Amparo Moraleda, presidenta de IBM España, Portugal, Grecia, Israel y Turquía

"Debemos perseverar para ser más audaces, más agresivos e innovadores que la competencia"

Bajo el principio de la orientación hacia la excelencia, Amparo Moraleda, presidenta de IBM en España, Portugal, Grecia, Israel y Turquía, tiene muy claro cuáles son las palancas que es preciso activar, no sólo para lograr la eficiencia operativa y rentable en la unidad que lidera, sino para estimular la I+D en España, con el fin de exportar inteligencia y profesionalidad más allá de nuestras fronteras. Capitalizar esos activos es clave para hacer crecer el peso de IBM España y ganar en competitividad.

Durante el tercer trimestre de 2007 la corporación ha crecido un 7% respecto al mismo período de 2006. ¿Cómo ha evolucionado el negocio en España y el resto de países de la unidad?, ¿cómo prevé cerrar el año?
- Dentro de ese crecimiento, destaca el muy buen comportamiento de los países emergentes europeos con una referencia explícita a España y Alemania, habiendo protagonizado un tirón fuerte de los resultados en Europa en el tercer trimestre. De cara al último trimestre, estamos confirmando las expectativas que teníamos. En cuanto a la unidad que presido, advertimos continuidad en los resultados y en su contribución al peso global, por tanto, la valoración es positiva.

La región EMEA (Europa, Oriente Medio y África) ya representa una tercera parte del negocio mundial y creciendo un 11%. En el Plan estimado hasta 2010, ¿seguirá España asumiendo un protagonismo propio?
- En la última publicación de los resultados se hizo una mención específica a España, en cuanto a su contribución a los resultados de la corporación, lo que nos pone casi en el débito de seguir estando presentes. Nos hemos convertido en uno de los grandes países europeos, mientras que Israel, Grecia y Turquía están registrando crecimientos anuales. Sólo Portugal ha estado por debajo de las expectativas. En suma, la unidad que presido ha sido un contribuidor neto claro a los buenos resultados de la corporación hasta la fecha y confío en que así siga siendo.

El área de servicios, que representa el 53% de la facturación, ha registrado el mayor crecimiento en cuatro años, siendo de un 16% en consultoría y de un 13% en servicios de tecnología. ¿Ha estado la filial en línea con estos resultados globales?
- Así es, pero eso no es todo. Veníamos advirtiendo cierta inquietud por parte de los analistas, ya que, si bien lográbamos crecimientos saludables, habíamos tenido problemas a la hora de consolidar niveles de rentabilidad que garantizaran la convergencia plena del modelo. Este trimestre, esa ecuación se ha cumplido y el dato más destacado es la rentabilidad registrada.

A lo largo de 2007, IBM ha firmado contratos de servicios con FNAC, Iberdrola, Banco de Sabadell, Caixanova o Airbus. ¿Cómo convence IBM a los CIO, que parecen seguir mostrando reticencia a dejar su core business en manos de terceros?
- En cuanto a la externalización de servicios de infraestructura tecnológica, hemos recorrido un largo camino y hay una gran consolidación en el mercado. Se trata de la capa de menor valor añadido del conjunto de la infraestructura tecnológica; hay espacios de valor más importantes, como el desarrollo de aplicaciones. Las organizaciones se están dando cuenta de que se pueden conseguir significativos ahorros en áreas que no son core business y operar a costes unitarios inferiores. De ahí que se estén activando fórmulas de colaboración, como el contrato suscrito con Vodafone o Iberdrola para el desarrollo de un centro en Salamanca, así como con la Junta de Extremadura, para el de una software factory en Cáceres. Así, conseguimos eficiencia basada en calidad y alto nivel de servicio.

¿Se refiere al modelo de empresa global integrada, en la que los centros internacionales de servicios son claves?
- IBM es una compañía muy innovadora, tanto en producto y tecnología (de ahí que seamos la empresa que más patentes registra anualmente, por décimocuarto año consecutivo), como en servicios y en modelos organizativos. IBM está intentando convertirse en una empresa globalmente integrada, con una red integrada de centros para hacer desarrollo de aplicaciones y dar soporte administrativo a nuestro negocio.

IBM aboga por deslocalizar en base al talento, la flexibilidad laboral y el coste de mano de obra. Por ejemplo, el director mundial de compras de IBM está en China…
- Así es. Y eso sucede porque el 80% de las transacciones de compra se produce en Shangai. Se trata de aprovechar nuestra presencia en más de 170 países y entender dónde se pueden hacer las cosas más eficaces y más eficientes. Más que el coste de la mano de obra, el factor determinante para ubicar centros de I+D es el acceso, en cantidad y calidad, a los recursos.

España cuenta con hasta cinco centros de esas características, como el de Cáceres o Aldeatejada. ¿Prevé establecer más durante los próximos trimestres?
- Mi obsesión, ahora mismo, es consolidar los existentes y convertirlos en centros de excelencia incontestables dentro de nuestra red internacional, independientemente de que en un futuro se abran más. Mi obsesión es también que, además de desplegar aplicaciones en esos centros, se desarrollen activos reutilizables, es decir, capital intelectual que replicar y exportar a otros centros mundiales. Así, conseguiremos ratios de productividad y excelencia para competir con otros países y elevar los niveles de retribución y reconocimiento.

STG (Grupo de Sistemas y Tecnologías) ha sido la única área con descensos en la facturación de un 10%. ¿Ha sido fruto del impacto en la desinversión en el área de impresión?, ¿se ha hecho sentir en España?
- La causa del descenso en esta división se ha debido a los resultados en el área de mainframe, ya que los servidores de gama alta (sistemas z) están en un momento de transición tecnológica. Normalmente, los años en los que no hacemos anuncios, sufrimos el impacto en las ventas. En España, todos los sectores empresariales han tenido comportamientos positivos y, en particular, el financiero, donde la gama z está muy consolidada.

¿A eso se refiere Sam Palmisano, CEO de IBM, al afirmar: “Estamos trabajando en la transición de nuestra actividad de hardware”?, ¿se va a convertir IBM en una empresa pura pro servicios y pro software?
- Se refiere a una transición tecnológica. Lo que está claro es que nuestros clientes cada vez evolucionan más hacia un concepto de solución integrada y el motor del sector se encuentra en los servicios y en las soluciones.

Los servidores System z han decrecido un 31%, System i un 21% y los sistemas de almacenamiento han tenido un crecimiento plano. ¿Pueden temer los usuarios corporativos que IBM discontinúe estos negocios para ganar eficiencia operativa?
- (Sonriendo) No, en absoluto. Mantenemos un compromiso absolutamente firme, sobre todo con la plataforma z e i, e incluiremos nuevas mejoras en el rendimiento, así como novedades.

Para finalizar, analicemos el área de software, que ha crecido un 7% y ha registrado continuas mejoras en WebSphere, Tivoli o Lotus. ¿También en España?
- El software, que representa el área de mayor actividad corporativa en los últimos años, ha registrado un gran desarrollo a nivel mundial, siendo muy sa

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes