Scott Crenshaw, Red Hat: "Los clientes no quieren que VMware se convierta en un nuevo monopolio en la nube"

Desde Red Hat están seguros de que la nube "puede crear nuevos líderes en el sector"; en perjuicio de algunos de los grandes proveedores. "Aún no hay un líder definido, y esa es una oportunidad para las empresas de código abierto", afirma Scott Crenshaw, director de Cloud Computing en Red Hat.

“El cloud computing es una tecnología disruptiva que está cambiando de forma espectacular la forma de entender el mundo TIC”. Así de seguro se muestra Scott Crenshaw, vicepresidente y director general de la unidad de Cloud Computing en Red Hat, a la hora de afrontar el reto de la nube. Asimismo, Crenshaw está convencido de que en el proceso de tránsito al nuevo modelo “se crearán nuevos líderes, mientras que algunos de los grandes vendedores verán caer sus principales negocios”.

La única duda que Scott Crenshaw parece albergar con respecto al futuro a medio plazo del universo tecnológico es si esas nubes serán abiertas o cerradas. Como no podía ser de otra forma, disipa rápidamente esa pregunta: “Cloud es la integración de muchas tecnologías que hoy por hoy se venden por separado que algunos están tratando ahora de vender en un sólo paquete cerrado”. En cambio, el posicionamiento de Red Hat pasa por ser “totalmente diferente al del resto de competidores”, apostando por ofrecer un portfolio completo (virtualización, sistema operativo, gestión cloud y middleware) de soluciones para el entorno cloud, al igual que hace Microsoft, pero que pueden ser implementadas de forma independiente y en compatibilidad con soluciones de otros fabricantes.

Con ello, la aproximación de Red Hat facilita un “entorno consistente tanto para modelos on-premise como proveedores cloud certificados” y con la máxima seguridad del mercado, según el director de esta unidad. “Siempre hay preocupaciones al principio de toda evolución tecnológica”, pero que se reducen en cuanto se perciben los potenciales beneficios de su utilización. Una nube que Red Hat entiende que se tendrá que basar en Linux y el resto de software de código libre, así como en infraestructuras estándar x86 y capacidades de escalabilidad ilimitadas junto a un aprovisionamiento automático. Un enfoque que también comparten algunos de sus partners, como Salesforce.com, Fujitsu, Amazon, IBM, Telstra, NTT o HP.

Por otro lado, Scott Crenshaw asegura que las soluciones cloud abiertas permiten reducir el coste de la nube, ya que el poder de negociación se incrementa si se no se depende de red hat cloudun único proveedor, así como se aumenta la seguridad, innovación y rendimiento al contar con una mayor comunidad de desarrolladores. En ese sentido, Crenshaw se muestra especialmente orgulloso y agradecido a las 215 compañías que forman parte de la Open Virtualization Alliance y que permiten a Red Hat competir cara a cara con VMware.

Asimismo, Scott Crenshaw afirma que el cloud computing “ya es un mercado fuerte, si bien aún está en una etapa temprana en la que no hay un líder dominante”. Algo completamente extraño para una empresa de open source, que normalmente suelen introducirse en un mercado cuando éste ya está configurado y consolidado. Una anomalía que Red Hat quiere aprovechar para evitar la formación de nuevos oligopolios, como Oracle o VMware, en torno a la nube.

Red Hat es la única empresa de código abierto que cotiza en bolsa y que cuenta con una facturación superior a los 1.000 millones de dólares. Para el próximo año, la empresa de software busca crecer en torno al 30% a nivel global, porcentaje muy similar en España, donde cuentan con clientes de la importancia y la envergadura de Telefónica.

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes