Estrategias
Programación

Creando la empresa inalámbrica

Servicios móviles avanzados

Hace una generación, la llegada de los ordenadores personales hizo posible que la compleja capacidad de los procesos informáticos se desplazara fuera de los centros de cálculo para quedar disponible sobre nuestros propios escritorios, alterando para siempre la forma en que vivimos y trabajamos. Ahora, las tecnologías y soluciones inalámbricas de “comercio electrónico móvil” o “m-commerce” están eliminando el lazo que une a los sistemas de información con el PC, modificando radicalmente las organizaciones empresariales.

Cada dos segundos, un nuevo cliente se suscribe a un servicio de comunicaciones móviles, sumándose así a los casi 46.000 nuevos suscriptores a servicios móviles que tienen lugar cada día en Estados Unidos. A finales de 2000, había más de 100 millones de suscriptores móviles en Estados Unidos, es decir, casi la mitad de las personas de 18 años o más en ese país.
Según los datos de diferentes consultoras, se están utilizando actualmente más de 300 millones de dispositivos móviles en todo el mundo y, en un plazo de cnco años, no menos de 1.300 millones ocuparán bolsillos y carteras de usuarios en todos los continentes. La consultora Gartner Group estima que en el año 2000 las ventas de dispositivos móviles fueron superiores a las de los PCs y los automóviles juntos. Para el año 2005, los dispositivos inalámbricos manuales — es decir, teléfonos móviles y PDAs— superarán a los ordenadores portátiles y a los ordenadores desktop en una extraordinaria proporción de cuatro a uno. Por su parte, la consultora SRI pronostica que para el año 2010 más de 3.500 millones de personas tendrán acceso a teléfonos móviles.

Llegan los datos inalámbricos
Hoy, la mayoría de los dispositivos inalámbricos son teléfonos que realizan comunicaciones de voz. Pero esto va a cambiar, y con rapidez. Un estudio reciente realizado por Cap Gemini prevé que dentro de un año más de las tres cuartas partes de la población conectada online en Estados Unidos utilizará teléfonos móviles para recibir datos de forma inalámbrica. Actualmente, sólo lo hace así un tres por ciento. ¿Por qué este crecimiento extraordinario? Porque las empresas están comenzando a pagar por los servicios inalámbricos de sus empleados, con el fin de que los empleados móviles puedan acceder a correo electrónico y a importante información comercial.
La utilización de dispositivos móviles está cerca de convertirse en una necesidad para la forma en que vivimos y trabajamos, y no en una opción o un lujo. Los empleados de las grandes empresas utilizarán servicios inalámbricos para obtener una ventaja competitiva y desarrollar sus actividades de manera más rápida y eficiente.
En realidad, no resulta difícil observar esa necesidad. Según estimaciones del Yankee Group, hay no menos de 100 millones de trabajadores móviles en todo el mundo, incluyendo los que realizan trabajos desde casa. La mayoría de ellos hace tiempo que se sienten cómodos utilizando teléfonos móviles para mantenerse en contacto con la oficina, y ahora desean utilizar el mismo tipo de dispositivo inalámbrico para recibir su correo electrónico y acceder a las bases de datos de la empresa, de las que dependen tantas transacciones comerciales. La posibilidad de que prácticamente todos los empleados de una empresa puedan obtener datos de transacciones en su origen aumentará de forma considerable la eficiencia de los procesos comerciales.
Ante este aumento de la demanda, las redes inalámbricas están cambiando para convertirse en infraestructuras avanzadas capaces de transmitir señales de voz y de datos a una velocidad cada vez mayor. Los teléfonos móviles, compactos y ligeros, se están convirtiendo también en una variedad diferente de dispositivos inalámbricos digitales que transmiten señales de voz y de datos. Y, al mismo tiempo, los ordenadores portátiles tipo palmtop están siendo dotados de capacidad para comunicaciones móviles. Combinando sus capacidades, estos estilizados dispositivos manuales y las redes con las que se conectan están ofreciendo la posibilidad de acceder a y suministrar toda clase de datos, en cualquier momento y en cualquier lugar, de manera rápida y directa.
Además, los fabricantes de redes y equipos inalámbricos fijos están entregando hardware interoperable y de alto rendimiento que ofrece a un precio asequible unas velocidades de transmisión de datos que comienzan a rivalizar con las de la tecnología “tradicional”.
La cuestión no está en si las empresas deberán reaccionar ante esta tendencia, sino más bien en con qué rapidez podrán adaptar sus infraestructuras tecnológicas para aprovechar las oportunidades competitivas que ofrece este nuevo mundo inalámbrico.

¿Necesita una compañía hacerse móvil?
La respuesta es que sí. Considérese por ejemplo la posibilidad siguiente: El departamento de ventas de una empresa desea evitar los molestos retrasos que son inevitables durante las visitas a los clientes cuando los vendedores tienen que realizar llamadas para obtener información de inventario, así que busca formas de implementar correo electrónico y contactar con las capacidades utilizando teléfonos móviles WAP o asistentes digitales personales (PDAs) mejorados. El departamento de marketing, por su parte, desea que los clientes puedan hacer pedidos en el Website corporativo de la empresa desde teléfonos móviles y desde PCs conectados. Y toda una variedad de ejecutivos de la empresa desean poder utilizar durante sus viajes sus teléfonos móviles con el fin de acceder a aplicaciones de calendario para poder coordinar sus planes de fechas.
Dependiendo de la naturaleza de una empresa, la lista de motivos por los que los usuarios finales demandarán capacidades de comunicación móvil aumentará extraordinariamente en el futuro. Los técnicos de servicio que trabajan on-site, los consultores, los proveedores y, naturalmente, los clientes de la empresa, desearán utilizar los pequeños teléfonos móviles que ya transportan consigo en sus actividades. La rapidez con la que será necesario adaptarse a las comunicaciones móviles no dependerá únicamente del tipo de negocio, sino también de si se desea permanecer por delante de la competencia o tener que intentar desesperadamente ponerse a su altura.

¿Tendrá éxito el comercio electrónico móvil?
La mayor parte de las consultoras piensan que el impacto de Internet llegará al máximo con la aparición de servicios de comunicaciones móviles de datos más rápidos durante los próximos años, y mencionan los cientos de millones de personas que cuentan con teléfonos móviles. Es obvio que los usuarios que utilizan las comunicaciones inalámbricas en las empresas utilizarán Internet y los protocolos estándar bajo los que funciona para conectarse con intranets y extranets corporativas con el fin de acceder a aplicaciones e-commerce y e-business y a aplicaciones antiguas ya existentes.
Aunque ciertamente hay excepciones, en la mayoría de los casos, cualquier empresa que considere importante el comercio electrónico deberá dar importancia también al comercio electrónico móvil o “m-commerce”.

¿Cu

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers