Acelerando el viaje hacia la nube

Según EMC, la informática en la nube facilitará a las empresas eficiencia, control y posibilidades de elección

En numerosas ocasiones al hablar de tecnología, lo primero que nos viene a la mente se podría resumir en términos de coste y eficacia. ¿Cómo hacer más con menos? ¿Cómo optimizar los recursos ya existentes para ser más eficaces? Sin embargo, la mayoría de las inversiones tecnológicas (entre un 60% y un 80%, según los analistas) están destinadas a “funciones básicas” que conllevan renovar los distintos componentes de la infraestructura o implantar soluciones a veces redundantes. Esto significa que dichas inversiones se destinan menos de lo conveniente a acciones que realmente contribuyan a marcar un elemento diferencial en la organización.
Cloud computing es una nueva forma de gestionar la tecnología que permite disponer de las infraestructuras de manera ubicua, haciéndolas fácilmente accesibles y permitiendo a los departamentos de TI una evolución en su papel estratégico en la organización. La tecnología al “servicio del negocio”. La informática en la nube facilitará a las empresas eficiencia, control y posibilidades de elección, permitiéndoles enfocar su trabajo y presupuestos en actividades de TI que realmente aportan un valor diferencial al negocio. Existen diferentes aproximaciones a cloud computing adecuadas en función de las diferentes necesidades; nos referimos a la nube pública, privada, a la híbrida y por extensión la federada.
Además, cada organización tiene necesidades específicas en cuanto a la nube. EMC ha comprobado que una solución de este tipo debe ser diseñada a medida de las necesidades de cada entidad, un enfoque genérico no es válido. La estrategia de cloud computing de una organización debe alinearse con las necesidades de negocio, ser lo suficientemente flexible como para emplear recursos internos y externos de forma segura. Además, la nube debe permitir rentabilizar al máximo las inversiones ya existentes en TI y permitir un cambio gradual, adaptándose a los ritmos de cada organización.

Eficiencia, control y elección
Cloud computing tiene tres ventajas clave. Por un lado, la eficiencia, pues permite suprimir los gastos innecesarios, rompiendo con el modelo de provisión de aplicaciones e información ligado a unos sistemas y arquitecturas específicas para avanzar hacia un modelo autogestionado y dinámico, con el fin de proveer servicios más eficaces. En segundo lugar, el control, ya que brinda un entorno integral y flexible que contribuye a suministrar los servicios que la organización demanda a su departamento de TI. Finalmente, en cuanto a la elección, este modelo permite incluir las aplicaciones existentes y las futuras, a la vez que conserva la flexibilidad de implantarlas en una nube externa o privada.
EMC, proveedor de soluciones e infraestructura de gestión de la información, tiene la misión de ayudar a las empresas a acelerar su viaje hacia cloud computing. Un viaje en el que se distinguen tres fases. La primera se centra tanto en la virtualización de pequeños departamentos y de áreas de la empresa como en las así denominadas aplicaciones de TI.
La segunda fase consiste en la virtualización de aplicaciones de negocio críticas para tener una infraestructura más flexible que responda a los cada vez más exigentes niveles de servicio en desarrollo, disponibilidad de la información, recuperación de la información y seguridad. Más de la mitad de las aplicaciones de las compañías se habrán virtualizado una vez que superen esta fase.
Por último, en la tercera fase es cuando se puede desplegar todo el poder de un entorno de cloud computing para ofrecer TI como servicio. Solo unas pocas organizaciones están comenzando a vislumbrar esta fase.
Y este viaje es imparable, debido principalmente al crecimiento vertiginoso de la información. La nube es una herramienta clave para posibilitar la gestión de la información en este contexto de crecimiento. Según el último estudio de IDC realizado con el patrocinio de EMC, “Extracting Value from Chaos”, la información mundial crece más del doble cada dos años, llegando a la colosal cifra de 1,8 Zetabytes creados y replicados en 2011. IDC predice en este estudio que en 2015 casi el 20% de la información “pasará por las manos” de los proveedores de servicios de informática en la nube, lo que significa que en alguna parte del viaje del byte, desde su origen a su eliminación, la información se almacenará o procesará en la nube. Tal vez hasta un 10% se mantendrá en la nube.

Alianza con los proveedores de servicios
La gran mayoría de las empresas están actualmente en algún punto de este viaje de transformación al modelo TI como servicio. EMC es consciente del importante papel que juegan los proveedores de servicios como motores de la adopción de tecnología cloud para empresas de todos los tamaños y apuesta por una sólida alianza que contribuya a respaldar a los proveedores de servicios en su compromiso con los clientes. EMC colabora con los proveedores de servicio líderes del mercado poniendo a su disposición una tecnología probada y fiable que responde a los requisitos de escalabilidad, rendimiento y confianza que los clientes de nube pública demandan.

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes