Napster infringe los derechos de autor, pero, por el momento, no se cierra

Esta es la decisión adoptada por la novena corte de apelación que ha mantenido a los usuarios de Napster desde el pasado domingo a la espera de su cierre definitivo. El juicio, del que se esperaba una resolución menos confusa, ha supuesto la vuelta del caso al juzgado federal que decretó su cierre el pasado mes de julio quien definitivamente, se espera, dictaminará la sentencia final. Los demandante, RIAA en representación de los grandes sellos discográficos, considera un gran éxito para la industria musical la resolución de ayer, mientras que los responsables de Napster están dispuestos a hacer una apelación e instan a sus seguidores a una lucha activa por la supervivencia del sistema.

Dos acusaciones en relación con los derechos de autor, de un lado, Napster ha sido acusado por este tribunal de apelación, en primer lugar, por contribuir de manera consciente a la infracción de estos derechos, y, en segundo lugar, por no haber evitado, estando en su poder, que estos derechos se infrinjan. Acusaciones a la que se le añade el haberlo hecho con el fin de obtener rentabilidad y haber causado grandes daños a las casas discográficas. Con unas acusaciones tan claras lo lógico hubiese sido decretar su cierre, sin embargo, no ha sido así y el triunvirato ha decidido que Napster continúe operativo. La conclusión: la tan esperada decisión final sobre este caso pasa, de nuevo, a manos del tribunal federal que comenzó el proceso el pasado mes de julio al frente del que se encuentra la conocida juega Marilyn Hall Patel. Al parecer, será Patel quien tiene que cambiar su dictamen con el fin de reformularlo y concretarlo para poder tomar una decisión final. En definitiva, parece ser que nadie quiere ser el responsable de una decisión tan transcendental, ya que de ésta depende el futuro legislativo de los derechos de autor en Internet, al menos en EEUU.

Todo un éxito
Para la RIAA, asociación que agrupa a las cinco grandes discográficas en la demanda contra Napster, y, especialmente para su presidenta, Hilary Rosen, la resolución de la novena corte de apelación es un “clara victoria” para los creadores y para la industria discográfica y demuestra que mantener un negocio basado en el incumplimiento de las le leyes no es solamente erróneo moralmente sino también legalmente por lo que esta resolución les obligará a modificar su modelo de negocio basándose en el trabajo efectivo con las casa de discos para respetar el copyright de las obras.

Completamente en contra de la resolución
Los responsables del sistema de compartición de archivos musicales, por su parte, se han declarado completamente en contra de la resolución adoptada por el tribunal de apelación y están dispuestos a apelar esta sentencia, incluso, han comentado la posibilidad de hacer que la sentencia sea vista por todos los jueces del tribunal de apelaciones (actualmente sólo han revisado el caso tres).

Claras razones son las que ha mantenido el director ejecutivo de Napster, Hank Barry, para argumentar el desacuerdo con la sentencia. En primer lugar, no considera que los usuarios de Napster estén infringiendo ningún derecho ya que se trata de gente especialmente interesada en la música y la que, como se ha demostrado, compra un mayor número de CD. En segundo lugar, Barry considera que el tribunal no ha tenido en cuenta los esfuerzos realizados por la compañía, especialmente en los últimos meses, para hacer de Napster un servicio que respete el pago de los derechos de autor. En concreto, el responsable ha hecho referencia al acuerdo con Bertelsmann y los firmados recientemente con dos discográficas independientes. Asimismo, ha argumentado sus esfuerzos, junto al grupo alemán, por crear un sistema de pago que conlleva “desarrollos asombrosos” por lo que espera se realice una revisión de la decisiones judiciales o se llegue a un acuerdo con las compañías discográficas con el fin de que se pueda encontrar un forma (legal) de compartir la tecnología con la comunidad.

Finalmente, ha declarado que si Napster es cerrado antes de que finalice su juicio, se hará todo lo posible desde la compañía, incluso fuera de los limites de la legalidad, para continuar suministrando el servicio a los más de 50 millones de miembros.

¡Tomad las armas!
En una eufórica reacción frente a la decisión judicial, y viendo peligrar en los próximas semanas su operabilidad, los responsables de Napster han hecho un llamamiento a los miembros de la comunidad para que lleven a cabo acciones de apoyo al sistema. Así, desde su página web se insta a los usuarios a realizar una campaña a favor del mismo ante los representantes del congreso, enviar e-mails a las grandes casas de discos, a unirse a la plataforma de acción Action Network, a compartir su experiencia con el sistema y participar en los foros y a mantenerse conectado el mayor número de horas posible con el sistema, aunque no se esté realizando ninguna descarga. Con estas iniciativas, desde Napster se pretende hacer ver la gran comunidad de usuarios comprometidos que respaldan este sistema, evitando, con esta protesta, su cierre.

Sentencia del Tribunal de Apelación y sumario del caso Napster (en PDF): www.ca9.uscourts.gov

Actualidad del proceso legal en Napster: www.napster.com/legalupdate

Movimiento de acción Pro Napster: www.napster.com/speakout

RIAA: www.riaa.org


Noticias relacionadas:

Napster pendiente de un hilo
www.idg.es/iworld/noticia.asp?id=14018&sec=iworld

Napster será de pago en verano
www.idg.es/iworld/noticia.asp?id=13698&sec=iworld

Adiós a la idea Napster
www.idg.es/iworld/noticia.asp?id=12137&sec=iworld

Napster lanza su versión para Macinstosh a la espera de decisiones judiciales
www.idg.es/iworld/noticia.asp?id=12045&sec=iworld

La popularización del audio digital
www.idg.es/iworld/articulo.asp?id=111908&sec=iworld

Cae un héroe, nace un mito
www.idg.es/iworld/noticia.asp?id=10395&sec=iworld

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers