Decisiones pragmáticas, coherentes y oportunas en Oesía

Como reacción inmediata a la destitución del anterior presidente y de otros tres altos directivos, en Oesía se ha venido realizando un profundo análisis de la situación de la compañía para conocer detalladamente los puntos fuertes y débiles de la organización y de sus finanzas. De este modo, comprobaron que existía un sobredimensionamiento de la estructura originado, en gran parte, por la estrategia seguida con la apertura de diversas oficinas en Latinoamérica que, empujados por las circunstancias, se han visto obligados a parar por falta de tesorería. Persuadidos de la necesidad de rápidos reajustes, para configurar un exhaustivo plan de trabajo y de medidas a adoptar en el corto plazo, han comenzado a tomar decisiones importantes que pueden catalogarse como pragmáticas, coherentes y oportunas, con el firme propósito de fidelizar clientes, y estimular y convencer a los considerados como potenciales.
Un primer logro, importantísimo, de los gestores de la compañía, ha sido la aprobación, por parte del Consejo de Administración –el 87% del capital pertenece a cajas de ahorros– de meter más dinero en la empresa, para conseguir lo antes posible los objetivos que se persiguen. Esos consejeros creen en la viabilidad del proyecto presentado por los directivos, y lo han expresado de la forma más elocuente de hacerlo: comprometiendo la ampliación de capital. Complementariamente, han elaborado un plan de negocio en el que se contempla una reducción de plantilla, y una serie de medidas encaminadas a reducir costes y mejorar la cuenta de resultados. El paquete de decisiones es muy oportuno para ganar credibilidad ante los clientes y dejar sin valor la retahíla de ocurrencias de una competencia siempre alerta, y dispuesta, a desacreditar a un oponente que muestre síntomas de debilidad. Los competidores ya se encargan de agigantar –para ganar posiciones en el terreno que les convenga– los reales o supuestos males que padece el rival a desacreditar. Por todo ello, se necesita valor –y confianza en sus planteamientos y decisiones– para que Oesía muestre transparencia en sus decisiones y lance en el mercado mensajes que la pueden aportar credibilidad. Otros, en situaciones similares, optan por la opacidad y el disimulo para distraer la atención, con declaraciones triunfalistas que, por supuesto, nadie se cree. Mostrar argumentos sólidos –arropados por datos convincentes– es el camino correcto para recuperar credibilidad.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers