Clara Eugenia Núñez, directora general de Universidades e Investigación de la Comunidad de Madrid: "El futuro de una sociedad avanzada depende de su capacidad para investigar e innovar"

Conseguir, no sólo mantener el nivel tecnológico y de I+D que ha alcanzado Madrid, sino mejorarlo y sobre todo capitalizarlo, atrayendo a sus centros a los mejores investigadores de cualquier parte del mundo, es el objetivo que se han marcado desde la Dirección General de Universidades de la CAM, al frente de la cual se encuentra Clara Eugenia Núñez.

¿Cómo se contempla desde la CAM la investigación y el desarrollo y cuáles son los ámbitos en los que estas actividades se están llevando a cabo?
- La CAM integra dentro de la Dirección General de Universidades e Investigación todo lo relacionado con el I+D+i. Controlamos tanto los incentivos que se pueden conceder a las universidades para que den respuesta a las necesidades de la sociedad en formación e investigación, como la política en sí de investigación en la que participan las universidades o el CSIC que depende del Gobierno, pero con el que hacemos política de investigación y también todas las OPIS (Organismos Públicos de Investigación). Pero además abrimos el panorama y nos relacionamos con otros organismos de toda la comunidad y con empresas públicas y privadas que demandan actividades de investigación.

La CAM ha creado el Instituto Madrileño de Estudios Avanzados, IMDEA. ¿Qué motivos han impulsado su nacimiento?
- Teníamos una situación de partida en mi opinión excelente. La CAM ha sido históricamente sede de numerosos centros de investigación de primer orden, cuenta con uno de los principales activos, el factor humano, los científicos, aunque tenemos los problemas que en general tiene España y la UE, falta de comunicación entre la ciencia que se hace en las universidades y la empresa pública o privada, y que en el mundo anglosajón está perfectamente resuelto. Lo que el IMDEA pretende es establecer un nuevo marco jurídico en el que las relaciones de la empresa con el investigador quedan definidas desde el primer momento, lo que agilizará la forma de hacer ciencia y ponerla al servicio de la sociedad. Las empresas van a participar en la definición de aquellas áreas en las que interesa investigar y que pueden ir, desde la energía a los nuevos materiales, el software libre o las áreas de la salud o las ciencias sociales.

¿Qué papel juega su dirección general para mejorar esa falta de comunicación que impide que algunos de los proyectos de investigación lleguen a las empresas y a los ciudadanos?
- El buen nivel que tenemos en el campo de la investigación se ve claramente cuando lo ponemos en cifras. España genera el 3% de la producción científica mundial y Madrid produce un tercio de esa cantidad, algo más del 1%. Eso da una idea de la concentración de recursos humanos y económicos que tenemos pero que, por su propio carácter, viven un poco encerrados en sí mismos y no tienen cauces de comunicación con las empresas que también están muy aisladas. Se han intentado muchas medidas en el marco del IV PLAN Regional de Ciencia y Tecnología para facilitar esa comunicación entre quienes producen ciencia y los que la demandan, pero no podemos esperar más, el futuro de las sociedades desarrolladas depende de la capacidad de generar conocimiento, sino la sociedad no puede avanzar. El aumento del 49% en los recursos para investigación en los presupuestos del 2007 va destinado a la captación de talento, a la incorporación de investigadores de primer orden para los institutos.

Entre los institutos que creará la CAM hay dos muy interesantes, el del software libre y el de la Sociedad de la Información. ¿Cómo se articulan?
- Más que hablar de software libre me gustaría denominarlo desarrollos informáticos. Vamos a trabajar con las empresas líderes, pues es uno de los sectores en los que se prevé un fortísimo crecimiento. Estamos estudiando hacer un instituto que agrupe a los científicos y en el que participen las empresas, para el diseño de plataformas informáticas y de comunicaciones. Y la Sociedad de la Información está muy ligada a esto.

¿Qué dotación económica se ha planificado para poder hacer frente a este ambicioso plan?
- En términos de presupuesto la piedra angular es el sistema de financiación de las universidades públicas, que supone una aportación en términos generales cercana a los 1.200 millones de euros. En el sistema de financiación que se ha firmado con ellas, el 25% del gasto está destinado a I+D+i. Es muy importante para un país como el nuestro que cualquier política que se haga no lleve a descapitalización de ninguna región. Madrid produce un tercio de la investigación nacional, una política sistemática de desinversion en nuestra comunidad sería mala, no sólo para los ciudadanos madrileños sino para el conjunto del país. Para hacer ciencia se necesita un mínimo de masa crítica y nosotros la tenemos, pero sí no se alimenta, sí los fondos no llegan a Madrid podemos encontrarnos con una regresión del sistema de inversión que no sería reemplazada por una inversión en otras comunidades. Es lógico que se invierta en todo el país, pero hay que tener muy en cuenta dónde se investiga ya para mantener los niveles de excelencia.

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes