Definiendo la estrategia hacia "cloud computing"

Debido a las recesiones de los últimos dos años, dos imperativos de negocio sobresalen sobre los demás: agilidad para ayudar a diferenciarse de la competencia y la presión continua en la reducción de gastos. Para alcanzar estos requisitos, las organizaciones de TI están siendo consultadas acerca del uso de tecnologías para automatizar y mejorar el servicio al cliente y conseguir vías de ingresos adicionales, todo ello mientras se reducen los gastos de capital y operativos.
Hace unos años, el outsourcing o el hosting eran la única respuesta a muchas de estas cuestiones. De hecho, en la actualidad la mayoría de los proveedores de outsourcing son capaces de ofrecer los modelos de auto-servicio, y el de consumo de recursos de TI bajo demanda. Las organizaciones requieren de estos modelos para reaccionar a las necesidades del negocio y para aplazar la inversión en TI. Es en este entorno, donde los servicios cloud computing pueden ofrecer mucho más, como una gran flexibilidad y escalabilidad.
Por un lado, cloud computing es un fenómeno tan amplio que es fácil que las organizaciones puedan estar confusas en cómo beneficiarse de dicha tecnología. El de cloud es un enfoque en el que el software y los recursos de hardware e infraestructura son proporcionados por un proveedor externo o departamento de TI propio a través de Internet. Estos recursos son altamente escalables y con precios competitivos, lo que hace de los servicios en la nube un gran atractivo en un entorno empresarial en que las organizaciones están tratando de reducir sus gastos asociados a TI y los costes de capital y mejorar la flexibilidad de su prestación de servicios de TI. Estos beneficios han dado lugar a crecientes niveles de interés.

DISTINTOS MODELOS
Cloud es un “modelo emergente de entrega y adquisición de servicios de TI, en el que todo puede ser ofrecido como servicio”, pero, ¿en qué modalidades y “sabores”?
Basados en la propiedad y gestión de la nube existen la nube privada, la comunidad de nubes, la nube pública y la nube híbrida. Y basados en sus distintas modalidades de provisión de servicios, denominado como “XaaS: everything as a service” se definen Business Process as a Service (BaaS), Software as a Service (SaaS), Platform as a Services (PaaS), Infraestructure as a Service (IaaS) y Desktop as a Service (DaaS).

RIESGOS Y OPORTUNIDADES
Cloud computing permite a las empresas compartir recursos en un nivel superior, ofreciendo una tecnología de transformación que crea oportunidades para nuevos servicios y modelos de entrega de servicios TI, nuevos modelos de precios y facturación, consiguiendo nuevos mercados y segmentos de cliente, mejorando la relación con el cliente, inteligencia y lealtad, nuevos modelos de relación con socios y proveedores, reduciendo IT OPEX & CAPEX, mejorando la transparencia del coste de TI y su flexibilidad, reduciendo el ciclo de tiempo de la provisión de servicios de TI, y siendo ‘verdes’ (reduciendo las necesidades de energía y climatización, optimizando la huella de CO2).
Sin embargo, cuando el mercado aún no está totalmente maduro, cloud puede tener riesgos y ha de superar barreras e importantes costes de establecimiento de puesta en marcha. Como resultado, muchas organizaciones no saben por dónde empezar y cómo evitar los posibles riesgos. Por ello, es clave para las organizaciones entender qué nuevas aplicaciones pueden ser habilitadas por cloud, a qué aplicaciones existentes puede aplicarse cloud computing, las consecuencias potenciales y oportunidades del nuevo modelo de negocio, y la innovación del modelo de negocio, qué modelos de cloud pueden ser aplicados, y cómo apalancar las tecnologías de cloud y los servicios disponibles en el mercado y qué mantener interno o externalizado.
Este cambio profundo en la entrega de servicios TI presenta desafíos para las organizaciones en el desarrollo de la confianza en los servicios de cloud, como la preocupación por mantener la privacidad de los datos y la seguridad; la dificultad en la comprobación de los acuerdos de nivel de servicio y la dificultad de integración de las aplicaciones y los datos existentes.
Al mismo tiempo, la adopción de cloud puede aportar beneficios como costes de servicio de aplicación significativamente más bajos; una reducción dramática de los gastos de financiación, donde los servicios se cargan por uso; una mejora en la agilidad del servicio; una mejora en la productividad a través de aplicaciones de colaboración rentables para toda la organización y nuevas oportunidades para explotar y compartir información.

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes