Los hackers actúan contra la censura

Aunando la filosofía de una Internet libre y la consideración del derecho a la información como un derecho fundamental, un grupo de hackers patrocinados por Cult of the Dead Cow ha creado el denominado Hacktivismo Project, una iniciativa que pretende la apertura de una red anónima de denuncias sobre las violaciones que se comenten en el mundo contra este derecho. El proyecto también contempla el desarrollo de un software, que estará disponible en breve, con el que se pretende burla los filtros impuestos por los censores de páginas web.

Derechos Humanos y hacktivismo se dan la mano en esta curioso iniciativa promovida por un grupo de hackers y presentada esta semana a un grupo de expertos en Las Vegas en la conferencia Def Con con la que se pretende burlar la censura en Internet. El objetivo del proyecto, auspiciado por el grupo de hackers y artistas de la representación Cult of the Dead, es paliar los abusos que gobiernos como el chino, el cubano, o el afgano ejercen sobre el derecho a la información en la Red, constituyéndose como un modo constructivo y positivo de frenar esta censura.

La iniciativa consta, en concreto, de dos líneas de actuación, de un lado, la creación de una red mundial de denuncias sobre los abusos que se ejercen contra este derecho humano, en la que se podrá identificar a posibles responsables sin temor a represalias, ya que asegura le anonimato de sus participantes; y de otro, el desarrollo de un software, que se encuentra casi preparado para su lanzamiento, mediante el que los hackers han conseguido burlar los filtros impuestos por los países en los que se ejerce censura para el acceso a determinadas web. La aplicación conocida como Peekabooty es la infraestructura sobre la que se ha creado la red privada que servirá a aquellas personas cuyos gobiernos monitorizan Internet y no pueden enviar ni tan siquiera un e-mail de denuncia.

Con las denuncias recogidas en el sistema, el grupo de promotores no puede llevar a cabo procesos legales que terminen enviando a la cárcel a los responsables, sin embrago, la gestión de la que se espera sea un enorme base de datos, permitirá conservar información sobre personas que han cometido crímenes de guerra o ejercido su fuerza para la presentación de sumarios a las respetivas fuerzas de pacificación.

El tiempo en el que llevan trabajando en el proyecto ha habido varios intentos de abortarlo, por ejemplo, desde Emiratos árabes Unidos se ha bloqueado el acceso al web site del grupo cuando anunciaron el pasado año el desarrollo del software. Sin embargo, y a pesar de las dificultades el proyecto cuenta con 30 voluntarios en su desarrollo entre los que se encuentran programadores, estudiantes y trabajadores relacionados con los derechos humanos en Estados Unidos, China, Canadá, Europa, Israel, Taiwán y Corea del Sur.

Los responsables de Hacktivismo Project han aprovechado la celebración de la conferencia Def Con para dar a conocer a un amplio público esta iniciativa y mostrar a los hackers allí reunidos el uso que pueden hacer de la tecnología para el avance de los derechos humanos.

Los talibanes prohíben Internet en Afganistán
Coincidiendo con el anuncio de un proyecto contra censura, el gobierno de los talibanes en Afganistán ha decretado la prohibición del uso de Internet con el objetivo de frenar el acceso a contenidos vulgares, inmorales y anti-islámicos, según la información proporcionada por la Agencia de Prensa Afgana Islámica (AIP) (Afghan Islamic Press) con sede en el país vecino Pakistán.

Al parece, según ha reportado la agencia, el Ministro de Exteriores del país, Maulvi Wakil Ahmad, ha comunicado que la intención del gobierno no es luchar contra Internet sino oponerse a la obscenidad, la vulgaridad y el anti-islamismo que contiene.

La prohibición afecta tanto a la población civil como a los departamentos del gobierno, aunque se desconoce exactamente el número de implicados debido al estado ruinoso de las infraestructuras después de dos décadas de guerra lo que han provocado la falta de electricidad, y, por supuesto, la carencia de ordenadores en la mayoría de las poblaciones. Entre los privilegiados que tiene acceso a la Red se encuentran agencias humanitarias internacionales que utilizaban las líneas telefónicas proporcionadas por el gobierno de Pakistán, asimismo los usuarios que acceden lo hacen a través de los proveedores de servicio del país vecino ante la ausencia de facilidades en Afganistán. Debido a esta situación el ministro de exteriores ha remitido la alarma de censura diciendo que los talibanes no pueden restringir o controlar el uso de Internet porque el acceso se realiza a través de las líneas telefónicas de Pakistán.

Los americanos prefieren el control
Mientras tanto, en países libre en los que no se ejerce represión ni censura desde el gobierno como es el caso de EEUU, los usuarios piden el control de la Red, eso sí, no desde el estado. Y es que una gran parte de la población americana ve Internet como una fuente de problemas debido a los contenidos pornográficos y violentos que alberga, a la violación de la privacidad, a la irresponsabilidad de los proveedores y a la no veracidad de la información disponible. A pesar de esta visión, a la hora de buscar soluciones, estos ciudadanos no piensan en el gobierno ni en la autorregulación de industria como solución sino que plantean que las leyes o normas del gobierno de Internet deberían ser desarrolladas por un entidad formada por empresas relacionadas con la Red y por organizaciones sin ánimo de lucro, en las que el público debería tener gran peso. Las conclusiones han sido extraídas de un estudio realizado por Markle Foundation.

Cult of the Dead Cow: www.cultdeadcow.com
Markle Foundation: www.markle.org


Información relacionada:

La censura de los gobiernos sobre Internet, cada vez más frecuente según RSF
www.idg.es/iworld/noticia.asp?id=14520&sec=iworld

Yahoo! prohibe vender objetos asociados a grupos violentos
www.idg.es/iworld/articulo.asp?id=115955&sec=iworld

Avance legislativo contra el cibercrimen
www.idg.es/iworld/articulo.asp?id=115879&sec=iworld

La violencia está ahí fuera. Grupos violentos en Internet
www.idg.es/iworld/articulo.asp?id=114149&sec=iworld

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers