La Sociedad de la Información, protagonista en el Congreso por un día

El pasado viernes el Congreso de los diputados acogió por primera vez un encuentro dedicado a estudiar la relación entre la política y las Nuevas Tecnologías (NT) y el modo en el que éstas pueden colaborar al aumento de la participación de los ciudadanos en estos avatares hasta ahora restringidos a sus representantes parlamentarios. En el evento participaron desde un filósofo como Javier Echevarría, que explicó su teoría sobre el “tercer entorno”, es decir, que las NT no son un nuevo medio de comunicación sino algo mucho más importante, pues han provocado el nacimiento de un nuevo entorno social, la Sociedad de la Información, hasta un abogado como el ex-diputado de CIU Miquel Roca, que manifestó la necesidad de regular el nuevo marco socioeconómico que ha surgido con la revolución Internet.

“Las Nuevas Tecnologías han posibilitado la construcción de un nuevo espacio y tiempo en el que puede desarrollarse la Sociedad de la Información”, así comenzaba a explicar al auditorio su teoría el filósofo y escritor Javier Echevarría, una hipótesis compartida por otros estudiosos de este tema, como el sociólogo Manuel Castells, basada en el convencimiento de que tecnologías como el teléfono, la radiotelevisión, el dinero electrónico, las redes telemáticas como Internet o de otros tipos, las tecnologías multimedia (discos duros, CD-ROM, DVD, etc.), los videojuegos y las tecnologías de realidad virtual han propiciado el nacimiento de lo que denomina el “tercer entorno”, un entorno que se superpone a los dos anteriores, el primero, la sociedad agraria, cuyo espacio es la naturaleza, y el segundo, industrial cuyo espacio es la ciudad, y que para consolidarse requiere un fuerte cambio social, cultural y mental, además del intrínseco a él, el tecnológico. Un entorno social que permitirá nuevas interrelaciones entre las personas y en la expresión más íntima de sus sentimientos (las ciberrelaciones).

Asimismo, Echevarría comentó las principales diferencias entre este nuevo entorno y los dos anteriores a los que se superpone, que son que, mientras estos dos se caracterizan por la presencia física y la simultaneidad de las relaciones, éste cuenta con una estructura matemática que hace que las relaciones humanas en él sean distantes (en el sentido físico, por ejemplo en un parlamento virtual no hace falta estar presente en un lugar sino estar conectado a una red).

Sin embargo, a pesar de todas las ventajas que tiene este tercer entorno, como la mayor interrelación entre personas que por la distancia no se podrían comunicar si no fuera gracias a estas tecnologías, también tiene aspectos negativos. Según señaló el filósofo, estos son principalmente el hecho de que en la Sociedad de la Información actualmente no hay un poder civil, sino que los que ostentan el poder son los llamados “señores del aire”, es decir, las empresas transnacionales como las telefónicas y sus alianzas, las grandes compañías de televisión, las de dinero electrónico, los señores de Internet y de hardware y software con presupuestos incluso mayores a los de los propios estados. Por eso hay que crear telépolis en este tercer entorno para regular el poder, especialmente cuando empiece la ciberguerra entre estos señores del aire, que ahora se encuentran en su fase de expansión. Otros problemas que apuntó fueron el de la justicia, pues en la Sociedad de la Información la riqueza no se reparte equitativamente; la democracia, ya que se sabe que el Parlamento es la figura política propia del segundo entorno pero no se sabe aún cuál será la del tercero; la intimidad; y la educación (todo niño/a debe tener derecho a la eduación en y para el tercer entorno). Finalmente, Echevarría señaló que lo ideal es que las personas dediquen un tercio de su tiempo a cada entorno para conseguir la felicidad.

La regulación es necesaria
Por su parte, Miquel Roca analizó los aspectos jurídicos que imponen esta nueva Sociedad de la Información. El ex-diputado de CIU, aseguró que “existe un fenómeno perverso que une la lentitud de la justicia con la aceleración de la sociedad y la tecnología”. Asimismo, manifestó que con las Nuevas Tecnologías la posibilidad de acudir a la jurisprudencia se agota y “hay que empezar a ser creativos porque se dan nuevas situaciones que antes no se daban”. Los dos aspectos que hay que regular principalmente son los que afectan a las empresas de tecnología (como las operadoras) y a sus obligaciones, y a la contratación electrónica. “La regulación es necesaria –aseguró Roca– para buscar mecanismos que permitan establecer condiciones de igualdad de acceso a las tecnologías”.

Roca también hizo mención a la regulación del bucle local realizada por la Unión Europea y por los estados miembros que han intentado liberalizar el sector de las telecomunicaciones aunque los gobiernos continúan interviniendo y les quita su papel a los juristas Además, señaló que en el ámbito de Internet hay dos tesis jurídicas, la de los que quieren regular su uso, como es la UE, y la de los que apuestan por la libertad más absoluta, como es EEUU. “Lo que es cierto –dijo Roca– es que habrá que producir algún tipo de regulación porque la Sociedad de la Información es un tema que afecta al derecho constitucional (por ejemplo, la privacidad), el administrativo (hay que regular la prestación de servicios en Internet), el civil y el mercantil (comercio electrónico), el fiscal y el penal.

La jornada “Política y Nuevas Tecnologías” fue inaugurada por Luisa Fernanda Rudi, Presidenta del Congreso, y clausurada por el secretario de Estado de Telecomunicaciones Baudilio Tomé Muguruza, y fue organizada por el propio Congreso y la Asociación de ex-diputados y ex-senadores de las Cortes Generales y con el patrocinio de la Fundación Telefónica.

www.congreso.es


Más información.-
El Congreso acogerá un encuentro sobre política y Nuevas Tecnologías
www.idg.es/iworld/noticia.asp?id=13928&sec=iworld

Whitepaper emc-cio-it-as-a-service-wp Whitepapers