Pymes, "cenicientas" en el mundo I+D

En el ámbito I+D la pyme sigue atrasada. Su potenciación y ayuda para que se adapten a la innovación son esenciales para impulsar la competitividad del país. Nuevas iniciativas nacionales y proyectos europeos como el VI Programa Marco de I+D, que entrará en vigor en 2003, están surgiendo para que estas 'cenicientas' dejen de serlo y entren en la era del desarrollo tecnológico.

El 99,9% del total de compañías registradas en España son pequeñas y medianas empresas (pymes). Así lo atestigua el informe "La pyme en España 1996-2000", publicado en marzo por la Secretaría del Estado de Economía y elaborado a iniciativa de la Dirección General de Política de la Pyme con el fin de recoger los datos estadísticos sobre las principales conformantes del tejido empresarial español. Un informe que refleja a la perfección la relevancia que tienen este tipo de compañías (de menos de 50 empleados, en el caso de las pequeñas empresas, y de 250 en el de las medianas) en el panorama empresarial de nuestro país, una clase de compañías que, sin embargo, se enfrenta a una gran lacra incluso ya rebasada la frontera del nuevo milenio: su carencia de innovación y escasa inversión en I+D. Un panorama desolador que también resalta Enrique Dans, director del Área de Sistemas y Tecnologías de Información y director académico del Colegio de Información y Tecnologías del Instituto de Empresa, quien asegura que "La situación de la pyme española con respecto a la I+D es, como en casi todos los casos, escasa". Según el experto, "reconocer a las pymes como empresas innovadoras y que investigan y desarrollan activamente es un monumental error conceptual pues la pretendida flexibilidad de la pymes no es tal, ya que se alcanza gracias a tasas de mortalidad muy elevadas. Es decir, que se conoce a las pymes como adaptables, flexibles e innovadoras, pero estas características se obtienen por mortalidad de muchas de ellas y nacimiento de otras nuevas, que, efectivamente, innovan en su lanzamiento". La razón de esta falta de innovación en las pymes, se debe, según Dans, a una "falta de recursos ociosos" pues, mientras la gran empresa es capaz de destinar fondos a I+D, "la pyme tiene que emplearlos en una cuestión tan perentoria como su supervivencia, mientras la I+D queda en un lógico segundo plano. Sin embargo, cuando la pyme no es capaz de adaptarse, desaparece y aparece una nueva, con lo cual, en conjunto, el estamento pyme es percibido como flexible e innovador".
El problema en el caso español es que esta situación se agrava frente a otros países al contar con un mayor número de pymes. "España tiene una dependencia de la pyme superior a la de la mayoría de los países de su entorno, pues el 99% de los negocios registrados son pequeñas y grandes empresas, y estas generan el 70% del empleo total y el 65% del PIB", señala Dans. Asimismo, manifiesta que los programas de ayuda desarrollados en España no han tenido repercusiones tan positivas como ha sucedido en otros lugares como Irlanda o Gales. "En España se ha intentado, hasta el momento, fomentar cosas que son francamente difíciles de percibir, los planes han sido, en cierto sentido, demasiado abstractos, y han generado un número sospechosamente alto de iniciativas destinadas exclusivamente a la consecución de fondos de una manera cuasi-profesionalizada, pero sin contrapartidas posteriores que generasen valor, como meras cesiones de capital".

Iniciativas de ayuda
En realidad, los programas de ayuda a estas empresas sí existen y son abundantes. El problema, para Dans, es que no se utilizan de manera adecuada. "Es precisa una identificación de aspectos críticos, y programas que incidan específicamente en esos aspectos. Es curioso que la amplia mayoría de los estudios realizados con rigor científico hayan identificado siempre las mismas carencias y, sin embargo, en ninguno de los planes de fomento se haya intentado incidir en ellas: la falta de infraestructuras tecnológicas, la incompatibilidad de equipos mantenidos a lo largo de un período de amortización excesivamente alto, la imposibilidad de conectar diversas 'islas departamentales' con redes, y la falta de asesoría a la medida de la pyme son problemas que llevan años identificados en el tejido empresarial de estas empresas españolas. Sin embargo, los sucesivos programas no han intentado (con alguna excepción) incidir en esos aspectos, y se han perdido de manera difusa sin generar un impacto tangible".
Entre los programa de ayuda a las pymes en su adaptación a la innovación destacan las iniciativas promovidas por la Unión Europea dentro del V Programa Marco de Investigación y Desarrollo que, este mes de diciembre finaliza para dejar paso al flamante VI Programa Marco, que entrará en vigor en enero y aspira a fomentar las ayudas para que las pymes desarrollen proyectos de I+D. Como se refleja en los resultados dados a conocer por el Centro de Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) sobre el funcionamiento del V Programa Marco desde su lanzamiento en 1999, España ha obtenido unos retornos de inversión de 448 millones de euros, lo que representa un 6% del total adjudicado, y ha participado en 1169 proyectos de investigación (35% del total) liderando 226 de ellos, un 6,9% del total. En concreto para el sector de las pymes españolas, y también según el CDTI, éstas lideran casi tantos proyectos como las grandes corporaciones y obtienen el 44% del retorno de las empresas en proyectos de investigación y tecnolog

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers