XBRL se impone en el sector bancario impulsado por su asociación, el Banco de España y la CNMV. El compromiso de las diferentes partes ha agilizado su implantación

Este año 2007 ha sido el de la implantación de XBRL en todo el sector financiero. La asociación que promueve la introducción de este estándar internacional de reporte financiero da por concluido su despliegue en la banca –y centra su acción en el sector público y la pyme– y los expertos vaticinan importantes beneficios competitivos para las entidades financieras derivados de su uso.

El lenguaje extensible de informes de negocio, más conocido por su acrónimo inglés XBRL (eXtensible Business Reporting Language) nace de la propuesta lanzada en 1998 por Charles Hoffman, experto contable y auditor, para simplificar la automatización del intercambio de información financiera mediante el uso del lenguaje XML. Se trataba de estandarizar el formato con el que la información financiera se distribuye entre los diferentes proveedores y consumidores.
El estándar es administrado por un consorcio internacional sin ánimo de lucro. La Asociación XBRL española es miembro permanente de este consorcio, formado por más de 400 empresas y agencias estatales a nivel mundial y lleva desde 2004 trabajando para difundir este estándar en todos los sectores económicos. Desde su creación, la Asociación ha prestado especial atención al sector financiero, con un grupo de trabajo dedicado en exclusiva a los requerimientos de Basilea II.

Reto superado
Según el que es su presidente desde el pasado mes de mayo, el también director general de Red.es, Sebastián Muriel, “ya se da por superado el reto de introducir XBRL en la banca y en las grandes empresas y ahora las actividades de la Asociación XBRL se dirigen a la extensión de este estándar a las pequeñas y medianas empresas y a los organismos públicos tales como diputaciones provinciales y ayuntamientos”.
Desde el año pasado, todas las entidades financieras reportan al Banco de España en este lenguaje y a lo largo de 2007 este estándar se ha extendido al resto del mercado financiero español.
La tercera edición del Congreso Nacional de XBRL en España, celebrado hace un mes, certificó el nuevo enfoque de la asociación en difundir el estándar en pymes y administraciones. Esto no quiere decir que se dé el trabajo por concluido dentro del sector financiero; según Muriel, ahora que está completada la adaptación del sector financiero a XBRL, existe un riesgo de paralización que la Asociación quiere conjurar.
La implantación del estándar XBRL en la banca ha supuesto para la Asociación, según Muriel, “un trabajo muy fuerte a lo largo de los últimos dos años liderado por el Banco de España”.

El rol del Banco de España
El Banco de España propuso a las empresas el uso de este lenguaje común en 2004 como un paso hacia el cumplimiento del convenio Basilea II para la Gestión de Riesgos Financieros. Desde un principio el regulador español lideró el grupo de trabajo XBRL del Comité Europeo de Supervisores Bancarios, además de ser una parte muy activa entre los cuarenta miembros de la Asociación XBRL española, en la que convive con el resto de agentes que pueden intervenir en el proceso de reporting: instituciones públicas, empresas privadas de tecnologías, proveedores de comunicaciones, universidades, colegios profesionales, proveedores de información financiera y empresas financieras. Desde un principio, el Banco de España asumió un papel de tutela, facilitando herramientas a los bancos que le tenían que rendir cuentas para facilitarles la tarea, aunque el objetivo final es que dichas entidades sean autosuficientes en relación a la generación y validación de instancias XBRL.
El banco central español ha regido la implantación de XBRL en nuestro país con un plan director a tres años. Según éste, el lenguaje se ha ido aplicando de forma paulatina, a diferentes áreas dentro de la organización, tales como regulación, central de balances, balanza de pagos...
La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) también actuó con celeridad con respecto a XBRL y, desde julio de 2005, las más de 1.100 entidades supervisadas por esta instancia pueden remitirle su documentación en este lenguaje.

Ventajas
“El Banco de España, de alguna forma, ha impulsado sus propios intereses”, señala Muriel. Al tener esta institución que manejar datos de todos los bancos, según explica el responsable, un lenguaje común de comunicación financiera era conveniente para automatizar este proceso, algo que, a su juicio, se ha traducido en “simplificación, ahorro de costes y reducción de errores”.
La utilización de un mismo estándar supone una ventaja, sobre todo, para el organismo receptor de los datos, según indica el directivo, pero también ofrece beneficios tangibles para la entidad, relativos a la automatización y estabilidad del proceso.
Para Federico Flórez, CIO del Banco de España y secretario general de la Asociación XBRL, este estándar global de reporte conlleva una ventaja competitiva para aquellas entidades que lo utilicen, “pues mejora la eficiencia del proceso, ahorra dinero y facilita la transparencia en mercados diferentes al propio de la entidad”.
Para Emilio Ontiveros, catedrático de economía de la empresa y fundador de Analistas Financieros Internacionales, la transparencia es una de las claves de XBRL: “Si asumimos que el desarrollo de los mercados de capitales, la consecución de una mayor eficiencia en los procesos de formación de precios y una mayor transparencia son atributos esenciales, no queda otra alternativa que mejorar los sistemas de información. Y eso es lo que propicia XBRL”, explica este experto, quien destaca el papel de tres actores en la difusión de este estándar: Banco de España, CNMV y el Parlamento.

Revista Digital

Impresión profesional

HP Impresion Móvil Pymes