Microsoft espera la sentencia de la Comisión Europea con optimismo

La decisión tomada el viernes pasado por la juez Colleen Kollar-Kotelly ha sido recibida con alivio en Microsoft, que la considera un punto de partida para resolver sus litigios pendientes en Europa.

El viernes pasado, la juez Colleen Kollar-Kotelly aprobó una resolución de noviembre de 2001 entre Microsoft, el Departamento de Justicia y los nueve estados que habían denunciado a la compañia por prácticas monopolistas. Tras cuatro años de litigios, la resolución parece terminar con los problemas de Microsoft con la justicia norteamericana, y lo hace dando la razón parcialmente a los estados denunciantes, aunque con muchas menos restricciones de las que originalmente pedían a la fiscalía, por lo que Microsoft también ha salido beneficiada de la sentencia.

Durante los próximos cinco años, Microsoft tendrá que comercializar su sistema operativo Windows sin impedir que otros fabricantes ofrezcan aplicaciones alternativas a las de Microsoft, como navegadores, gestor de correo, etc. Asimismo, la compañía de Bill Gates tampoco podrá negarse a que los fabricantes de PC instalen en sus ordenadores más de un sistema operativo. Sin embargo, la sentencia no ha tenido en cuenta las peticiones de los nueve estados, que demandaban indemnizaciones millonarias a Microsoft, por dañar la competencia en el mercado (aunque la compañía se hará cargo de los costes del proceso).

La resolución parece definitiva, ya que pocos confían en que los estados denunciantes quieran seguir con el proceso, por el elevado coste que supondría presentar nuevas apelaciones. Sin embargo, Microsoft sigue teniendo cuentas pendientes con la justicia europea.

La Comisión para la Competencia de la UE investiga las mismas denuncias por prácticas monopolistas que le han llevado a este largo proceso en Estados Unidos. Una decisión preliminar se dará a conocer a finales de este año. Este proceso es independiente y propio de la Unión Europea, y con matices legales diferentes a los de el caso en Estados Unidos, según Amelia Torres, portavoz de la Comisión Europea sobre Competencia.

Microsoft espera que la Comisión Europea tenga en cuenta la sentencia del pasado viernes y que sea igual de "benevolente" con la compañía. Para Microsoft, el caso en Estados Unidos tenía connotaciones distintas a las del caso en Europa. En Estados Unidos, la acusación más importante hacia Microsoft era la de dictaminar si la compañía había utilizado su posición de privilegio en el mercado para obstaculizar a su rival en el mercado de los navegadores, Netscape. En Europa, sin embargo, las acusaciones son más genéricas, y se centra en cuestiones como la publicación de los códigos fuente de su sistema operativo, o la distribución de su software multimedia en el sistema operativo sin opción a instalar otro.


Noticias relacionadas
Luz verde al acuerdo de Microsoft y el Departamento de Justicia de Estados Unidos
http://www.idg.es/dealer/actualidad.asp?id=27091

Un responsable de Sun duda de que el caso antimonopolio frene a Microsoft
http://www.idg.es/iworld/noticia.asp?id=22678&sec=

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers