Las operadoras de telefonía móvil suscriben un código de autorregulación para la instalación de antenas que garantiza la seguridad de las instalaciones

Las distintas operadoras de telefonía móvil, Amena, Airtel, Telefónica Móviles y Xfera, se han reunido auspiciadas por ANIEL para suscribir un código de autorregulación para garantizar la seguridad y la salud en la instalación de estaciones base de teléfonos móviles. Al acto asistió además el presidente del Consejo de Consumidores y Usuarios, Javier Angelina, quien recibió el documento de manos del sector.

La alarma social creada en torno a los posibles efectos nocivos de las antenas de telefonía móvil ha llevado a las operadoras y la Asociación Nacional de Industrias Electrónicas y de Telecomunicaciones (ANIEL) ha presentar un código de autorregulación para el despliegue de la red de telefonía móvil.
El documento recoge el compromiso adquirido por las operadoras de asegurar la salud de los ciudadanos y el respeto al medio ambiente a la hora desplegar la red de telefonía móvil, atendiendo además a los informes técnicos y científicos a nivel nacional e internacional, así como a las recomendaciones de la Organización Mundial de Salud (OMS y la Unión Europea.
Según comentó el presidente de ANIEL, Jesús Banegas, durante la presentación, hasta ahora todas las instalaciones han sido realizadas siguiendo la normativa del CENELEC (1996), “y las que se instalen en el futuro se harán siguiendo esta normativa y todas las condiciones recogidas en estas normas”. Dichas normas van acorde al Real Decreto que prepara el Gobierno para desarrollar la Ley 11/98 de 24 de abril General de Telecomunicaciones.
El documento, “un compromiso de las operadoras con la sociedad”, según lo calificó Banegas, puede ser recogido en las distintas organizaciones de usuarios y en las oficinas de ANIEL.
Por su parte, el presidente del Consejo de Consumidores y Usuarios, Javier Angelina, comentó que la sociedad en general demandaba información veraz sobre este asunto, el cual ha causado la alarma social por sus posibles efectos nocivos, y explicó que espera que sirva como base de un diálogo entre las empresas del sector y los consumidores, “no sólo de cara al problema de las antenas, sino de otras muchas cuestiones”.
Angelina agradeció la rápida respuesta de las operadoras y ANIEL a esta cuestión, “que hasta el momento carece de normativa”.
Este fue también el argumento diputado socialista en la Comunidad de Madrid, Jaime Lizavetski, quien aprovechó para arremeter duras críticas contra la ministra de Ciencia y Tecnología, Anna Birules, al no haber desarrollado todavía la normativa que debe regular estas cuestiones.
“¿Cómo es explica que el MYCYT incumpla un mandato de los parlamentos Europeo y Español?, se preguntaba Lizavetski, afirmando que en nuestro país existen 22.000 estaciones base para telefonía móvil, que suponen un riesgo y preocupación para la salud de los ciudadanos. “Se trata de una cuestión que afecta a los tres ámbitos de la Administración, local, autonómica y del Estado, en la que sorprende la ausencia lamentable de la ministra Birulés”, dijo.

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers