N  -  20210316164526

De la decepción de WAP a la esperada tecnología 3G

UMTS no comenzará a ganar mercado hasta el 2004, según PwC

Durante los próximos dos años asistiremos a una verdadera explosión de los servicios móviles propiciada por la progresiva implantación de las tecnologías 3G. En este sentido, PwC estima que el mercado de Internet móvil alcanzará un volumen de 23 billones de euros en el año 2003.

Aunque todos lo utilizamos diariamente, el acceso fijo a Internet se ha quedado estancado en lo que podríamos denominar el periodo terciario de la evolución de las telecomunicaciones. Ya se sabe, la ciencia avanza siempre por delante de las necesidades del usuario medio y, a fecha de hoy, el acceso a Internet móvil constituye la verdadera revolución de las telecomunicaciones basada en las nuevas tecnologías de telefonía inalámbrica. Conocidas como tecnologías de tercera generación, Bluetooth y UMTS (Universal Mobile Telecommunication Systems) son campo abonado para el despegue definitivo de Internet Móvil. Tras el fracaso –entre comillas- del experimento del protocolo de comunicaciones inalámbricas o WAP, la telefonía de tercera generación es la baza definitiva para superar el gran reto que supone el acceso a Internet móvil. Sin embargo, su implantación definitiva no acaba de llegar cargada de complejidades como la envergadura de la infraestructura de comunicaciones y el gran número de aplicaciones que requieren las nuevas tecnologías de tercera generación.
De acuerdo con las previsiones que se manejan, la capacidad de las redes móviles (sobre las que se basan las tecnologías de segunda generación) se saturará a finales del año 2002. En consecuencia, es preciso habilitar una nueva banda de frecuencias en la que trabajarán los móviles UMTS pero los retrasos en el despliegue de esta tecnología se suceden continuamente.
Entre las causas los expertos señalan la carencia de terminales y las grandes cantidades que han tenido que destinarse a la consecución de licencias en Europa. En este sentido, España se pone a la cabeza en la concesión de licencias UMTS asignando por un coste de 21750 millones cada una a las siguientes operadoras: Telefónica Móviles, Airtel, Amena, Xfera. La diversidad de estándares existente según las zonas geográficas es otro de los factores determinantes en el demora de su implantación; en concreto, UMTS (Europa), W-CDMA (Japón) y CDMA2000 (Estados Unidos) dificultando el diseño y fabricar los dispositivos de acceso.
Según un informe elaborado por Havet en el que se refleja la situación de Internet móvil en España, el porcentaje de la población española usuaria de telefonía móvil asciende a un 64,45%, un porcentaje que supera con creces al de las personas que poseen un ordenador personal. Por su parte, la firma analista Forrester Research estima que el número de usuarios de teléfonos móviles en España pasará de rozar los 20 millones en el año 2000 a más de 30 millones en el 2005. De la elevada penetración de la telefonía móvil se desprende que el terreno está preparado para la llegada del acceso a Internet a través de este tipo de dispositivos, a lo que se añade que las operadoras obtienen mayores ingresos por servicios móviles que fijos, lo que hace de Internet móvil un suculento pastel.

La luz al final del túnel
Las tecnologías de generación dos y media -como se conoce al sistema GPRS- y de tercera comenzará a vislumbrarse la luz al final del túnel pues vendrán a solucionar varias de las carencias de GSM. La gran diferencia con respecto a WAP basado en GSM radica en la conexión permanente y en la mayor velocidad de transmisión, permitiendo una velocidad máxima de 171,2 kbit por segundo. Otra ventaja sería el nuevo esquema de tarificación en el que el usuario paga exclusivamente por información intercambiada en lugar de por una sesión.
La tecnología de segunda generación y media, GPRS, servirá de puente entre la segunda y la tercera generación en la transmisión de servicios de datos. Así, con la llegada de UMTS se logrará incrementar aun más las prestaciones de los servicios ofrecidos por las operadoras a través de Internet móvil. Finalmente, según concluye el citado documento, a pesar de todos estos factores Internet móvil irá penetrando poco a poco en la vida cotidiana de los ciudadanos y se estima que para 2001 habrá 72 millones de usuarios de Internet móvil en Europa.
Sin embargo, según las predicciones recogidas en el informe “Technology Forecast: 2001-2003” elaborado por PriceWaterHouseCoopers, más del 95% de los usuarios móviles seguirá usando tecnología GSM y GPRS (2,5 G) hasta finales de 2003. Así, el informe apunta hacia el año 2004 como fecha en la que tecnología UMTS comenzará a ganar cuota de mercado y en la que, según sus pronósticos, alrededor del 5% de los usuarios móviles utilizarán UMTS.

Sobrevivir a UMTS: todo un desafío
En lo que respecta a la situación de las operadoras, Forrester Research, se muestra poco optimista al afirmar que sólo cinco operadoras sobrevivirán a la implantación de UMTS en Europa. Así, la firma estima también que los ingresos medios por usuario derivados de Internet móvil caerán desde los 490 euros a los 419, un 15%, durante el año 2005. Las expectativas para el 2007 son aún peores, ya que en este año los beneficios de las operadoras móviles desaparecerán y tardarán hasta seis años en volver a ser efectivos. La tecnología UMTS pasará a la historia como la causa de uns crisis en el mercado de las telecomunicaciones móviles europeo, según Forrester, quién añade que tras estos malos resultados en el 2008 tan sólo cinco operadoras continuarán vivas.


Factores que retrasan la implantación masiva de UMTS
----------------------------------------------------------------------------
1.Dependencia de la estandarización y los fabricantes
2.Falta de Terminales
3. Complejidad/rentabilidad de las infraestructuras
4.Éxito de tecnologías transitorias como 2,5G
5. Falta de aplicaciones móviles


Redes de cuarta generación: un paso adelante
----------------------------------------------------------------
Todavía no se ha finalizado completamente el despliegue de las redes de tercera generación y ya se está hablando de la cuarta. Una tecnología que podrá alcanzar una velocidad de 10 Mbps –frente a los 2Mbps- lo que supone dar todavía un paso más adelante permitiendo la descarga de archivos de vídeo en dispositivos móviles. Su implantación está prevista en principio entre el 2008 y el 2010. Básicamente, 4G es una red inalámbrica ultrarrápida y capaz de aprovechar todas las tecnologías inalámbricas preexistentes.

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes
Microsoft Evento cloud os 1 PUBLIRREPORTAJE

Microsoft muestra las posibilidades de la nube

Computerworld

Con la celebración del evento Disfrute de la experiencia Cloud OS, Microsoft ha mostrado su visión de la nube como una plataforma unificada para las empresas modernas que necesitan conciliar las principales ...