Correo Electrónico

Problemas en línea

Imaginemos una gran empresa con unos 1.200 usuarios conectados en redes Novell, transmitiendo todo tipo de mensajes mediante un sistema de Correo Electrónico. La tarea del administrador de red no es en absoluto sencilla; poca fiabilidad, exceso de carga, inexperiencia de los usuarios finales, son sólo algunos de los problemas a los que se enfrenta diariamente el especialista en Correo Electrónico.

Se trata de un caso real, pero tratémoslo con un caso hipotético. La empresa Acme, con 1.200 usuarios conectados a un sistema de Correo Electrónico, utiliza un software MailBus de Digital, funcionando en un MicroVAX3100, que sirve como sistema de ruta y gateway central para las 30 redes y para la red Internet. En un día típico, el sistema dirige 1.500 mensajes a través de diversas rutas en las redes, junto a un número incontable de mensajes que permanecen dentro de la red LAN de cada departamento.

El año pasado, el sistema gestionó 500 MB de información, y estaba fallando por término medio dos veces a la semana. No había nadie a cargo del sistema de correo electrónico, y éste se volvía cada vez era menos fiable. También los gateways estaban fallando. En cierta ocasión, fue necesario un día y medio para resolver un problema que resultó estar causado por un mensaje enviado desde un usuario Macintosh a través del gateway X.400. El mensaje era un nuevo tipo de fichero de plotting de datos que el X.400 no estaba preparado para manejar.

La empresa está intentando conseguir la necesaria fiabilidad empleando más tiempo en la administración del sistema, y está utilizando herramientas de monitorización para determinar cuándo se producen las cargas de trabajo máximas y detectar los cuellos de botella en el sistema. Se trata en realidad de un problema de organización. La verdadera clave de la fiabilidad está en primer lugar en cómo es atendido y manejado el servidor. Desafortunadamente, la administración LAN departamental no suele ser tenida en gran valor, ni dispone de mucho personal. En las grandes empresas, la idea de que la administración LAN es una cosa necesaria no está muy afirmada todavía.

Otro problema organizacional es consecuencia del crecimiento de abajo hacia arriba del correo electrónico en redes LAN. Las redes LAN departamentales quedan unidas como las ciudades-estado de la antigua Grecia: cada una tiene su propia cultura y sus propios hábitos. La consecuencia de esto ha sido con frecuencia un conjunto de direcciones incompatibles en toda la empresa, semejante a una torre de Babel. Un problema más del administrador de red es la falta de funciones utilitarias de correo electrónico con potencia industrial, para ayudar en la gestión del sistema.

Las redes LAN creadas en torno a miniordenadores como los VAX de Digital tienen menos problemas a este respecto, al existir ya productos para simplificar y centralizar la gestión de redes LAN distribuidas. Desafortunadamente, hay pocos de estos productos disponibles para el entorno PC LAN. Hace entre cinco y diez años, no había cientos de personas en un servidor de ficheros. Las bases de datos se están haciendo mucho mayores, y cuanto más crece la base de datos, mayor es la necesidad de administración. El entorno LAN necesita urgentemente las herramientas que están disponibles en el mundo de los miniordenadores y los mainframes.

SEGURIDAD

El correo electrónico es inherentemente poco seguro.Es cierto que uno puede tener un mecanismo contra accesos, como las contraseñas, pero ese mecanismo es fácilmente superado. Dos de los elementos clave de la seguridad son la no-repudiación y la autentificación. Es decir, que el receptor del mensaje debe poder asumir de manera fiable que el originador ha enviado el mensaje, y que debe haber una forma de garantizar la privacidad de los datos. Sólo entonces puede una compañía permitir con suficiente seguridad a sus empleados actuar sobre la información recibida a través del correo electrónico. Sin embargo, no todas las noticias son malas en lo que se refiere a la seguridad. Algunas compañías guardan bajo llave sus equipos en una habitación segura. Según algunas opiniones, los sistemas de correo electrónico de base LAN son más seguros que los sistemas host. Así, por ejemplo, el CC:Mail encripta tanto los datos que pasan por el cable como la base de datos de mensajes. Las comunicaciones entre servidores de CC:Mail son comunicaciones de oficina a oficina, lo que significa que ninguno de los servidores se conecta realmente con otro. Así, los datos almacenados en cada servidor permanecen seguros, ya que ninguno tiene acceso a la información vital del otro.

El carácter distribuido de sus sistemas sirve también de protección. En un sistema basado en host, la entrada en un determinado punto permite al intruso electrónico acceder a la mayor parte del sistema. Las redes LAN de proceso distribuido están protegidas por el relativo aislamiento en que se mantienen unas de otras. La ventaja del correo electrónico de base LAN es una mayor velocidad y una mejor funcionalidad para el usuario final. Esto significa que los usuarios pueden integrar su información obtenida del correo electrónico directamente en cosas tales como hojas electrónicas, informes, etc.

A las compañías les gustan los sistemas basados en correo electrónico porque son reflejo de la dirección que están siguiendo muchas empresas hacia el proceso distribuido. La cuestión a recordar respecto al correo electrónico de base LAN es que tiene una capacidad de hacerse atractivo, ya que les gusta a los usuarios. La clave está en permanecer preparado.

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes