Con UMTS disminuirá el riesgo a la exposición de emisiones radioeléctricas

Según un informe de Inaltel sobre telefonía móvil

A pesar de la gran acogida que han tenido las comunicaciones móviles en nuestra sociedad, desde hace algún tiempo los ciudadanos españoles vienen mostrando su preocupación por la exposición a los campos electromagnéticos generados por las redes de telefonía móvil. Sin embargo, los expertos aseguran que las emisiones producidas por éstas se encuentran dentro de lo que se clasifica como no ionizantes y que la energía que poseen sólo produce pequeños calentamientos que nuestro organismo puede asimilar fácilmente.

Los humanos siempre hemos estado y estaremos expuestos a numerosos campos electromagnéticos, desde las propias fuentes de la naturaleza como el sol o la tierra, hasta muchos objetos que nos rodean a diario: el televisor, el receptor de radio, los electrodomésticos, los fluorescentes, el ordenador, teléfono móvil, los radares, etc. A pesar de ello, parece que sólo exista una preocupación social en lo referente a las instalaciones de antenas de telefonía móvil, las únicas que han causado polémica aunque su emisión de radiaciones a la frecuencia de 900 a 1800 MHz se engloba entre las no ionizantes, que según el Informe Técnico elaborado por el Comité de Expertos sobre Campos Electromagnéticos y Salud Pública, sólo producen un efecto térmico incapaz de elevar más de un grado la temperatura de nuestro cuerpo. Una elevación que nuestro organismo puede asumir sin ninguna dificultad.
Debido a la polémica existente -en numerosas ocasiones surgida por opiniones carentes de fundamento por parte de científicos que se saltaban alegremente los esfuerzos realizados en investigación, políticas públicas y normativas de seguridad que se han desarrollando tanto en España como en otros países de la Unión Europea- la compañía de telecomunicaciones Inaltel ha decidido elaborar este informe basándose en numerosas opiniones, documentos, informes y publicaciones de operadoras que trabajan con redes de telefonía móvil, así como de empresas y estamentos públicos y privados.
Aunque muchos piensen lo contrario, las radiaciones producidas por la telefonía móvil no son de las más potentes que soportamos, sino todo lo contrario. Es más, el nivel de exposición de éstas es menor que las radiaciones producidas por las antenas de televisión y radio y se alejan de los valores recomendados por la UE, siendo hasta un 50% inferiores a lo permitido.
En alguna ocasión se ha planteado la posibilidad de centralizar las antenas y situarlas lejos de los ciudadanos, una opción no factible puesto que este tipo de telefonía necesita cobertura para poder utilizar los terminales móviles, y para que haya cobertura debe haber comunicación entre éstos y las antenas ubicadas en las estaciones base. Esta comunicación se realiza mediante radiofrecuencia, por lo que los terminales y las E. Base deben emitir una señal con una frecuencia de entre 900 y 1.800 MHz y una potencia suficiente para cubrir una zona determinada.
Por otro lado, para cubrir la creciente demanda de servicios de Internet móvil y de capacidad en los sistemas de telefonía móvil, se ha comenzado a implantar la telefonía móvil de 3º Generación o UMTS. Aunque esta nueva tecnología obligará a colocar más antenas a nuestro alrededor la potencia emitida será inferior, con lo que el riesgo de salud tanto de los ciudadanos como de los usuarios de telefonía móvil, será aún inferior que con los sistemas actuales.


Valores de exposición a campos electromagnéticos
-------------------------------------------------------------------------
1.000 W/m2 ---- Riesgos confirmados
400 W/m2 ---- Efectos reproductibles
40 W/m2 ---- Efectos no confirmados
10 W/m2 ---- Recomendación UE 1995/519/CE (Real Decreto 1066/2001)
4,5 W/m2 ---- “ “ “ “
0,1 W/m2 ---- Valor máximo en las proximidades de E.Base
0,002 W/m2 ---- Valor típico en las proximidades de E.Base

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers