Administración

Autorizan la digitalización gratuita de las obras huérfanas en Europa

La Unión Europea acaba de derribar la última barrera para publicar y dar a conocer las obras huérfanas, aquellas que bien sean escritas, cinematográficas o visuales, todavía están sujetas a los derechos de autor pero cuyo creador es ilocalizable.

Hasta el momento, la simple muestra en sociedad o digitalización de este tipo de creaciones era extremadamente difícil dado que, al no tratarse de obras de dominio público, era obligatoria la autorización previa del autor en cuestión. Una ironía que provocaba que este tipo de publicaciones se vieran condenadas al ostracismo y el olvido.

Ahora, tras la aprobación de una nueva directiva comunitaria por 531 votos a favor y 11 en contra, las instituciones públicas, bibliotecas y museos podrán poner a disposición del público las obras huérfanas mediante su digitalización. Asimismo, la nuevas norma protegerá a las instituciones que expongan estas creaciones contra posibles acusaciones futuras sobre infracciones de los derechos de autor.

Las condiciones de la UE

La nueva directiva establece que una obra será considerada huérfana si se ha efectuado anteriormente una "búsqueda diligente y de buena fe" del titular de los derechos de autor. En caso de que no se encuentre al creador, las obras podrán exhibirse, siempre que sea sin ánimo de lucro.

Además, una obra calificada de huérfana en un Estado miembro de la UE pasará a ser considera como tal en toda la Unión Europea. Estas medidas se aplicarán a cualquier obra audiovisual o impresa, incluidas las fotografías o ilustraciones que aparecen en libros.

Arrow: pionero en la difusión de obras huérfanas

Caso destacado es el de Arrow (acrónimo de Accesible Registries of Rights Information and Orphan Works), un proyecto financiado por la Comisión Europea y que ya lleva cerca de dos años facilitando herramientas para la digitalización del patrimonio cultural europeo respetando los derechos de autor.

Se trata de un proyecto pionero en la exhibición de obras huérfanas sin ánimo de lucro en Europa, sentando las bases de lo que a posteriori ha sido la directiva comunitaria. Universidades y bibliotecas de más de 26 países ya pertenecen a esta plataforma y publican textos, fotografías y textos sin el consentimiento de unos autores ilocalizables. 

RELACIONADO: Europa quiere incrementar su archivo digital 

¿Y si aparece el autor de una obra huérfana?

“El autor podrá decidir en cualquier momento que su obra ya no es huérfana, poner fin a su exposición al público y solicitar una compensación por su uso”, explican fuentes del Parlamento Europeo. No obstante, “la cuantía de la compensación se calculará caso por caso, teniendo en cuenta los objetivos de los Estados miembros en materia de promoción cultural y el posible daño a los titulares de los derechos”. 

Así mismo, la norma permite a las instituciones públicas obtener ingresos a partir del uso de las obras huérfanas (por ejemplo, con las ventas en la tienda de un museo). Eso sí, deberán destinar estos fondos a la búsqueda y digitalización de nuevas obras.

Punto para Google Books

Esta nueva directiva europea sienta un precedente muy positivo para el gigante de las búsquedas, que ya se ha enfrentado en numerosas ocasiones con editoriales y medios de comunicación por potenciales infracciones de los derechos de autor.

De hecho, directivos de Google han aseverado en varias ocasiones que el futuro de su plataforma de libros pasaba por poder publicar, de forma gratuita, las obras huérfanas junto a las creaciones de dominio público que ya se oferta en su catálogo digital.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers