Actualidad

¿Cómo gestionar las TI en época de crisis?

Reducción de presupuestos en un entorno económico complejo

Nos encontramos en plena recesión? Aunque los economistas dicen que no, las bolsas mundiales siguen cayendo y las compañías multinacionales -especialmente las tecnológicas-no cesan de anunciar despidos masivos. Si la crisis se concreta en Europa, es muy posible que los Directores de Tecnologías de la Información empiecen a experimentar una reducción en sus presupuestos y un parón en los proyectos de desarrollo en marcha. ¿Cómo gestionar la crisis desde el departamento de SI?

Es un hecho conocido que los Directores de Tecnologías de la Información están obligados a justificar con razones comerciales sólidas sus gastos e inversiones en Tecnología. Mientras las compañías de todo el mundo continúan en esta situación de “estrechez económica”, los directores de Tecnologías de la Información en las empresas pueden aprender una o dos lecciones sobre cómo gestionar en tiempo de crisis.
Es importante que los Directores de Tecnologías de la Información revisen los gastos y establezcan prioridades para los proyectos de forma que sus inversiones TI puedan ayudar a las empresas a posicionarse estratégicamente para alcanzar un éxito continuado. Sin embargo, reducir gastos en áreas no adecuadas podría dar lugar al final a más problemas a largo plazo.
Muchas empresas, por ejemplo, mantienen sus proyectos de automatización de la gestión de la cadena de suministro con el fin de simplificar y racionalizar las operaciones y reducir los costes. Aplazar estos esfuerzos o tomar rutas abreviadas para reducir costes podría al final afectar negativamente a los beneficios en las empresas que trabajan normalmente con márgenes muy estrechos.
Al establecer las prioridades para los proyectos TI es aconsejable identificar primero dónde están localizados los costes dentro de la empresa, y quién los está promoviendo y originando. Evidentemente, cada unidad comercial pensará que sus propias prioridades son de la máxima importancia, y que no corresponde al CIO actuar de árbitro entre ellas, sino al presidente ejecutivo o Director General de la empresa. Una buena opción puede ser clasificar los gastos TI en cuatro apartados presupuestarios: inversiones emprendedoras, inversiones estratégicas, sistemas operacionales y sistemas de soporte técnico.
Los gastos discrecionales en los sectores emprendedor y estratégico requieren un escrutinio estrecho y detallado con ayuda de la dirección ejecutiva. Hay algunas inversiones que, si no se realizan, podrían dejar a la empresa en desventaja frente a sus competidores.
Según diversos ejecutivos TI, los proyectos menos estratégicos, los contratos a largo plazo con vendedores y los compromisos con fechas de terminación de proyecto específicas son los que con mayor probabilidad terminarán siendo eliminados.
También resulta aconsejable posponer los proyectos TI que no ofrecen un beneficio claro a corto plazo. Por ejemplo, las empresas deberán considerar la conveniencia de aplazar un upgrade de aplicación importante que podría ofrecer nueva funcionalidad pero que por lo demás podría resultar costoso y no ofrecer un beneficio constatable sobre la inversión.

Opciones tecnológicas para tiempos difíciles
El pasado mes de marzo pasado, una encuesta realizada entre 64 Directores de TI publicada por la consultora Technology Business Research reveló que una cuarta parte de ellos esperaban que sus gastos en tecnología descenderían un 26% este año. Por su parte, Gartner Group aseguró recientemente que los Directores de TI estaban “teniendo problemas para defender sus proyectos y operaciones” frente a una economía en descenso que podría hacer disminuir la inversión corporativa en Tecnologías de la Información. No obstante, y a pesar de los pronósticos pesimistas, muchos departamentos de TI corporativos no han sufrido aún los efectos de la recesión. Y esos efectos podrían no llegar nunca, en una economía en la que algunos sectores avanzan a toda velocidad mientras otros se tambalean. Sin embargo, teniendo en cuenta el clima económico poco seguro, muchos Directores de TI tienen previsto realizar sus apuestas en tecnología con extraordinario cuidado durante el próximo año, decidiéndose por aquellas que generen ingresos, ahorros de costes o una mayor productividad.
La conectividad es un área en la que la organización de Tecnologías de la Información deberá concentrar sus inversiones, porque es la base de las fuentes de ingresos e-business. Y la mayoría de las nuevas oportunidades de negocio estarán basadas en la Internet. La tecnología que reduce directamente los costes es otra de las opciones preferidas por las grandes empresas. Esto incluye, por ejemplo, la creación de bibliotecas digitales dentro de la Intranet corporativa que eviten la impresión de miles de documentos en papel o la implantación de sistemas de automatización de la cadena de suministro y de relación con proveedores. En tiempos difíciles es importante concentrarse en las operaciones comerciales básicas y hacerlas más eficientes continuamente.
Un área clave de atención de las grandes compañías durante los próximos meses será mejorar su infraestructura de red. Esto incluye mejorar la capacidad y velocidad de la red corporativa tradicional, así como implantar soluciones wireless que eviten los costes asociados a la instalación y modificación de nodos, algo muy común (y oneroso) en las grandes corporaciones. Y, por supuesto, revisar los acuerdos con los operadores de telecomunicaciones y buscar alternativas más económicas para una de las partidas de gastos más importantes de cualquier gran compañía.
Los Directores de TI no sólo deberán concentrarse en su papel tradicional de identificar tecnologías que permitan ahorrar dinero a la compañía o mejorar la productividad mediante la automatización, sino que deberán también elegir tecnologías que ayuden a generar ingresos.
Según un reciente análisis de la consultora IDC, las compañías seguirán invirtiendo este año en software de análisis comercial para mejorar la eficiencia interna y descubrir nuevas oportunidades de negocio. Estos sistemas analíticos miden y optimizan el rendimiento financiero, la producción y el suministro de productos y servicios, y las relaciones con los clientes. También es previsible el aumento de las operaciones de outsourcing como sistema para la reducción de costes de los departamentos de Tecnologías de la Información.

Crisis del PC
Pero quien se está llevando la peor parte en esta recesión es el PC. Los fabricantes de ordenadores personales no sólo han visto reducirse sus ventas, sino que contemplan con temor que el mercado empieza a retroceder en Estados Unidos, motor de las ventas de estos sistemas. La Ley de Moore y los avances en los medios de almacenamiento han aumentado la capacidad del PC con mayor rapidez de la que los consumidores (e incluso el software) son capaces de aprovecharla; las aplicaciones están cada vez más limitadas por el ancho de banda, más que por la velocidad o la capacidad de memoria, y los usuarios se sienten poco inclinados a cambiar sus PCs por otros nuevos. En esta línea, la tendencia parece ser la actualización en lugar de la adquisición.
Ante el descenso de los márgenes, los vendedores de PCs y los proveedores de

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers