3 del Anexo de ésta Orden, Plan General de Actuación, se decía lo siguiente: “Para pasar desde la situación actual a la reflejada en el modelo de referencia, es decir, para desarrollar la Política CIS del Ministerio de Defensa, se han programado un total de 50 objetivos, desglosados a su vez en 242 acciones. El inicio para la ejecución de las acciones del Plan General de Actuación es enero de 2002, siendo su duración total cuatro años”.
Resultando evidente la ralentización con que se ha desarrollado todo el proceso de gestación, diseño, y puesta de largo del Plan, ahora parece lógico abrir paso a la esperanza de que, quemándose etapas innecesarias –la culminación del Plan debería ser vital para el ministerio– se persiga, con la mayor celeridad posible, la eficacia y el pragmatismo. La ventaja, para que los suministradores de nuestro sector mantengan altas sus expectativas, es que ahora, en directo y mirándoles a la cara, el ministerio ha comunicado programas a realizar, y fecha límite de finalización, que se convierten en compromisos que deberá saber cumplir. Habrá que confiar que los avatares políticos y/o los excesivos cambios en puestos claves, no conviertan el proyecto en algo tan inútil como Info XXI. Esperemos.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers